“Una señal malísima a la ciudadanía no cumplir el acuerdo en torno de Karol”

Compartir

Así lo expresó el jefe de la bancada parlamentaria del PC, Boris Barrera, ante posibilidad de que no se cumpla el acuerdo administrativo para que la diputada Karol Cariola asuma la presidencia de la Cámara Baja. “Esperamos que todos cumplan con lo comprometido” indicó el legislador, quien sostuvo que son miembros del Partido de la Gente los que están planteando dudas de cumplir con lo acordado. El congresista también habló sobre voto obligatorio, iniciativa para perder el cargo por violencia o discurso de odio y las discusiones del Presupuesto 2023 y la reforma tributaria.

Hugo Guzmán. Periodista. “El Siglo”. Santiago. 07/10/2022. Hubo un acuerdo para que desde este mes, la diputada Karol Cariola, presida la Cámara Baja. ¿Hay o no peligro de que eso se cumpla?

Hasta el momento, debiéramos contar con todos los votos para que ella ocupe el cargo de presidenta de la Cámara de Diputadas y Diputados. Sin embargo, legisladores del Partido de la Gente (PDG), que fue parte del acuerdo administrativo que se tomó en marzo, dicen que están revisando la situación y recibiendo opiniones de sus bases, aunque en reuniones nos dijeron que están por cumplir el acuerdo. También hay rumores que cursan por el Parlamento, que no han sido comunicados de manera formal a nosotros, que dicen que la derecha está tratando de crear otro acuerdo con el PDG y con algunos diputados de la Democracia Cristiana (DC), y les estarían ofreciendo a esos partidos la presidencia de la Cámara (dándoles sus votos), más la presidencia de algunas comisiones de la Cámara. En lo segundo, al menos, es imposible que suceda eso porque sobre todo en comisiones estratégicas tenemos la mayoría y la derecha no puede comprometer nada ahí. Pero en cuanto a Karol Cariola, nosotros estamos porque se cumpla el acuerdo, estamos asegurando los votos, hemos estado conversando con todas las fuerzas políticas.

Pero hay diputados del Partido de la Gente que dijeron que no votarían por Karol Cariola.

Solamente dos.

¿Y casos como los de René Alinco, de Pamela Jiles?

Son la excepción, ellos dijeron hace tiempo que no van a votar por Karol Cariola. Pero la Democracia Cristiana, el Partido por la Democracia, el Partido Socialista, los del Frente Amplio, Acción Humanista, en fin, todos los parlamentarios de esas fuerzas dicen que van a votar por Karol y van a respetar el acuerdo. Se dijo que Raúl Soto, el actual presidente de la Cámara, no iba a renunciar y conversé personalmente con él y me dijo que él renunciará cuando corresponde y no se prestará para otro plan que andan circulando.

¿Por qué se llegó a esta situación, dónde está el origen de que no se cumpla un acuerdo?

Principalmente es que hay quienes no quieren, sobre todo la derecha, que sea una militante del Partido Comunista la que presida la Cámara. Es una actitud sectaria, de exclusión. Algunos dan el argumento que después del plebiscito (del 4 de septiembre pasado) el escenario cambió y no puede dar garantías una persona que fue la cara visible del Apruebo, cuando siempre se dijo que ese proceso corría a parte de lo que pasara en el Gobierno o el Parlamento. Eso es una excusa, lo principal es que tratan de vetar al Partido Comunista, y que se debe cumplir un acuerdo administrativo, está fuera de lugar salir con argumentos para no cumplir ese acuerdo.

¿Qué consecuencias puede tener que no se cumpla el acuerdo?

Si no es electa Karol Cariola en la presidencia, tampoco se va a cumplir lo que se refiere a vicepresidencias, tampoco en las comisiones, quienes hoy las presiden no van a renunciar. La no elección de Karol será una situación compleja a administrar dentro del Congreso, las relaciones se van a ver afectadas desde todo punto de vista. Nosotros confiamos en la palabra que nos han dado, sobre todo a partir de que nosotros, en la bancada del Partido Comunista, siempre hemos respetado los acuerdos y esperamos que todos cumplan con lo comprometido. Sería una señal malísima a la ciudadanía no cumplir el acuerdo en torno de Karol.

