“Hay una contraofensiva conservadora”: Diputado Luis Cuello

Compartir

El congresista del Partido Comunista expuso que “estamos ante una derecha que está envalentonada, que está haciendo una mala lectura de lo que fue el plebiscito, y que quiere condicionar, delinear los contornos del proceso constituyente y de las reformas comprometidas con la ciudadanía”. El legislador reconoció que hay estancamiento en el nuevo proceso constituyente y sostuvo que “hoy la derecha lo que hace es dilatar el proceso, presenta propuestas para designar a dedo a quienes van a redactar la nueva Constitución, y eso ha trabado las conversaciones”.

Hugo Guzmán. Periodista. “El Siglo”. 25/11/2022. Las y los parlamentarios insisten en jugar un rol preponderante en este nuevo proceso constituyente, hasta quieren redactar la nueva Carta Fundamental. Pero estas semanas hemos visto show, bochornos, escándalos, exabruptos, en los salones y pasillos del Parlamento y en otros espacios. ¿Cómo confiar en ellas y ellos para enfrentas esta nueva etapa en el camino a una nueva Constitución?

Bueno, hay varias dimensiones de lo que planteas. Pero parto por lo accesorio, que tiene que ver con la instalación de una forma de hacer política, que es la política espectáculo. Eso se ha visto con una frecuencia indeseable este año, y también hemos observado muchas provocaciones desde la ultraderecha en el Parlamento, sobre todo hacia la izquierda y el Partido Comunista, y que en el fondo forma parte de una misma lógica. Todo eso, sin duda, provoca un desprestigio y una desconfianza en las instituciones. Pero radica en sectores que son minoritarios, no creo que corresponda hacer una generalización, porque responde a comportamientos de uno, dos o tres diputados, aunque acrecienta una desconfianza sobre el Congreso.

En lo más grueso, lo que tiene que ver con el proceso constituyente, ha existido una instalación mediática a partir del resultado del plebiscito, queriendo dar una validación al modelo neoliberal y posiciones conservadoras, lo cual no es real. De partida, los malestares sociales que emanan del modelo económico están más que vigentes y, por lo tanto, el rechazo a lo que fue la propuesta de nueva Constitución tiene que ver con otros factores, largo de analizar. El plebiscito no legitimó la Constitución del ’80 y menos aun este modelo de sociedad. Así que, entre otras cosas, permanece el mandato ciudadano de que haya una nueva Constitución, que caminemos hacia eso.

Pero este proceso se ve enredado, que no avanza, no se ve participación y motivación de la gente, ¿coincides con esas miradas o eres más optimista?

Claro, en este momento hay desinterés, que tiene que ver con lo que ocurrió en el plebiscito, y con que la conversación se trasladó al Congreso. Se trasladó al Congreso porque lo que viene requiere de una reforma a la Constitución, y estamos forzados a una conversación política con todas las fuerzas representadas. Por eso se le ha quitado al proceso, por ahora, ese componente ciudadano.

Mira, se ha tratado de olvidar que hubo un plebiscito de entrada, el año pasado, y ese plebiscito entregó un mandato, y ese mandato es que la vieja Constitución de Pinochet, de 1980, tiene que ser derogada, no está legitimada y debe ser reemplazada por otra. Ese mandato estableció que el mecanismo para redactar la nueva Constitución fuese un órgano electo democráticamente, y se preguntó si la nueva Constitución la redactaba un órgano mixto, en parte compuesto por parlamentarios y en parte por representantes ciudadanos, y eso fue desechado por una amplia mayoría. Entonces, esto requiere ahora una reforma a la Constitución para dar vida a un nuevo órgano constituyente, establecer las reglas para su funcionamiento y también para su composición. Eso está enredado hoy en el debate público, sobre todo a partir de un comportamiento de la derecha que prometió una cosa y ahora está haciendo otra cosa. Porque hoy la derecha lo que hace es dilatar el proceso, presenta propuestas para designar a dedo a quienes van a redactar la nueva Constitución, y eso ha trabado las conversaciones.

Como sea, sigue presente el desprestigio del Congreso, de los partidos políticos, ¿eso no entorpece a los ojos de la gente que se avance en un proceso constituyente?

Lo que pasa es que el Congreso está compuesto por representantes electos, tenemos un mandato popular, eso es un hecho, es algo indiscutible, y tenemos la legitimidad entonces para discutir cómo sigue el proceso. Lo que no tenemos es mandato para redactar la nueva Constitución. Pero lo que se está discutiendo es un paso necesario, tenemos que aprobar una reforma a la Constitución para seguir adelante.

Lo que me preocupa es el comportamiento de la derecha porque va imponiendo ciertos términos que, en definitiva, lo que hacen es trabar el proceso, ponen en riesgo que se llegue a buen puerto, y quitarle legitimidad al proceso. Porque si se elige un órgano con pocos representantes, con integrantes designados a dedo, le restaría legitimidad a una discusión de un texto de una nueva Carta Magna.

