Ya no tiene sentido, pero así y todo el CDP está fuera de la CUT, el magisterio chileno no es parte de la CUT, el mismo magisterio que tuvo y tiene profesoras y profesores dirigentes de la Central que no podrán elegir ni ser elegidos en las elecciones del mes de mayo, elecciones universales, en donde un trabajador afiliado es igual a un voto.

Silvia Pizarro. Elivia Silva. Joaquín Cortés. Integrantes del Directorio Regional Antofagasta del Colegio de Profesores de Chile A.G.. Antofagasta. 23/04/2021. La Central Unitaria de Trabajadores en una resolución de su consejo directivo nacional ha resuelto, democráticamente, llamar a la clase trabajadora del país a llevar a cabo una huelga nacional sanitaria. Las razones son conocidas por la gran mayoría de los habitantes de este territorio:   la gravísima situación que afecta a nuestro suelo en especial a los más vulnerados en sus derechos, a los pobres y los más pobres; a aquellos que han perdido sus trabajos; a aquellos a quienes se les han rebajado su sueldo; a los que de manera informal trabajan en las calles y quienes no pueden quedarse en cuarentena y deben salir a trabajar arriesgando su salud y la de los demás porque no hay vacuna para el hambre. En pocas palabras, una vez más cobra validez eso que cuando llueve no todos se mojan y así es como los más ricos de este país han aumentado sus ganancias que violenta a la población vulnerada, que es la que ha sufrido el fallecimiento de un poco más de 30.000 compatriotas a causa de la pandemia que este gobierno ha sido incapaz de enfrentar con la eficacia y la eficiencia que dice poseer.

No hay que olvidar que el treinta de abril es la víspera del primero de mayo, del día internacional del trabajo, que no podrá ser conmemorado como años anteriores pero que no debe ser motivo para olvidar el sacrificio de esos trabajadores, que por esto murieron algunos por la jornada de 8 horas diarias de trabajo que hoy es sólo un lindo recuerdo. La CUT, la principal central de trabajadores, cumple así con el legado de su antecesora, la Central Única de Trabajadores, heroica defensora de la clase trabajadora disuelta y perseguida por la dictadura cívico-militar imperante en Chile desde 1973 hasta 1990.

Sin embargo, ante este llamado de la CUT hay un inmenso sector de trabajadores que, por decisión de la mayoría, no es parte hoy en día de la Central. Esto, en parte, porque por muchos años un sector del magisterio no ha soportado la idea de ser parte de una organización sindical poseída por profesores con un pensamiento y una militancia clara que no tienen nada que ocultar. Es por eso que esos profesores creyeron equivocadamente la campaña de aquellos que predican un sindicalismo “libre”, apolítico, “independiente” y “autónomo” de la utilización perversa de organizaciones que sólo quieren controlar y doblegar a todos los que piensen diferente,  y para eso utilizaron tres argumentos: 1) cuestionar los informes financieros, 2) la validez de la última elección y 3) el sistema de votación. Ahora ¿cuántas y cuántos docentes saben que esas tres ideas usadas en contra de la CUT ya fueron resueltas, que las platas están donde deben estar, que las elecciones fueron limpias y ratificadas judicialmente y que el sistema de elección ha sido cambiado? Es decir, como vemos, esas tres ideas ya no tienen sentido, pero así y todo el CDP está fuera de la CUT, el magisterio chileno no es parte de la CUT, el mismo magisterio que tuvo y tiene profesoras y profesores dirigentes de la Central que no podrán elegir ni ser elegidos en las elecciones del mes de mayo, elecciones universales, en donde un trabajador afiliado es igual a un voto.

Es el mismo magisterio que padece como la mayoría de los trabajadores la explotación más cruel, acentuada este tiempo, con ministros que hablan desde la ignorancia atreviéndose a cuestionar nuestro trabajo y nuestro valor como personas. Ante lo señalado, no cabe sino esperar que el magisterio chileno se informe, reflexione y vuelva a sentir que su lugar está con la mayoría de los trabajadores y vayan esfumándose ideas añejas, en extremo conservadoras y retomen las banderas de la unidad, identificando a aquellos dirigentes que no creen en la unidad más amplia y que promueven la división.  Siendo parte de la discusión, promoviendo la participación y no teniendo temor de los que tiene un compromiso que trasciende la individualidad y que han elegido actuar colectivamente para buscar mejores condiciones de trabajo, condiciones que los profesores no tenemos… excepto aquellos que prefieren vivir resignados esperando que otros resuelvan los problemas.

Para terminar, hay un dicho popular que dice que a las paltas se les puede ayudar a madurar envolviéndolas en papel de diario, afortunadamente a los procesos y a las personas hay que darles el tiempo para repensar lo que hacen y así enderezar rumbos y retomar las ideas que lleven a la dicha que merecen.

 

Deja una respuesta