Cuba. A discusión ciudadana adelantado Código de la Familia

Compartir

Lo caracteriza un sello de identidad cubano y latinoamericano, refleja, dijo, la pluralidad y diversidad familiar, la inclusión e igualdad y no discriminación, el afecto como eje central en las relaciones familiares, el carácter educativo y pedagógico, así como el papel del lenguaje simbólico y no neutro. “Código de sumas y multiplicaciones, de alternativas y opciones”.

“Granma”. La Habana. 31/01/2022. La versión 23 del Proyecto de Ley del Código de las Familias fue presentada ante los legisladores por Oscar Silvera Martínez, diputado y ministro de Justicia, quien resaltó el enriquecimiento que ha tenido la propuesta, a partir de las consultas especializadas, los debates e intercambios con la población y los diputados, así como a partir de su publicación en noviembre en la web de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).

Destacó que, al Código, lo caracteriza un sello de identidad cubano y latinoamericano, con una visión multidisciplinaria de la protección de las familias y es expresión de la “constitucionalización del Derecho de las familias”.

Refleja, dijo, la pluralidad y diversidad familiar, la inclusión e igualdad y no discriminación, el afecto como eje central en las relaciones familiares, el carácter educativo y pedagógico, así como el papel del lenguaje simbólico y no neutro. “Código de sumas y multiplicaciones, de alternativas y opciones”, expresó sobre la propuesta, que será sometida a votación parlamentaria y popular.

Al referirse a las novedades contenidas en algunos de los títulos del Proyecto, Yamila González Ferrer, invitada como miembro de la comisión redactora y vicepresidenta de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, comentó que el título referido a la discriminación y a la violencia en el ámbito familiar, pauta el alcance y las manifestaciones de la violencia basada en género, contra niñas, niños y adolescentes, personas adultas mayores o en situación de discapacidad.

Sobre el parentesco, puntualizó que se norman y reconocen las fuentes del mismo, ya sea por filiación o socioafectividad; en tanto, respecto a la obligación legal de dar alimentos, el Código amplía el concepto a cuestiones a veces intangibles, pero verificables, al tiempo que extiende los sujetos obligados.

“Asimismo, cesa la obligación legal cuando el alimentista incurre en algún comportamiento que atenta contra la solidaridad familiar o en alguna manifestación de violencia contra el alimentante”.

Sobre el tema de la filiación asistida, destacó que la disposición jurídica que rige esta materia regula los procedimientos para la implementación de dichas técnicas, entre las cuales se incluyen la voluntad para procrear, expresada a través del consentimiento libre, informado, expreso y previamente emitido ante la institución sanitaria o en escritura pública notarial.

En el caso de la gestación solidaria, comentó que es posible entre personas unidas por vínculos familiares o afectivamente cercanos. Para ello, dijo, se evalúa el proceder en mujeres con alguna patología médica, que les impida la gestación, de personas que presenten esterilidad, o de hombres solos, o parejas de hombres.

“Por demás, se prohíbe cualquier tipo de remuneración o dádiva, y se requiere la autorización judicial previa al inicio del proceder médico, conforme con los requerimientos establecidos por el Ministerio de Salud Pública, que implica la homologación del consentimiento prestado tanto por la o las personas comitentes o como por la futura gestante”.

Leonardo Pérez Gallardo, invitado y miembro de la comisión redactora del Código de las Familias, se refirió a las relaciones parentales dentro del proyecto, el cual contiene al respecto una transformación radical de su clásica concepción, tomando en cuenta que la nomenclatura actual -patria potestad- es contradictoria con su evaluación y contenido, por lo que se reconocen distintas opciones, variantes y modalidades más acordes con su transformación.

En el apartado del matrimonio, señaló el también Presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de la Familia, de la Unión de Juristas de Cuba, se ratifica el derecho constitucional de todas las personas a contraer matrimonio, al tiempo que se establece el consentimiento matrimonial a los 18 años de edad, la transformación radical del régimen económico, y se refuerza el valor económico del trabajo en el hogar, entre otros aspectos.

En relación con la unión de hecho afectiva, expresó que se reconoce a la unión estable y singular, que de hecho forme un proyecto de vida en común, como otra de las formas de organizar la vida en pareja y como hecho fundante de la familia.

Resaltó que nosotros, los individuos, estamos destinados a pasar por esta vida, pero la familia es para siempre.

¿Qué dicen los diputados?

Homero Acosta Álvarez, secretario de la ANPP, resaltó que si llegamos a este análisis, es porque aprobamos, desde nuestra Constitución, una transformación profunda de las instituciones fundamentales del Derecho de familia.

Hay varios mitos y conceptos que deben deconstruirse, en primer lugar, entender que este Código no es solo del matrimonio, y que defiende los principios de igualdad, de no discriminación, el respeto a la dignidad humana y el derecho a fundar una familia, lo cual –insistió-, está refrendado en la Carta Magna.