Se impusieron vetos en distintos espacios a quienes militen en el Partido Comunista, hubo una verdadera asonada para quitar a presidentes de comisiones del Parlamento, se ataca hasta personalmente al Presidente Gabriel Boric, en la Cámara Baja se le negó presupuesto a las entidades de derechos humanos y memoria, está el paro de camioneros conducidos por empresarios de derecha, hay varios hechos del último tiempo de ese tipo. ¿Crees que es una ofensiva de restauración ultraconservadora después del plebiscito?

Hay una contraofensiva conservadora, estamos ante una derecha que está envalentonada, que está haciendo una mala lectura de lo que fue el plebiscito, y que quiere condicionar, delinear los contornos del proceso constituyente y de las reformas comprometidas con la ciudadanía. Hay un esfuerzo de la derecha, de los sectores conservadores, de la ultraderecha, por debilitar al Gobierno del Presidente Boric y también la agenda de transformaciones. Vemos que se opone a los componentes principales de la reforma tributaria, estoy en la Comisión de Trabajo y veo cómo varios diputados de la derecha están golpeando la reforma de pensiones y reproducen el relato de las AFP. Les preocupa defender la industria más que las pensiones de las personas. Están tratando de condicionar y restringir el avance de la reforma de pensiones. La derecha ha tratado de arrinconar a las fuerzas que están por las transformaciones, ha tratado de imponer sus términos, como que casi quieren gobernar, han vetado subsecretarios, han querido vetar autoridades de Gobierno.

¿En ese marco, cómo definiría el papel del Partido de la Gente?

Ese partido está dividido, una parte se plegó a la estrategia de la derecha, incluso de la ultraderecha, boicotean el trabajo parlamentario y de la agenda mediante la toma o presiones en comisiones de la Cámara de Diputadas y Diputados, y al final el relato que mostró en campaña el Partido de la Gente, se echa por tierra, quedó desmentido por las prácticas de ellos, decían que rompían con la vieja política y la verdad es que, al menos una parte de ese partido, reproduce las peores prácticas.

 

Una ley para sancionar a camioneros que obstruyan las vías

En lo contingente está el paro de los camioneros. El Gobierno anunció querellas, iban como 30, se han tomado medidas. Y tú presentante una iniciativa para sancionar a quienes cometen el delito de obstruir caminos y carreteras…

Es un proyecto que estoy impulsando con otras parlamentarias, y lo que busca es establecer un instrumento que desincentive un nuevo paro camionero que obstruya las vías y ponga en peligro el abastecimiento de la población y la seguridad en las vías. El proyecto plantea que se sancione con la suspensión del Permiso de Circulación de seis meses a un año a todos aquellos camiones que sean utilizados en el bloqueo total o parcial de vías. Es una sanción que recae sobre el camión que es usado para hacer estos paros que son un chantaje, que afectan a la población, considerando que en un año llevamos dos paros de camiones, y en definitiva hay que colocar un freno y dar una señal de autoridad frente a un gremio que representa una minoría, que pretende imponer condiciones y hacer acciones riesgosas que van en contra de toda la ciudadanía.

Tú has tenido una iniciativa también de transporte, pero transporte público, en regiones

Quizá en Santiago no se note mucho, pero en regiones tenemos una crisis de transporte público, particularmente en la Región de Valparaíso, pero en otras también, con serios problemas para la gente. Hemos desarrollado varias iniciativas con el movimiento social y presentamos un proyecto de ley, que es una reforma a la Constitución, que faculta a los municipios y a los gobiernos regionales para constituir empresas públicas de transporte. La ley se llama, “Que pase la micro”, porque entre otras cosas tiene que ver con que el servicio es deficiente, se suspende al anochecer y en la noche, la tarifa es cara. Te cuento que la semana pasada, el Consejo Municipal de San Antonio aprobó por unanimidad apoyar este proyecto, ocurrió lo mismo en el Consejo Municipal de Valparaíso, hay otros municipios que están apoyando la idea, junto a parlamentarios que está recabando apoyos en sus territorios, se está haciendo una campaña de firmas ciudadanas. Entonces creemos que el proyecto puede tener un buen destino. Lo que pasa es que la gente evalúa que el sistema privado de transporte en las regiones funciona mal, deja a la gente abandonada a las ocho de la noche, no se cumple con los recorridos, la tarifa es alta, prestan un servicio de muy mala calidad, y siguen recibiendo generosos subsidios estatales. Lo más relevante es tener un servicio de transporte público que entregue lo esencial, lo básico, que es un buen servicio, que la gente tenga la posibilidad de trasladarse a su trabajo, a su hogar, al colegio, al centro de estudio, a un hospital, de manera efectiva y sin dificultades.

Deja una respuesta