Las peligrosas palabras de la generala Laura Richardson

La jefa del Comando Sur del Ejército de Estados Unidos, declaró en Ecuador que los chinos “están tratando de manipular a las poblaciones mediante campañas de desinformación y actividades cibernéticas malignas y continúan apoyando regímenes autoritarios en Venezuela, Cuba y Nicaragua”. Estableció que entre las misiones de las Fuerzas Armadas en la región debe estar el objetivo de “combatir al crimen transnacional y el narcotráfico”. En un texto en su Portal Web, el Comando Sur se fija como tarea continuar “intercambiando puntos de vista con aliados y socios sobre las actividades malignas de los regímenes en Cuba, Venezuela y Nicaragua” y contener la presencia de China y Rusia en América Latina. En la Conferencia Suramericana de Defensa “SOUTHDEC”, que se efectúa estos días en Quito, la generala Richardson llamó a fortalecer la lucha contra chinos y rusos, así como contra  organizaciones criminales transnacionales y extremistas violentas, y contra “maliciosos” actores en el continente. Antes visitó Colombia y Brasil, y en abril estuvo en Chile.

Hugo Guzmán. Periodista. “El Siglo”. 15/09/2022. Las doctrinas del Ejército de Estados Unidos (EU) parecen invisibilizadas en la región y en países como Chile. Pero son decisivas para comprender y aquilatar las acciones de los estadounidenses hacia el continente, sus prioridades e intenciones, y cómo consideran a América Latina un espacio en disputa con China y Rusia.

Al mismo tiempo, el acercarse a las tesis de entidades como el Comando Sur -que es la entidad militar de EU a cargo de mantener las cosas en orden en América Latina-, se comprueba que ven como enemigos potenciales en el área a Cuba, Nicaragua y Venezuela, generando un campo de hostilidad intra/regional.

En estos días se efectuó en Quito, la capital de Ecuador, la Conferencia Suramericana de Defensa “SOUTHDEC”, donde participaron mandos militares, jefes de la Defensa y altos funcionarios de 11 países -latinoamericanos, canadienses y estadounidenses- para intercambiar conocimiento e información, reforzar coordinaciones, refrendar los objetivos e identificar a los actores “enemigos” y “maliciosos”. Asistieron, además, personeros de la Junta interamericana de Defensa y del Centro Perry de Estudios Hemisféricos de Defensa.

Esta reunión es liderada por el Comando Sur del Ejército de EU, que tiene comprobada hegemonía e influencia en los ejércitos de la región, y tiene como lideresa principal a la generala Laura Richardson, jefa de esa entidad militar.

Entre las materias a tratar en Quito, estuvo identificar “las mejores prácticas, compartir experiencias y fortalecer la cooperación entre Estados Unidos” y países de América Latina, y coordinar tareas en el combate al narcotráfico, actividades ilícitas contra el medioambiente como la minería y la pesca ilegal, la deforestación, las organizaciones criminales transnacionales, la desestabilización democrática y reforzar la ciberdefensa.

 

China en actividades “cibernéticas malignas”

Como suele ocurrir con las y los altos funcionarios civiles y militares de Estados Unidos, la generala Laura Richardson fue precisa y elocuente en relación a los objetivos del Comando Sur que, según ella y el alto mando militar estadounidense, deben compartir los ejércitos y las Fuerzas Armadas del continente.

La jefa militar, al hablar en la conferencia, estableció que “las organizaciones vinculadas a China tienen bases en Sudamérica que pueden utilizar facilidades irrestrictas para el uso militar y para acceder a información sensible de ciudadanos suramericanos y estadounidenses”.

Richardson aseguró que los chinos “también están tratando de manipular a las poblaciones mediante campañas de desinformación y actividades cibernéticas malignas y continúan apoyando regímenes autoritarios en Venezuela, Cuba y Nicaragua”.

La generala abundó en la materia ante jefes militares, de la Defensa y funcionarios de gobiernos latinoamericanos y manifestó que “estudios independientes han concluido que muchos de los megaproyectos financiados por China están causando erosión en los ríos, contaminando el agua, destruyendo el terreno fértil y desestabilizando los ecosistemas de los grupos originarios y ciudadanos locales”.

La jefa del Comando Sur, insistió en que los militares en la región deben combatir al crimen transnacional, al narcotráfico, a organizaciones extremistas y a “actores maliciosos” entre los que EU considera a Estados y Gobiernos.

La generala enfatizó que “las organizaciones criminales trasnacionales desestabilizan el escenario que compartimos, envenenan a nuestra gente con droga y expanden los tentáculos de violencia y corrupción alrededor de la región”.

Maldecir a los actores estatales regionales y externos”

Los dichos de la alta oficial militar, fueron concordantes con la doctrina que está establecida en documentos del Comando Sur, que incentiva el Gobierno de Estados Unidos y que es asimilada por altos mandos militares en América Latina, aunque no siempre lo exterioricen públicamente.

Un parte de un texto de esta entidad, fija que el “Comando Sur de EE.UU. aumentará la cooperación y el intercambio de información con aliados y socios para comprender y contrarrestar las amenazas de las organizaciones criminales transnacionales, las organizaciones extremistas violentas y los actores estatales regionales y externos maliciosos”.

¿Quiénes son esos aliados y socios? Muchos de los altos oficiales y altos funcionarios que participan de la “SOUTHDEC”, Ministerios de Defensa y Fuerzas Armadas de la región.

