Reforma Previsional: Gran alternativa para saldar brecha de género

Compartir

Durante la realización de la Fiesta de los Abrazos del Partido Comunista, autoridades y expertos destacaron la importancia de aprobar la reforma previsional como medida fundamental para terminar con la desigualdad en Chile.

Úrsula Fuentes. Periodista. Santiago. 18/01/2023. Cómo avanzar a un sistema de seguridad social que permita equiparar la brecha de género en las pensiones y cómo sacar adelante el proyecto de ley de reforma previsional que está instalado en el Congreso para ser tramitado, fueron algunas de las interrogantes abordadas en el Foro “Reforma de Pensiones para el establecimiento de un Sistema de Seguridad Social”, que se desarrolló el fin de semana pasado durante la tradicional Fiesta de los Abrazos del Partido Comunista de Chile.

El panel contó con la participación de la ministra del Trabajo y Previsión Social, Jeannette Jara, la presidenta del Consejo Consultivo Previsional, Alejandra Krauss, el diputado independiente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, Andrés Giordano, y el economista Hassam Akram.

Según explicó la ministra Jara, la reforma de pensiones “es un proyecto bastante grande”, que deroga el decreto de Ley 3.500 de 1980 (el cual instauró el sistema de Administradoras de Fondos de Pensiones AFP, con cuentas de capitalización individual), para dar paso a la creación de un sistema mixto que reconoce la capitalización individual, pero que a la vez instaura un pilar solidario de seguridad social financiado con el 6 por ciento adicional que aportarán los empleadores. “Esta medida servirá para subir pensiones de manera sustantiva no sólo para quienes se jubilen en cuarenta años más, sino que también a los actuales jubilados y a los que lo harán en los próximos años”, destacó.

Para ello el 6 por ciento extra se transformará en seguro social de acuerdo con los años cotizados. Por ejemplo, un hombre que jubiló con el sueldo mínimo y que cotizó la mitad de su vida laboral (aproximadamente 20 años), recibe una pensión de 63 mil pesos correspondientes a su cotización obligatoria del 10 por ciento. Como ahora obtiene la Pensión Garantizada Universal (PGU), que es un pilar de protección social, su pensión es cercana a los 250 mil pesos. Pero si se aprueba y ejecuta la reforma previsional recibirá además un aporte por los años que cotizó, y si lo hizo cerca de 20 años, recibirá una Unidad de Fomento (UF) por cada diez años cotizados, o sea cerca de 70 mil pesos.

“Ahí está la solidaridad del nuevo sistema de pensiones porque permitirá beneficiar también a los que hoy están jubilados, quienes por años han recibido pensiones muy bajas y tuvieron que pagar los costos de cambiarse obligatoriamente de las antiguas cajas a las AFP”, agregó Jara.

Sin embargo, la ministra señaló que para no afectar el empleo y los salarios, la cotización del 6% que pondrán los empleadores se aplicará con gradualidad de un punto al año y de una manera técnicamente sostenible, dado que los cambios que se hagan hoy tienen que asegurarse también para las futuras generaciones. “Uno quisiera mayores aportes para los actuales jubilados pero los números nos tienen que dar para que los futuros pensionados, o sea quienes están hoy cotizando y quienes entrarán mañana al mercado laboral, también puedan obtener ese aporte”, afirmó.

Para subir las pensiones de los jubilados, que son aproximadamente un millón 400 mil personas, el Presidente de la República, Gabriel Boric, dispuso en el proyecto de Ley de Reforma Previsional que el Fisco entregue un préstamo al fondo de pensiones, el cual se va a saldar con los nuevos elementos técnicos del sistema previsional propuesto.

Sobre este aspecto, la ministra del Trabajo y Previsión Social precisó que la reforma al terminar con la industria de las AFP como las conocemos hoy, generará beneficios económicos que permitirán mejorar las pensiones y sostener el nuevo sistema.

