La lectura compartida: una necesidad de todos los tiempos

Redes

Animémonos a leer para otros. Promovamos la lectura en voz alta como una manera de construir sociedad, de salir un poco de los modelos individualistas que nos impone la supremacía de la imagen, la tiranía de las redes sociales que, con todo lo útiles que pueden ser, nos alejan del otro, de ese otro que está ávido de escucharnos y compartir un rato con nosotros.

Cristina Huerta I.[1]20/04/2021. Una abuela leyendo una historia a sus nietos que la miran atentamente y con admiración; un par de enamorados compartiendo una lectura en la playa mientras el sol va escondiéndose; una madre o un padre leyendo a sus pequeñas y pequeños un cuento antes de que sus ojitos se vayan cerrando a la vez que entran en esos mundos fascinantes y fantásticos; una abuela o abuelo, otra vez, con sus ojos cerrados por el cansancio de los años pero ahora escuchando lo que amorosamente le lee un integrante de la familia que con sus palabras va activando su imaginación y sus recuerdos; una profesora o un profesor de básica con un grupo de niños y niñas sentados en una rueda con caritas de asombro al escuchar los cuentos que van tomando forma de imágenes en sus mentes; un grupo de estudiantes compartiendo lecturas comprometidas que los llevan a debates, a opinar sobre lo leído y sus puntos de vista…¿Cómo no va a ser importante la lectura en voz alta?

Sabemos lo que la lectura implica. Sabemos que además de instruirnos, de hacernos reflexionar, de sacarnos de nuestras cotidianidades para llevarnos a otros lugares y mostrarnos otros mundos, de desarrollar nuestra imaginación y generar ese diálogo implícito entre el lector y el autor, nos provoca las más variadas emociones y sensaciones. Pero ¿sabemos en realidad lo importante que es la lectura compartida? ¿Le damos espacio en nuestras vidas, en nuestro entorno, con los que amamos o simplemente con otros?

La lectura compartida tiene mucho que ver con el placer, con la afectividad, con el compromiso con los demás. Cuántas veces no corremos a mostrarle a alguien que nos importa una cita, un párrafo, un texto que de alguna manera nos estremeció. Porque querer compartir lo que nos gusta es parte de demostrar interés por un otro. Y la lectura compartida tiene mucho que ver con esto. Tiene que ver con el otro, con incorporarlo a nuestro mundo cuando le leemos algo, con escuchar con atención y respeto cuando el otro es quien nos lee. En definitiva, la lectura en voz alta tiene que ver con una parte importante de nuestra forma de relacionarnos, de interactuar, de acercarnos.

Alberto Mangel en su libro Historia de la lectura nos cuenta cómo en el siglo XIX en una fábrica de tabaco en Cuba, un visionario  implementó la lectura en voz alta mientras los trabajadores, analfabetos, escuchaban a la vez que desarrollaban sus actividades. La idea era instruir y dar voz a los que no la tenían. Esto, por supuesto, fue rápidamente prohibido por las autoridades que lo consideraron un acto subversivo. Porque la lectura es, también, un acto de resistencia. Resistencia al aburrimiento, a la ignorancia, a la falta de imaginación, a la alienación de lo cotidiano. Y también es magia y entrega. La lectura en voz alta puede ser un regalo al prójimo. Un lazo o puente entre la soledad y la compañía. Un espacio de unión y pertenencia.

¿Cómo es que no le hemos dado un lugar más relevante en nuestras vidas? ¿Cómo puede ser que ignoremos no solo el valor que tiene desde lo cognitivo, sino también desde lo social?

Animémonos a leer para otros. Promovamos la lectura en voz alta como una manera de construir sociedad, de salir un poco de los modelos individualistas que nos impone la supremacía de la imagen, la tiranía de las redes sociales que, con todo lo útiles que pueden ser, nos alejan del otro, de ese otro que está ávido de escucharnos y compartir un rato con nosotros.

Leamos en familia a nuestras pequeñas y nuestros pequeños. Leamos a nuestros mayores, a nuestras amigas y nuestros amigos. Organicemos grupos de lectura en los que compartamos aquello que nos da placer, que nos moviliza, que nos importa. Regalemos este espacio de compartir, de sacar la voz y también de escuchar, de darle nuestro tiempo y atención al que quiere leer para nosotros. No es pedir demasiado en los tiempos que corren, ¿o sí?

En esta época de pandemia, en la que parece que el tiempo ha cambiado de dimensión y no entendemos bien cómo pasan las horas; en la que a veces  (las más) la concentración nos es esquiva y solo queremos descansar del tedio o del estrés, según sean nuestras circunstancias; en la que se impone no pensar en el futuro, porque nos es tan incierto y tan difícil de imaginar; en la que nos hemos visto forzados a hacer un viaje a nuestro interior y buscar todas las fuerzas para encontrar la alegría en las pequeñas cosas, la lectura puede tomar un rol preponderante. Leer es una forma de salirnos de esta realidad asfixiante en la que estamos inmersos para abstraernos de nuestro entorno y sumergirnos en otros mundos, algunos conocidos y añorados, otros imaginados, soñados o temidos, pero en cualquier caso, lejos en tiempo y/o espacio del lugar en el que nos encontramos hoy.

Parte de este artículo apareció en La pieza secreta, Boletín de Literatura Infantil y Juvenil, Nº 1, año 2019, Libroalegre Ediciones, Valparaíso

[1] Magister en Filología Moderna. Especialista en Procesos de Lectura Cátedra UNESCO.

Deja una respuesta

abril 2021
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930