ECR GROUP y SOPROLE vulneran el derecho de Sala Cuna

Compartir

Trabajadora de esos consorcios espera desde el 30 de septiembre que se aplique ese derecho para su hijo de 11 meses. Hasta la fecha y tras denuncias y multas de la Inspección del Trabajo la empresa aún no entrega solución.

«Riel de Medios». Santiago. 29/11/2022. Bárbara trabaja hace años para ECR Group. Es reponedora para la cuenta Soprole en un supermercado de la capital. El día 4 de octubre del año en curso, la trabajadora debía reincorporarse a su puesto de trabajo, puesto que era la fecha en la que concluía su fuero maternal.

“La trabajadora se presentó a la empresa el día 30 de septiembre” señala el dirigente sindical Felipe Chávez, “en esa oportunidad ella solicitó al encargado de la cuenta Soprole que le otorgara el derecho a sala cuna para su recién nacido y así pudiera retomar sus laborales, tal y como lo establece la Ley”.

Chávez señaló que el encargado de la cuenta no le envió el listado de salas cunas disponibles, como se había comprometido. “Por lo tanto la trabajadora, asesorada por nuestro sindicato, realizó la denuncia en la Inspección del Trabajo el día 4 de octubre”, comentó.

La denuncia realizada en la Inspección del Trabajo tiene que ver con el incumplimiento legal por parte del empleador de entregar el beneficio de Sala Cuna.

Cabe señalar que el derecho a Sala Cuna (Artículo 203 del Código del Trabajo) indica que el empleador debe proveer de ese espacio si tiene a más de 20 trabajadoras. Se puede cumplir en 3 modalidades: teniendo una Sala Cuna en la empresa; tener una con otras empresas; o bien, pagando directamente una Sala Cuna.

Durante el periodo de fiscalización, Bárbara debió quedarse al cuidado de su bebé sin poder trabajar. Posterior a la fiscalización, el día 23 de noviembre, ECR Group y el encargado de la cuenta SOPROLE, citaron a Bárbara a dependencias de la empresa para regularizar su situación.

“El día que la citaron, el encargado de cuenta no estaba en la empresa y ninguna de las ejecutivas a cargo solucionaron el asunto porque según ellas desconocían la Ley y ese tipo de procedimientos. Por lo tanto le dieron permiso con goce de sueldo por tres días” indicó Chávez.

El dirigente denunció que este proceder de la empresa es frecuente, “esto resulta indignante, porque citan a una trabajadora con su bebé de once meses, y el encargado de cuenta no se hace responsable en asistir a la citación el que él mismo hizo. ¿En qué empresa de primer nivel hacen algo así?”.

La trabajadora fue citada nuevamente por el encargado de la cuenta SOPROLE, el día lunes 28 de noviembre a las 11 de la mañana. Bárbara nuevamente se presentó, junto al menor que está bajo su cuidado. Y “el encargado de la cuenta SOPROLE la tuvo esperando dos horas para entregarle los documentos necesarios para que la trabajadora pudiera realizar el trámite de Sala Cuna. Esto implicó que Bárbara no pudo darle el almuerzo a su bebé, porque la tuvieron esperando más tiempo del que correspondía. Y la razón es que los ejecutivos no disponían de los anexos. ¿Acaso nunca habían realizado este trámite? Tuvieron que rehacerlos varias veces porque escribían mal un Rut o un nombre, como si fueran principiantes en materias legales”, explicó el dirigente sindical.

Luego de dos horas y media de espera, Bárbara pudo retirarse de la empresa con la documentación necesaria y en compañía de dirigentes del sindicato, quienes velaron por el total cumplimiento de la documentación requerida.

El dirigente planteó que “cómo sindicato estamos muy decepcionados por el proceder de esta empresa, que se jacta ser número uno en servicio. Por un lado, incumplen la Ley, y así lo demuestran las innumerables multas que tienen por parte de la Inspección del Trabajo, pero también hay un incumplimiento humano, ya falla esencial, y es el desaire y desdén con el que nos tratan. Hacer esperar todo este tiempo a una mujer que recién tuvo un hijo, sin darle respuesta ni solución, tenerla en la incertidumbre, es inhumano”.

 

Deja una respuesta