“No es natural que instituciones privadas como las AFP estén a cargo de un derecho social y hagan además distintas funciones como invertir los fondos, recaudar, pagar pensiones y hacer cobranzas. Con la ejecución de la reforma previsional se dividirán estas funciones y la función administrativa se traspasará a un servicio público autónomo y esto va a generar economías de escala pues existirá la posibilidad de que entren más inversores, uno público y varios privados, y ahora sí las personas tendrán la opción de elegir dónde ponen su cotización obligatoria de 10 por ciento. Este cambio generará también la disminución de comisiones que se pagan a las AFP y la eliminación de comisiones fantasmas, lo cual permitirá que suban las pensiones, a diferencia del sistema actual en el que toda la ganancia se privatiza”, añadió.

Durante el Foro enmarcado en la celebración de la Fiesta de los Abrazos, los panelistas destacaron que esta reforma busca equipar brechas de género y que para ello se hace cargo de las diferencias entre las tablas de mortalidad entre hombres y mujeres. Asimismo, considera también aportes para las cuidadoras y cuidadores inscritos en el Registro de Cuidados y apoyo para quienes tienen lagunas previsionales.

En ese sentido, la ministra fue enfática al descartar “que esta sea una reforma para flojos como dicen algunos. ¿Quién podría decir que las mujeres son flojas en este país? Esta es una reforma para las y los que se han sacado la mugre trabajando y tienen una miseria de pensión”.

Al respecto, el economista Hassam Akram señaló “un dato dramático y es que entre el 2007 y 2021 cerca del 50% de las mujeres se jubilaron con una pensión cercana a los 30 mil pesos y muchas no tienen conciencia de ello porque al recibir la PGU obtienen cerca de 200 mil pesos, pero si no existiera ese aporte su jubilación sería realmente muy miserable”.

En tanto, el diputado Andrés Giordano dijo que “tenemos un desafío, que es cambiar el sistema, pero eso también requiere actitud y promoción del cambio desde el mundo social y esta propuesta previsional tiene elementos propios de la discusión que está dando actualmente la sociedad chilena, como son la heredabilidad, la propiedad y la libertad de elegir”.

Sobre cuánto se demorará la reforma previsional en ser aprobada por el Congreso, el parlamentario sostuvo que “no está fácil definir cuál es el rumbo y cuál será el resultado. La derecha se ha negado a votar durante este mes de enero la idea de legislar y por eso es importante que las personas exijan a los parlamentarios por los que votaron que necesitamos una reforma histórica como ésta, la cual nos permite recuperar lo que se nos quitó a sangre y fuego”.

Giordano valoró además que esta iniciativa habilita para acceder a la PGU a los exonerados políticos y a las víctimas de violaciones a los derechos humanos que aparecen en los informes Valech y Rettig.

Al ser consultada la ministra Jara sobre el trabajo informal en Chile, indicó que éste corresponde a un 27%, precisando que para efectos de las pensiones existen dos tipos de trabajadores independientes, los que emiten boletas de honorarios y que se les descuenta la cotización en abril del año siguiente, y los que no lo hacen. “Para muchas personas independientes resulta complejo incorporarse a la cotización porque es tramitosa, tienen que hacer varias gestiones y estar pendientes de su pago. Para ellos, la reforma previsional propone incorporarlos al sistema mediante un procedimiento simplificado como es el cargo de la cotización a la Cuenta RUT, por un monto fijo mensual tanto para feriantes como trabajadores ambulantes”, agregó

Alejandra Krauss, junto con valorar el proyecto de Ley de Reforma Previsional que se encuentra en el Congreso, solicitó al Gobierno que no claudique ni escatime esfuerzos para que esta iniciativa sea aprobada y cumpla así con el propósito de que los chilenos puedan tener una vejez digna. “Hablo en nombre de las y los demócratacristianos. Para nosotros la justicia social es un eje esencial y por eso le pido Ministra que avance en dignidad, en igualdad y en justicia por todas y todos en este país”, concluyó.

 

Deja una respuesta