Ataques a Camila Vallejo

Compartir

La alerta mundial por el cambio provocado por la digitalización sería comparable a la creación de la imprenta y por lo mismo hace falta un amplio debate como el iniciado por este Gobierno y que con firmeza y decisión explica la ministra Vallejo hoy en una comisión internacional a  nivel de la OCDE, que tanto citamos o respetamos cuando nos conviene.

José Luis Córdova. Periodista. 21/11/2022. Nuestro estimado maestro Abraham Santibáñez, Premio Nacional de Periodismo, las emprendió denodadamente contra Camila Vallejo, ministra secretaria general de Gobierno en carta al director del diario El Mercurio. Es curioso e inquietante que el debate se haya abierto por la entrevista que la autoridad brindara al diario de la familia Edwards.

De lo que se trata es que el programa de Gobierno del presidente Boric incluye un debate nacional sobre el sistema de medios de nuestro país que ha sido caricaturizado como intentos de intervención y “amenazas” a la libertad de expresión y de prensa.

Al profesor Santibáñez le parece mal que el Gobierno haya firmado un convenio con la Universidad de Chile, de La Serena y de La Frontera en busca de apoyo a medios no tradicionales, el tema de las redes sociales y de ampliar oportunidades para tener más medios y asegurar así el pluralismo informativo. Estas casas de estudios -públicas- entregarán propuestas transparentes de aquí a fin de año al respecto. Al maestro le parece que debería haberse incluido a la Universidad Católica y probablemente a otras instituciones privadas para implementar este estudio.

Varias de las universidades privadas tienen estudios de periodismo, aunque resultan en el fondo “cursos de pizarrón” que apenas consiguen acreditación anual y no se distinguen por analizar responsablemente la crisis de los medios y otros problemas inherentes a la necesidad de proteger el   derecho a la comunicación para los ciudadanos.

El senador UDI, Iván Moreira, fue otro que criticó a Vallejo por su participación en un encuentro convocado por la OCDE sobre este mismo tema (¿?).

Pero el tema de fondo es la falta de discernimiento, el abuso -por ejemplo- en los contenidos cada vez más violentos y agresivos de los noticiarios televisivos: asaltos, crímenes, portonazos, guerras entre bandas delictuales, encerronas, femicidios, atentados incendiarios, motochorros, políticos en conflicto, corrupción y tomas de terrenos. Lo que corresponde al viejo dicho: “If bleeds it leads” (Lo que sangra, vende), es decir, el sensacionalismo y el morbo en los informativos para vender o conseguir mejor rating.

A este respecto hay televidentes que evitan ver noticias (según Reuters Institute Digital News Report 2022) para prevenir problemas de salud mental. También hay técnicas de sicología positiva para el trabajo periodístico, sin excluir hechos negativos (según Mc Intyre 2015) aplicadas en periódicos como Time, New York Times y Google. En verdad, consumimos más noticias que nos hacen sentir que hay sólo problemas, pero hay también muchas noticias positivas asegura Bryan Burke, Creative Producer, Creative Labde Google.

La alerta mundial por el cambio provocado por la digitalización -denunciada por Santibáñez y otros analistas- sería comparable a la creación de la imprenta y por lo mismo hace falta un amplio debate como el iniciado por este Gobierno y que con firmeza y decisión explica la ministra Vallejo hoy en una comisión internacional a  nivel de la OCDE, que tanto citamos o respetamos cuando nos conviene.

Dejando de lado los prejuicios y las caricaturas por intentar el pluralismo  para superar la actual hegemonía informativa de un par de poderosas familias y empresas multinacionales, es indispensable discutir un nuevo sistema informativo que escuche todas las voces y ofrezca todas las imágenes en noticias buenas y malas para toda la ciudadanía. Las  universidades públicas y responsables tienen mucho que decir al respecto.

 

Deja una respuesta