El inicio del año 1973

Compartir

Este 2023 se cumplirá medio siglo de la asonada militar en contra del Gobierno constitucional del Presidente Salvador Allende. El mes de enero ya vaticinaba un convulso, tenso y dramático año para Chile. 

Equipo “El Siglo”. Santiago. 01/2023. El mes de enero comenzó tenso, camino al tercer año del Gobierno de la Unidad Popular presidido por el Presidente Salvador Allende, aunque también con demostraciones positivas del movimiento social.

Pese a iniciarse una nueva temporada veraniega, con vista a una nueva versión del Festival de Viña del Mar, con miles de estudiantes secundarios y universitarios movilizados en los Trabajos Voluntarios a lo largo del país, el clima político en el país era complicado y se sucedían episodios que afectaban la gestión de la administración de Allende, y parecía no haber tregua pese al verano.

El 6 de enero se produjo un paro del transporte en Santiago, afectando a miles de ciudadanos. Al día siguiente, en el puerto alemán de Hamburgo, fue requisado un cargamento de cobre chileno, medida adoptada por un Tribunal de Alemania, a requerimiento de la trasnacional estadounidense Kennecott, que quería agredir a Chile producto de la nacionalización del cobre. El día 8 se produjo una hue lga de trabajadores de ferrocarriles de la mina de Chiquicamata, demandando mejoras salariales. Esos hechos,  locales y otro internacional, estaban vinculados a los planes de golpear al Gobierno de la Unidad Popular (UP).

En ese tiempo se resentía el efecto del acaparamiento de productos y de las dificultades económicas, sobre todo en cuanto a distribución de alimentos. Por eso, el 10 de enero, se creó la Secretaría Nacional de Distribución para regular y coordinar la distribución de los artículos considerados de primera necesidad. Junto a eso, se tomaron medidas para garantizar la producción y distribución del trigo, sobre todo con miras a garantizar la provisión masiva de pan, y se adoptaron acciones para la producción y distribución de verduras y legumbres. En eso juega un rol importante la organización comunal y vecinal, las agrupaciones campesinas y los estudiantes en Trabajo Voluntario.

En medio de esos esfuerzos, los sectores empresariales y latifundistas organizados, realizan acciones de sabotaje, baja producción, acaparamiento, entorpecimiento de la distribución y el transporte de alimentos. El gremio del comercio, dirigido por personeros de la ultraderecha y la derecha, crean los Comandos de Autodefensa de los Comerciantes, para realizar paros, cierres parciales, ocultamiento de mercancía y manifestarse contra el Gobierno.

En enero, un militante del Partido Comunista es asesinado por miembros del grupo terrorista Patria y Libertad que se infiltraron en una manifestación. 

Frente a las acciones desestabilizadoras de la derecha y grupos empresariales, las y los periodistas y trabajadores del Canal 9 de Televisión, perteneciente a la Universidad de Chile, se toman las instalaciones para garantizar la emisión de programas y de noticias, en una línea editorial popular y de contrarrestar la desinformación de los medios privados y conservadores.

Comenzaban ya las campañas políticas con miras a las elecciones parlamentarias de marzo, donde sería crucial la confrontación electoral y política entre las fuerzas que respaldaban a Salvador Allende y las que se oponían a su Gobierno. En esas semanas se fortalece el trabajo popular y social de los partidos de la Unidad Popular y sectores aliados, mientras se refuerza la coordinación entre el derechista Partido Nacional y el Partido Demócrata Cristiano, que lideraban la Confederación de la Democracia, con miras a golpear a la administración allendista.

 

Deja una respuesta