 

Avanzar en iniciativas contra parlamentarios violentos y que promuevan el odio

¿Cuál es la postura de la bancada parlamentaria del PC respecto a la iniciativa del voto obligatorio?

Creemos que el voto obligatorio llegó para quedarse, independientemente de que haya análisis que digan que eso no es tan favorable para nuestro sector, después del resultado del plebiscito. Creemos que eso ayudará a que haya más participación e involucramiento de la ciudadanía en los procesos políticos y electorales.

¿Y en cuanto a la iniciativa de cesar del cargo a una o un legislador que ejerza violencia? ¿Debería incluir a quienes difundan discursos de odio? Con los hechos del diputado Gonzalo de la Carrera y de otros del ultraderechista Partido Republicano eso tomó fuerza.

Es importante regular esas actitudes en el Congreso, que son inaceptables, incluso hay proyectos de ley que hablan del negacionismo y discursos de odio, que los estamos trabajando. Es probable que como bancada presentemos un proyecto al respecto que está casi listo y que tiene que ver con los discursos y promoción del odio. Está tramitándose hace varios años el proyecto que tiene que ver con el negacionismo y ahora tenemos este que le colocaron urgencia, respecto a cuando se ejerce violencia física por parte de parlamentarios. Es cierto que los discursos de los legisladores del Partido Republicano, sus actitudes intolerantes, sus discursos súper violentos, las agresiones de De la Carrera, desataron estas iniciativas para detener todo eso. Son proyectos que permitirán desvincular del cargo a quien caiga en esas actitudes y esos discursos. Las multas en sus dietas parlamentarias no hacen mella en esas personas.

¿Cuáles son algunas de las prioridades que tienen en su agenda legislativa?

Tenemos varias que tienen que ver sobre todo con derechos humanos, con la violencia contra las mujeres, con derechos laborales. En derechos humanos está lo del negacionismo, la degradación de militares que hayan participado en violación a los derechos humanos y crímenes de lesa humanidad. Tendremos que discutir el presupuesto de 2023 y todo lo concerniente a la reforma tributaria y luego la reforma de pensiones.

Precisamente, ¿qué mirada tienen sobre la Ley de Presupuesto para el 2023?

Yo estoy en la Comisión de Hacienda de la Cámara, hubo varias exposiciones del Ministro de Hacienda, de otras autoridades, de diferentes entidades, y donde se dio cuenta de la situación económica que vivimos y que vamos a vivir los próximos años y se ve difícil. También se ve compleja la tramitación de la reforma tributaria y quizá la Ley de Presupuesto. Eso hace ver complicado el aumento de recursos en el Presupuesto por la situación externa y del país, y de la reforma tributaria porque la derecha se opone, afectando la captación de recursos. Sin embargo, a pesar de todo, el Gobierno hizo el esfuerzo de aumentar sobre el 4% el presupuesto y enfocado en temas muy importantes como la vivienda, la seguridad pública, y eso lo vemos con buenos ojos, hubiésemos querido más recursos, pero entendemos las dificultades que hay a partir de lo que se enfrenta a nivel mundial. Esperamos que avance la reforma tributaria según lo planteado, aunque puede haber modificaciones que no ayuden, porque la derecha se lanzó con todo contra esa reforma, la atacó con todo, después del plebiscito sobre todo, y de hecho en la votación en general votaron todos en contra.

¿Eso atenta contra la posibilidad de que haya más recursos?

Exactamente, porque para financiar lo que está planteado en el programa de Gobierno se necesitan recursos y en eso la reforma tributaria es básica. Tiene que ver, por ejemplo, con llegar a la pensión básica de 250 mil pesos, reconocer en concreto a las personas dedicadas al cuidado de otras personas, el sistema nacional de cuidados, expandir la gratuidad en educación, avanzar en la reforma en salud, construir miles de viviendas, y ante eso la derecha está atrincherada y votará en contra de la reforma que permite tener más recursos. La derecha está defendiendo los intereses del gran empresariado, de los grupos financieros más poderosos, que es hacia donde apunta la reforma tributaria. Y dejan sin protección a amplios sectores de la sociedad.

 

Deja una respuesta