¿Cuánto pagan de impuestos los multimillonarios de EEUU?

Redes

La red de periodistas de investigación ProPublica comenzó a divulgar los datos de impuestos internos que revelan los ingresos obtenidos y los tributos cancelados durante los años 2014-2018 por 25 grandes multimillonarios estadounidenses. Comparándolos con los incrementos de sus fortunas en los mismos quinquenios calculados por Forbes. Ello muestra en general lo reducido de los impuestos que pagan y el gran incremento registrado en sus fortunas durante dicho lapso. Si se pudiese disponer públicamente de esa información en el país seguramente conduciría a conclusiones en la misma dirección. De otra parte, el G7 aprobó una propuesta de pago de impuestos al menos de 15% por las transnacionales a nivel global, que terminaría con los porcentajes aún menores que cancelan actualmente, buscando al mismo tiempo que se paguen en los países donde obtienen los beneficios.

Hugo Fazio. Economista. CENDA. Santiago. 23/06/2021. El 8 de junio, Propublica, una red de periodistas de investigación sin fines de lucro comenzó a entregar informaciones de ingresos declarados y de impuestos cancelados de las 25 mayores fortunas de EEUU. Lo hizo recurriendo a documentos de declaraciones del Servicio de Impuestos Internos efectuados en el período 2014-2018, comparándolo con las riquezas acumuladas en esos años, de acuerdo a las publicaciones sobre ellas de la revista Forbes. ProPublica recibió declaraciones de miles de contribuyentes de altos ingresos y declaró desconocer, según consignó The Wall Street Journal, “la identidad de sus fuentes y describió la información que recibió como datos del IRS (Servicio de Impuestos Internos) sobre miles de personas que ahorraron en ese lapso. No se tiene la certeza -agregó la publicación- de que la información, una desmesuradamente inusual cantidad de datos tributarios privados, procedan directamente del IRS o si la entidad fue hackeada en alguna forma” (10/06/21). Desde luego la preocupación de la publicación se concentró más en cómo se recibió la información que los antecedentes contenidos en la denuncia.

La primera publicación efectuada proporcionó datos del director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, y de Warren Buffett, director ejecutivo de Berkshire Hathaway Inc. ProPublica, consignó The Wall Street Journal, “vincula cifras y nombres específicos con una característica muy conocida pero polémica del sistema de impuestos a la renta de EEUU, que las personas pueden acumular una riqueza significativa a medida que crecen sus empresas, pero declarar relativamente pocos ingresos si no venden acciones o reciben dividendos. Pueden pedir prestado contra esas riquezas para financiar sus gastos de mantención. Luego, cuando mueren esos activos que han aumentado en valor no se gravan como ganancia de capital”.

Los datos de Jeff Bezos muestran que canceló en impuestos federales US$973 millones durante los cinco años publicados, declarando ingresos ascendentes a US$4.220 millones. En ese lapso, de acuerdo a Forbes, la fortuna de Bezos aumentó en US$99.000 millones. Los antecedentes de Warren Buffet muestran que declaró ingresos por US$125 millones y canceló impuestos federales por US$23,8 millones, mientras su riqueza crecía en US$24.300 millones. Los cuatro primeros multimillonarios sobre los cuales ProPublica proporciona información cancelaron impuestos federales por US$1.744 millones, un 11% de la renta declarada y un 1% sobre su riqueza. Las 25 mayores fortunas cancelaron impuestos por US$13.600 millones.

ProPublica proporcionó a Bezos y Buffet los antecedentes sobre ellos que publicarían. “Sigo creyendo -declaró este último- que se debería cambiar considerablemente el código tributario”, agregando que creía que “la enorme riqueza dinástica no es conveniente para nuestra sociedad (10/06/21). La riqueza se va acumulando en activos no tributables mientras no se venden acciones, segundas viviendas, yates, obras de arte, entre otros. Por ello, la senadora demócrata, Elizabeth Warren, que fuese precandidata en las elecciones presidenciales últimas, propuso establecer un gravamen sobre patrimonios superiores a US$50 millones. “Nuestro sistema fiscal está manipulado para multimillonarios -comentó la senadora de la investigación de ProPublica- que no consigna su fortuna a través de los ingresos como hacen las familias trabajadoras” (10/06/21).

