Colombia. Aumento de pobreza y represión; persisten las demandas

Redes

28 millones suman los colombianos que viven en la pobreza y la extrema pobreza. Persisten las protestas cuando sube el desempleo y el empleo informal, se mantiene la violación a los derechos humanos y diversos organismos internacionales piden el respeto a los derechos humanos. Las demandas fundamentales levantadas en los paros nacionales.

Equipo “El Siglo”. Agencias. 14/05/2021. En estos días persisten las protestas en todo el territorio colombiano, en la extensión de una grave crisis social y política, con el agravante de graves violaciones a los derechos humanos con decenas de muertos y cientos de heridos producto del accionar policial que defiende el Presidente Iván Duque.

Medios de prensa insistieron en los últimos días del deterioro de las condiciones de vida de las y los colombianos con cifras que son alarmantes. En el año de pandemia que lleva afectando a este país, como a todos en América Latina, la pobreza extrema creció en 58%, pasando del 9% al 15%,  de tal manera que más de 7 millones de colombianos están en esa condición socioeconómica. Se suma que en Colombia ya hay más de 21 millones de pobres. El Producto Interno Bruto bajó el año pasado un 6.8%.

Esa situación extendida en el país explica con mucho el rechazo masivo, ciudadano y popular, que hubo a la reforma fiscal que quiso implementar Duque, que en parte significaba colocar el IVA de 19% a los servicios públicos y subir impuesto a productos básicos. Además, se pretendía que los sectores medios pagaran más tributo para solventar gastos de la pandemia, sin que hubiese una medida para gravar a los sectores multimillonarios.

Junto al aumento de la pobreza, el rechazo a las medidas del gobierno de derecha, al alza de precios de productos, se observa un aumento del desempleo y el empleo informal, el congelamiento de sueldos, problemas graves en vivienda y en el campo, junto a la continuidad de grupos paramilitares que lleva decenas de dirigentes sociales y ex guerrilleros asesinados.

La represión ha sido constante desde que se materializaron los paros nacionales, las movilizaciones y acciones populares sobre todo en Bogotá y Cali.

Hay condenas de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, de gobiernos como los de Canadá y Estados Unidos, de la Unión Europea, de decenas de organismos de derechos humanos a lo largo del mundo. La Canciller, Claudia Blum,  renunció ante el desprestigio del gobierno de Iván Duque a nivel internacional.

La cantante Shakira se dirigió al gobierno de Dique e indicó en redes sociales: “PARE YA la violación a los derechos humanos y restituya el valor de la vida humana por encima de cualquier interés político”.

Hace algo más de una semana tuvo que dimitir Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, quien era el protagonista de la reforma fiscal y alentaba al pago de IVA y otros impuestos por parte de la mayoría de la población.

Demandas concretas y necesarias

Desde las organizaciones sociales, sindicales y políticas, se levantan exigencias concretas y necesarias para atender problemas, carencias y necesidades de la mayoría de la población colombiana. Hay varias peticiones que son clave.

Una es que se retire el proyecto de ley 010 de Salud que afectaría a la población más vulnerable y otra es el fortalecimiento la vacunación masiva y para toda la población. También la implementación de una renta básica de por lo menos un salario mínimo legal mensual durante seis meses para personas en condición de pobreza, vulnerables y afectadas por la crisis. Se llama asimismo a defender la actividad agropecuaria en todos sus niveles, con condonación de créditos agropecuarios, creación de subsidios para pequeños y medianos productores y un programa de compras públicas para la producción agropecuaria.

Otra reivindicación, levantada en el marco de los paros nacionales, es de subsidios a las medianas y pequeñas empresas y empleo. Se exigen medidas para garantizar el acceso a la educación superior y política educacionales públicas eficaces y amplias. Otra demanda es la no discriminación de género, diversidad sexual y étnica.

Las organizaciones colombianas piden el fin de las privatizaciones y derogar el decreto que permite que los trabajadores que ganen menos de un salario mínimo puedan cotizar a pensión, lo que ha sido interpretado como una precarización, y donde el gobierno usa como excusa la pandemia.

Hasta este viernes no se había avanzando prácticamente en nada, y se denunciaba que el gobierno estaba atado de manos por presiones del empresariado y los grupos financieros, a parte del carácter ultraconservador y neoliberal de Iván Duque.

Deja una respuesta

mayo 2021
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31