Partidos políticos defienden el acuerdo y rechazan hacerle cambios

Compartir

El presidente de la Cámara Baja afirmó que es “inaceptable” hablar de modificaciones a lo ya resuelto. El secretario general de RN sostuvo que “la centroderecha cumplió su palabra y confío que los que firmaron el acuerdo lo cumplan en cada una de sus partes”. La presidenta del PS) planteó que “fui parte del acuerdo, es difícil buscarle defectos”. Desde Demócratas emplazaron al Presidente Boric a que “ordene a su propia coalición”. En tanto, la ministra del Interior declaró que “el esfuerzo que se ha hecho está dentro de un sistema democrático, y que además tiene un propósito, que es profundizar nuestra democracia”.

Equipo “El Siglo”. Santiago. Valparaíso. 15/12/2022. Prácticamente todos los partidos políticos oficialistas y de oposición reforzaron la defensa del acuerdo firmado el pasado 12 de diciembre para llevar adelante el proceso que termine en una nueva Constitución.

El más elocuente fue Vlado Mirosevic, del Partido Liberal (PL), actual presidente de la Cámara Baja, quien declaró que “me parece inaceptable” que se hable de hacerle cambios al acuerdo cuando, como reforma, sea discutido en el Congreso, como ya lo anunciaron varias y varios legisladores.

Pidió “honrar la palabra” y afirmó que “me parece grave que aquellos que firmaron materialmente este acuerdo, presidentes de partido, hoy estén diciendo que le van a hacer cambios”.

Fue un primer portazo a la idea que hay de establecer mecanismos para representativos y democráticos en las reglas del nuevo “proceso constituyente”, en cuanto a los órganos acordados, el sistema de elección de las y los consejeros y la participación ciudadana.

Raúl Soto, diputado del Partido por la Democracia (PPD), y quien siendo presidente de la Cámara de Diputadas y Diputados fue parte del equipo que inició las negociaciones, comentó que “yo espero que los partidos cumplan su palabra, suscribieron y firmaron un acuerdo y deben respetarlo y defenderlo”.

Frente a quienes están por hacer modificaciones, indicó que “estar relativizando su cumplimiento me parece una actitud deshonesta y poco seria. Acá gano la política y es un motivo para sentirnos orgullosos”.

La presidenta del Partido Socialista (PS), Paulina Vodanovic, planteó en una entrevista en el diario La Segunda, que “fui parte del acuerdo, es difícil buscarle defectos, es la solución que logramos”. Y enfatizó: “Lo esencial es que tenemos un órgano 100% electo que va a discutir la nueva Constitución,  que sobre el borrador que entreguen los técnicos va a poder hacer otra redacción si lo estima…”

El secretario general de Renovación Nacional (RN), Diego Schalper, sostuvo que “la centroderecha cumplió su palabra y confío que los que firmaron el acuerdo lo cumplan en cada una de sus partes. No se entendería algo diferente”.

La presidenta de Evolución Política (Evópoli), expresó que “sabemos que Comunes está haciendo propuestas de cambios al acuerdo, sería muy poco presentable que esas propuestas se refirieran a la estructura del órgano redactor y de todo el sistema que ellos mismos firmaron hace pocos días y que refleja la voluntad de un amplio arco de fuerzas políticas”.

En un contraste, el parlamentario Juan Santana, del PS, apuntó, en declaraciones a Radio Universidad de Chile, que “no hay que tener miedo al sano debate que el Congreso Nacional pueda dar, al margen de que exista un acuerdo entre las fuerzas políticas”.

En la defensa del acuerdo tienen un papel activo personeros de Amarillos y Demócratas que están realizando diversidad de actividades y gestiones comunicacionales. Ellos no son fuerzas institucionales y se ignora qué representatividad electoral pueden tener, pero fueron invitados por los partidos con voz y voto para definir el contenido del acuerdo presentado.

Este día, la senadora Ximena Rincón y otros dirigentes de ese grupo, se juntaron con la ex presidenta Michelle Bachelet, quien los recibió, para plantearle que fuera consejera o experta en el proceso que viene.

Eso incluye presiones y emplazamientos, como el que  le hizo el senador Matías Walker, de Demócratas, al Presidente Gabriel Boric, en cuanto a que “ordene a su propia coalición” para que apoyen el acuerdo suscrito, incluso en la discusión en el Congreso.

Aseveró que “sería inconcebible que los propios partidos de coalición de Gobierno quisieran desconocer lo que se firmó”, aludiendo al planteamiento de hacer algunos cambios en beneficio de mecanismos más democráticos.

Como sea, la mayoría de los partidos que firmaron el 12 pasado, dan por seguro la ratificación del acuerdo en el Congreso, sobre todo los más cruciales como el Consejo Constitucional electo cien por ciento con el sistema de elección senatorial (aunque distorsiona la representación regional y afecta notablemente al sector político progresista y de izquierda), Comité de Expertos (24, designados por los partidos que están en el Congreso), una Comisión Técnica de Admisibilidad, 12 puntos de “bordes” de los cuales ahora nadie se puede salir al confeccionar el nuevo texto constitucional y un plebiscito para que la gente vote a favor o en contra de la propuesta.

Lo que buscan las dirigencias que suscribieron el acuerdo, es que en el Congreso prácticamente no se hagan modificaciones y se apruebe ya como reforma.

Mucho se cita la frase del Presidente Gabriel Boric en el sentido de que “es preferible un acuerdo imperfecto que no tener acuerdo”.

La mayoría de los partidos ya está pensando en quiénes serán las y los candidatos, donde figuran la ex presidenta Michelle Bachelet y los ex presidentes Ricardo Lagos, Eduardo Frei Ruíz-Tagle, Sebastián Piñera. También ex ministros, ex parlamentarios y dirigentes, principalmente de los partidos de la ex Concertación y de la derecha.

Eso requiere de negociaciones electorales y políticas que seguramente se darán en el ámbito de las coaliciones oficialistas (Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático) y opositora (Chile Vamos), considerando a la Democracia Cristiana, parlamentarios “independientes” y hasta barajar candidaturas con los grupos Amarillos y Demócratas. Ya la presidenta del PS dijo que eventualmente podría existir un acuerdo con Demócratas para incluirle candidatas o candidatos.

Por lo demás, en las filas del oficialismo, lo que incluye al Gobierno, se considera que el acuerdo garantiza continuar el nuevo “proceso constituyente” lo que implica algo para nada menor: que habrá una nueva Constitución que dejará atrás para siempre el texto constitucional impuesto por la dictadura. Además, “pone fin a un clima de incertidumbre” instalado después del plebiscito del 4 de septiembre en que ganó el Rechazo a la propuesta de nueva Constitución. Eso, considerando que algunos representantes políticos y columnistas de medios levantaron la idea de dejar hasta ahí el proceso y volver a pensar en una nueva Carta Magna en un futuro.

En esta marco, la ministra del Interior, Carolina Tohá, declaró que la característica de los acuerdos políticos es que “que haya un ceder y no obtener un 100%. Y ciertamente, como todos los temas, este tema puede ser objeto de opiniones y críticas”.

En todo caso indicó que “el esfuerzo que se ha hecho está dentro de un sistema democrático, y que además tiene un propósito, que es profundizar nuestra democracia, por más imperfecto que sea y que no sea el 100% de nuestros deseos, es un camino para una mejor democracia”.

 

Deja una respuesta