El gravamen “ultramillonario” de la senadora de Massachusetts fue elaborado por los destacados economistas de la Universidad de California (Berkeley) Emmanuel Saez y Gabriel Zucman. “La desigualdad -declaró este último en entrevista de prensa- no es un resultado inevitable de la globalización y la tecnología”. El asesor de Elizabeth Warren entregó cifras demostrativas de que en EEUU el programa social creció de la década de los noventa del siglo pasado mucho más que en otros países. “Los súperricos -subrayó- no promueven el crecimiento. Son las políticas de educación e infraestructura. Y para eso hace falta recaudar impuestos. Cuando EEUU tenía un impuesto muy progresivo crecía al doble que ahora” (14/10/19). Antes de asumir, la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, comentó que un sistema fiscal eficiente, sin resquicios para el fraude o la ingeniería fiscal “es algo que plantea problemas de implementación muy difíciles”, pero ya en marzo se mostró abierta a establecer una tasa sobre la riqueza.

Si en Chile se conociesen datos similares a los dados a conocer por ProPublica de EEUU se llegaría a conclusiones similares. Los datos de fortunas de los multimillonarios para Chile, encabezados por el grupo Luksic y Julio Ponce Lerou, que incluyen también a Sebastián Piñera, publicados por la revista Forbes en su ranking de 2021, muestran su gran crecimiento a pesar de la pandemia y la recesión experimentada.

La reunión del G7 en su cumbre de Cornualles (Gran Bretaña) entre los diferentes acuerdos adoptados respaldó establecer un impuesto global mínimo a las transnacionales al menos de 15%, que detenga el proceso a la baja de los gravámenes que cancelan, idea que debe recorrer un largo camino antes de entrar en vigencia. La próxima etapa será una reunión del G20 en Venecia a comienzos de julio. El banco de inversiones Morgan Stanley calcula que las mayores transnacionales duplicarán el tributo que actualmente cancelan de aplicarse dicho mínimo, el cual es actualmente del orden de un 8%. Territorialmente las más expuestas serían empresas en EEUU, Islas Caimán, Canadá, Bermudas, Taiwán y Japón. Los mayores impactos en recaudación se producirían en EEUU (48%), Francia (8%), Alemania (7%) y Japón (7%). Los sectores más afectados lo constituirían el tecnológico y el farmacéutico-sanitario.

“Si bien -constató el banco de inversiones- la mayor parte de los artículos de la prensa se concentran en el tipo, la forma en que se determina la base imponible (cantidad en que se tributa) sea posiblemente el componente más importante de la ecuación” (19/06/21). Se considera un esquema en que las transnacionales tributen en el lugar donde generan los beneficios, aunque no tengan presencia física.

Al mismo tiempo, el G7 se comprometió a ejecutar políticas que conduzcan a la salida de la crisis del coronavirus, sin repetir los errores cometidos en 2008. “Apoyaremos -señaló el comunicado- a nuestras economías el tiempo que resulte necesario (…)”. Promoveremos el crecimiento futuro como política para crear empleo, invertir en infraestructura, impulsar la inversión (…). No ocurrió así durante las pasadas crisis (…) y estamos decididas a que esta vez sea diferente” (14/06/21).

Durante junio, la Reserva Federal de EEUU, junto con proporcionar sus nuevas proyecciones económicas para el año, anunció la mantención de sus políticas de estímulo, señalando eso sí que dos alzas de tasas de interés se producirían hacia fines de 2023. Luego, en conferencia de prensa, su presidente, Jerome Powell, relativizó la fecha señalando que el diagrama de puntos de expectativas de los integrantes del Comité de Mercado Abierto sobre los dos incrementos no constituía una certeza. Agregando que EEUU todavía está “muy lejos” del momento requerido para aumentar las tasas, por ejemplo, de alcanzar el nivel de empleo máximo. Concretamente el acuerdo se hizo público con opiniones diferentes al interior del Comité, hubo integrantes que sostuvieron la necesidad de hacerlo en 2022, lo cual condujo a extraer conclusiones de que las presiones inflacionarias serían más fuertes

La reunión de la Fed reiteró la afirmación de que el aumento experimentado en los precios era “transitorio”, estimando que la inflación en 2021 sería de 3,4%, un punto porcentual más elevado que el nivel proyectado en marzo, y que en 2022 descendería a 2,1%. Powell constató que al continuar el proceso de reapertura “los cambios en la demanda pueden ser grandes y rápidos y los cuellos de botella, las dificultades de contratación, podrían seguir limitando la rapidez con que se puede ajustar la oferta, lo que aumenta la posibilidad de que la inflación sea más alta y persistente” (17/06/21). La estimación de crecimiento anual fue aumentada a 7%, medio punto porcentual superior a la previsión anterior, y la tasa de desempleo se ubicará en 4,5%, disminuyendo a 3,8% en 2022. La Fed acordó además continuar con operaciones mensuales de US$120.000 millones, que aumentan la liquidez.

(El Siglo es Soberanía Informativa. Información para el Conocimiento. Por ello es generador de contenidos que contribuyen al análisis, el debate, la profundización temática)

 

 

Deja una respuesta

junio 2021
L M X J V S D
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930