Hasta a hora, quien registra mayores apariciones en la pantalla chica es el senador UDI Iván Moreira, a quien sigue el ex ministro de diversas carteras en un par de gobiernos anteriores, Francisco Vidal. Más atrás aparecen el pre candidato presidencial de RN Mario Desbordes, la diputada RN Camila Flores y los ex alcaldes Germán Codina y Rodolfo Carter. El pre candidato Joaquín Lavín ha reducido notoriamente sus participaciones (¿).

José Luis Córdova. Periodista. 05/05/2021. A pocos días de la mega-elección de gobernadores, convencionales, alcaldes y concejales, la televisión intenta reemplazar los clásicos puerta a puerta, las visitas a las ferias libres y otras acciones de campaña que se usan habitualmente por los candidatos. Pero en este caso no se trata de formación ciudadana, ni siquiera de publicidad.

Al menos una docena de políticos -entre dirigentes, parlamentarios y postulantes a estos cargos de representación popular- se hace presente cada día en los matinales de televisión. Algunos estudios indican que más de 60 políticos aparecen en total más de 110 veces (algunos se repiten en distintos canales un mismo día).

El rating de estos programas habría incrementado en un promedio de 11 puntos por canal, convirtiéndose en una buena cifra para satisfacer las necesidades publicitarias y financieras de cada estación televisiva.

Así las cosas, el debate político se ha convertido en un verdadero espectáculo. Candidatos y representantes “populares” se someten al escrutinio “público” sin ambages, siendo reiteradamente emplazados y superados por las intervenciones de animadores, conductores y panelistas de diferentes espacios antes reservados para la farándula, el horóscopo, las recetas de cocinas y otras entretenciones.

Hasta a hora, quien registra mayores apariciones en la pantalla chica es el senador UDI Iván Moreira, a quien sigue el ex ministro de diversas carteras en un par de gobiernos anteriores, Francisco Vidal. Más atrás aparecen el pre candidato presidencial de RN Mario Desbordes, la diputada RN Camila Flores y los ex alcaldes Germán Codina y Rodolfo Carter. El pre candidato Joaquín Lavín ha reducido notoriamente sus participaciones (¿).

Los representantes de RN son los más asiduos invitados a matinales de distintos canales, seguidos de la UDI, el PPD, la DC y el PS, cerrando la lista los FA e independientes (la mayoría ex frenteamplistas).

El matinal de Chilevisión acapara gran parte de la teleaudiencia, tanto que sus animadores Julio César Rodríguez y Monserrat Alvares se han transformado en verdaderos “Catones”, desafiando abiertamente posturas y convicciones de sus invitados hasta con virulencia e ironías que oscilan en el irrespeto y la descalificación.

En las últimas semanas, divertidos episodios mostraron un lenguaje, polémicas y enfrentamientos pocas veces visto en medios de comunicación. El periodista Roberto Saa espetó directamente al precandidato presidencial de Evopoli, Ignacio Briones (quien ofreció rebajar la tarifa del transporte público): “¿Y por qué no se hizo eso cuando fue ministro?”.

El inefable Moreira protagonizó un altercado con Monserrat Álvarez al revelar que había soñado con ella, a lo que la animadora respondió en forma taxativa: “No es mi tipo de hombre, está muy viejo para mí”.

La precandidata presidencial del PH, Pamela Jiles las emprendió contra sus interlocutores, Amaro Gómez Pablo y Sergio Lagos. “¡A mí, Amaro, preguntas pelotudas no!”, le respondió al castizo animador que le consultó si presentaría un cuarto o quinto retiro de fondos. Lagos intentó desviar la atención: “¿Considera que alguien de esta miserable clase política (como ella la había calificado), podría tomar el puesto de Presidente, de ser destituido (Piñera)?”. “¡Qué pregunta más tonta! Yo, como siempre, respondo a las preguntas que se me da la real gana”, arguyó la rubia diputada.

Amaro reclamó falta de respeto. Jiles replicó: “Ustedes se dedican a humillar a quienes se les ocurre y cuando les sale alguien que les responde, hacen esta inmadurez, este infantilismo. Yo los he tratado como se merecen”. El incidente le costó el puesto al director y al asistente de dirección del matinal por las tomas de cámaras del rostro de los animadores.

Así las cosas, por el dichoso rating, poco o nada puede esperarse en materia de formación ciudadana a través de estos medios audiovisuales durante el trascendente proceso constitucional que enfrentamos.

 

Deja una respuesta