¿Quiénes son los “actores estatales regionales y externos maliciosos”? De acuerdo a las tesis del propio Comando Sur, China, Rusia, Cuba, Nicaragua y Venezuela, lo que establece un marco complicado para muchos gobiernos latinoamericanos y mandos militares, entre ellos Chile.

 

Trabajo común con “aliados y socios”

En el Portal Wen del Comando Sur queda mucho más claro de qué está hablando la generala Laura Richardson. En cuanto a misiones y objetivos, se apunta como un capítulo específico “Maldecir a los actores estatales regionales y externos”.

Y se indica quetrabajaremos con nuestros socios para mitigar la actividad maligna en nuestro vecindario. Compartiremos información sobre las prácticas económicas depredadoras y opacas de China en todo el mundo con aliados y socios para aumentar la comprensión de la influencia maligna de China”.

También se dice que “negaremos a Rusia la oportunidad estratégica de controlar el espacio de información en este hemisferio utilizando nuestro compromiso y presencia constantes para contar nuestra historia y disminuir los efectos de su campaña de desinformación”.

Puede parece desproporcionado para los latinoamericanos, pero el Comando Sur se plantea aumentar “el intercambio de información para mejorar la identificación y la interrupción de las actividades del Hezbolá libanés y sus representantes en la región”.

Lo que sí puede ser controversial, peligroso y sensible en América Latina, es que el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos asegure que “continuaremos intercambiando puntos de vista con aliados y socios sobre las actividades malignas de los regímenes en Cuba, Venezuela y Nicaragua”.

Considerando que los “aliados y socios” de esa entidad militar estadounidense son las Fuerzas Armadas; en el caso chileno, el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. Considerando que salvo algunas afirmaciones de gobernantes o militares en unos pocos países, no hay ninguna precisión o aclaración de “aliados y socios” sobre la doctrina que establece el Comando Sur y que fue reiterada estos días en Ecuador.

Es más, legisladores, representantes políticos, académicos y funcionarios de Defensa en muchos países, como Chile, o no tienen idea lo que dijo Laura Richardson en Quito, o ignoran lo que establece la doctrina del Comando Sur, o no tiene interés en fijar una posición respecto a esos sensibles temas de seguridad, defensa y relaciones exteriores. Cuando se habla agresivamente de países con los cuales hay vínculos diplomáticos, comerciales, culturales e incluso estratégicos.

En los círculos del Comando Sur se da por hecho que las Fuerzas Armadas y Gobiernos de la región “apoyan objetivos compartidos”.

Un comunicado de la Presidencia de Ecuador, en relación a las representaciones de los 11 países asistentes a la conferencia encabezada por el Comando Sur, precisó que hubo y habrá en esto días “reuniones bilaterales sobre seguridad internacional y seguridad ciudadana , en una muestra más de la disposición de trabajar en conjunto para enfrentar las amenazas en estos ámbitos”.

Los oficiales y funcionarios de los países asistentes mantienen encuentros con la generala Laura Richardson, el jefe del Buró de la Guardia Nacional de ese país, Daniel R. Hokanson, Jean Manes, subjefe civil del Comando Sur, Julie Nethercot, directora de Estrategia, Política y Planes del Comando Sur y David Mounkes, subjefe adjunto de la Guardia Nacional de Kentuky.

Formalmente, un objetivo de la “SOUTHDEC” es “promover el diálogo entre los jefes de defensa de la región para intercambiar ideas, experiencias y perspectivas con el fin de lograr consensos en temas de seguridad y defensa, y promover el fortalecimiento de la cooperación entre las fuerzas armadas. Los países participantes de SOUTHDEC tienen un objetivo compartido: derrotar las amenazas globales transfronterizas que socavan la seguridad ciudadana usando como herramienta principal la colaboración regional”.

 

Visitas a países

La generala Laura Richardson, jefa del Comando Sur, desde que asumió, se ha dedicado a reforzar vínculos con la región. Por ejemplo, a un mes de llegado el nuevo Gobierno de Gabriel Boric en Chile, visitó Santiago y se reunió con la nueva ministra de Defensa, Maya Fernández.

La prensa tradicional publicó notas formales que inclusive exaltaron a la oficial estadounidense, pero poco se supo de reales propósitos de la visita y si hubo acuerdos en la línea de la doctrina del Comando Sur.

La versión oficial del Ministerio de Defensa indicó que se abordaron “materias de género, diversidad como también posibles iniciativas de cooperación”.

Richardson estuvo este año en Argentina y naciones centroamericanas y este mes visitó Colombia y Brasil.

De acuerdo con información del Comando Sur, la generala se reunió con el Presidente, Gustavo Petro, y la Vicepresidenta, Francia Márquez, con el Ministro de Defensa Iván Velásquez para discutir la seguridad regional y la asociación de seguridad entre Estados Unidos y Colombia. Hay que recordar que Estados Unidos considera a Colombia un aliado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que hoy está metida en un conflicto bélico con Rusia.

También de acuerdo a informes oficiales, este 8 de septiembre en Brasil, Richardson se reunió con líderes militares y de la Marina para discutir la cooperación en materia de seguridad y defensa, y se destacó que “Brasil y Estados Unidos, las dos democracias más pobladas del Hemisferio Occidental, disfrutan de una estrecha relación bilateral, incluso en el área de defensa, en áreas específicas como investigación y desarrollo, intercambio de información, entrenamiento y educación, ejercicios militares conjuntos y iniciativas comerciales relacionadas con cuestiones de defensa”.

Compartir

Deja una respuesta

septiembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930