Es una invención científica que viene al desvalido mundo humano a salvar vidas. Es la vacuna creada en la Mayor de las Antillas, en esa bella Isla caribeña.

Carlos Poblete Ávila. Profesor de Estado. 20/04/2021. La actual sociedad humana, así como se ha configurado con sus ya casi 8 mil millones de personas residentes en el planeta Tierra -nuestra única casa-, busca, buscamos de muy diversas formas y medios de una parte, vivir algunos y, de otra, sobrevivir ingentes masas de seres humanos. Corresponde expresar claramente que vivir en condiciones de plena dignidad es el Derecho humano más esencial de todos.

Cobra sentido lo que en otro escrito antes dijimos: Salvar para salvarnos. Esto como lema, como apelación universal solidaria, porque nadie, porque ninguno se salva ni se salvará solo. Hoy, mayor sentido y valor aun tiene lo señalado ante la agresiva pandemia que afecta a la población mundial. Aunque con o sin tragedia sanitaria la solidaridad ha de ser siempre un valor humano y social  irrenunciable.

No tiene cabida y nunca espacio debe tener la torpe soberbia de quienes que por algo material que poseen más que otros de sus semejantes, crean aquellos que estarán a salvo de, en algún instante de sus existencias perderlo todo, y hasta sus mismas vidas por las más diversas causas. Valga citar a propósito de lo dicho lo que otros antes dijeron con más sabias palabras que las que se van leyendo:

“Nuestras vidas son los ríos / que van a dar a la mar / que es el morir / allí van los señoríos / derechos a se acabar / y consumir / allí los ríos caudales / allí los otros medianos / y más chicos / allegados son iguales / los que viven por sus manos / y los ricos //”.

La cita corresponde a una de las 40 coplas que el magistral poeta Jorge Manrique (1440 – 1479) escribiera con motivo de la muerte de su padre. El vate describe y enjuicia en esta y en otras severas estrofas las formas de vida en los antros cortesanos del poder de su tiempo. No fue óbice para el bardo su convicción católica y expresar los tales enjuiciamientos de carácter ético-social que en su obra hace: lo fugaz de las grandezas humanas, lo efímero de las opulencias y de los placeres mundanos. Se pregunta: “¿Qué se fizo el rey don Juan? ¿Qué fue de tanto galán? ¿Qué se ficieron las damas, sus tocados, sus vestidos, sus olores? Todo aquello fueron solo pasajeros devaneos.

Y ahora… ¿Qué es Soberana?…En estos tiempos “Soberana” es una invención científica que viene al desvalido mundo humano a salvar vidas. Es la vacuna creada en la Mayor de las Antillas, en esa bella Isla caribeña que a decir de Cristóbal Colón: “Esta es la tierra más hermosa que ojos humanos han visto”. Es Cuba, la Patria del Apóstol José Martí, el inspirador, “el mentor intelectual” según dijo Fidel, del  Asalto al Moncada, el 26 de Julio de 1953, es decir, episodio de la justa rebeldía y de la hazaña moral, social y política que culminó con el triunfo de la Revolución el año 1959, proceso histórico que sigue vivo y creando con todos y para el bien de todos. La propuesta, se ha dicho, es sumar dosis para 100 millones de personas. Porque como se expresa desde Cuba “compartimos lo que tenemos, no lo que nos sobra”.

Se reconoce que Cuba es potencia mundial en temas de salud. Sus Brigadas médicas han estado y siguen en diversos países por años llevando el solidario acto de curar, de sanar donde otros nunca han llegado. Por esa razón, organismos internacionales han postulado que dichas Brigadas sean galardonadas con el Premio Nobel de la Paz.

En este mundo nadie se salva solo, y no sabemos si en el otro…

 

 

Deja una respuesta