Este proyecto no impone modelos o tipos de familia, sino que reconoce la diversidad que existe en nuestra sociedad, subrayó. Estamos ante un Código del cual nos debemos sentir orgullosos, con independencia de cualquier diferencia de criterio, convencidos, además, de que el pueblo va a entender, mayoritariamente, lo que llevaremos a aprobación al Parlamento, comentó. Aquí están reflejadas, destacó, las ideas de Fidel, de Vilma, de Raúl, que acompañaron todo el proceso de reforma constitucional.

El Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en el análisis de la propuesta, comentó que en estos días se ha transitado por consultas especializadas y, cuando tenemos profesionales tan capaces de llevar a un texto de una ley la realidad del país y darle robustez, uno se siente orgulloso de ser cubano.

La doctora en Ciencias Sicológicas Patricia Arés, invitada a la reunión de trabajo, señaló que esta propuesta resuelve, abarca y visibiliza todas las realidades que coexisten en la sociedad. Agregó que la mirada legal trasciende hacia las familias y se instala en una visión sociocultural, que exalta la dignidad, la responsabilidad, la solidaridad y el respeto.

Además, destacó su carácter multidisciplinario, así como la correspondencia con las investigaciones académicas en el ámbito familiar.

Como parte del intercambio, la diputada Mariucha Lenzano Pascual, por Santiago de Cuba, preguntó si aquel hijo al que se le suspende la obligación de brindar alimento a su padre, porque este, en vida, nunca lo atendió y no cumplió con sus responsabilidades parentales, tiene derecho a gozar de los bienes que ese padre deja al fallecer.

Al respecto, el profesor Leonardo Pérez Gallardo comentó que la decisión del Tribunal no es debido a una negativa injustificada y que la causa de no brindar alimentación no es por el imputado, sino por la actitud del padre en vida, así que también puede recibir los beneficios de la herencia. La inquietud, no obstante, será tomada en cuenta por el grupo redactor.

La diputada Karla Santana Rodríguez comentó que, al ser este un Código que se sustenta en los afectos, se valore la posibilidad de introducir en los pactos del divorcio la responsabilidad sobre el cuidado del animal doméstico.

Mientras en algunos países hay personas que continúan revolviendo la burbuja de la Cuba virtual, en la Cuba real los cubanos avanzan con paso firme hacia el futuro, y estamos próximos a lograr un Código de las familias que estará entre los más avanzados, que enaltece la dignidad humana como valor supremo y que nos acercará al sueño martiano de una Cuba con todos y para el bien de todos, expresó el diputado Gerardo Hernández Nordelo, coordinador nacional de los Comités de Defensa de la Revolución.

El diputado Miguel Barnet Lanza aseguró que no apoyar este Código sería quedarnos rezagados respecto a la vanguardia de las ideas más avanzadas. Es un código moderno, que se basa en los más puros sentimientos y derechos civiles; no suscribirlo sería darle la espalda al futuro; en tanto, apoyarlo, es ser fiel al principio de Fidel de que, en una Revolución verdadera, había que cambiar todo lo que debía ser cambiado.

Yailin Orta Rivera, diputada por el municipio especial de Isla de la Juventud, destacó que hemos asistido a un diagnóstico profundo de la sociedad cubana con este Código, reconociendo a esa familia en tránsito hacia nuevas configuraciones que superan los vínculos sanguíneos, habitacionales, y que ponderan los afectos. Confío, dijo, en la sabiduría popular y en la sensibilidad del pueblo para aprobarlo, y ser capaces de superar prejuicios e individualidades, sobre todo, en aras de defender la felicidad colectiva. Igualmente sugirió asumir este proceso como una oportunidad para que Cuba crezca, a partir del arte de hacer política.

El diputado Raúl Palmero Fernández hizo referencia a que no estamos hablando del Código del matrimonio y las uniones de hecho. Es un Código que incluye muchos contenidos: el derecho de la juventud, los ancianos, las herencias, los cuidadores; temas de alta sensibilidad, agregó.

Se trata de una norma que protege y defiende a las mujeres, que lucha contra la violencia de género e intrafamiliar, insistió Teresa Amarelle Boué, miembro del Buró Político y secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas, quien agregó que se ha logrado tras un diagnóstico de brechas de género, una realidad de nuestra sociedad.

Sobre la organización de la consulta popular del proyecto, Alina Balseiro Gutiérrez, presidenta del Consejo Electoral Nacional, explicó que, para el mes de enero del próximo año, se planificó una capacitación de las autoridades electorales de la circunscripción, comisiones especiales y los grupos de procesamiento de la información, reforzada por un ejercicio práctico.

Además, se pretende desarrollar la consulta popular en febrero, marzo y abril de 2022, mientras que la culminación del proceso de entrega de las propuestas a la anpp, para su procesamiento y consolidación, se prevé para mayo.

 

Deja una respuesta

Cambiar Tamaño del Texto-+=