Dijo que su tarea como Primer Secretario del partido “concluye con la satisfacción de haber cumplido la confianza en el futuro de la Patria, con la meditada convicción de no aceptar propuesta para mantenerme en cargos superiores de la organización, en cuyas filas continuaré militando como un combatiente revolucionario más”. Sobre los cuadros que vienen, dijo que “tengo la satisfacción que entregamos la dirección del país a un grupo de dirigentes preparados, curtidos por décadas de trabajo desde la base y comprometidos con la ética de la Revolución y el socialismo”. Sobre los resultados en el combate al Covid-19 dijo que “los resultados alcanzados son posibles, solo en una sociedad socialista, con un sistema de salud universal y gratuito”. En materia económica habló de incentivar cambios, pero alertó que “el afán de mayores ingresos pareciera que provoca en algunos el aliento para desear un proceso de privatización que barrería los cimientos y las esencias de la sociedad socialista”. “Las decisiones de la economía no pueden afectar los ideales de justicia e igualdad y mucho menos la equidad”. “Hay que borrar la dañina noción surgida bajo el paternalismo, donde Cuba es el único país donde se puede vivir sin trabajar”. “El partido debe concentrarse en sus obligaciones y no debe inmiscuirse en lo que no le corresponde”.

Equipo “El Siglo”. 16/04/2021. En su último discurso como Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC), el general de Ejército, Raúl Castro Ruz, abordó de manera incisiva, transparente y contundente realidad de su país, del proceso revolucionario, de la políticas de cuadros, de los desafíos a afrontar. Además, se despidió de su alta responsabilidad, con la confianza en quienes toman en sus manos el relevo en la dirección política de la Revolución Cubana.

Al final de sus palabras en el inicio del Octavo Congreso del PCC, desarrollado en La Habana, habló sin cortapisas del relevo en la conducción política del proceso revolucionario y ratificó algo decidido hace tres años: su retiro como líder del Partido Comunista de Cuba.

“Concluye con la satisfacción de haber cumplido la confianza en el futuro de la Patria, con la meditada convicción de no aceptar propuesta para mantenerme en los cargos superiores de la organización partidista, en cuyas filas continuaré militando como un combatiente revolucionario más, dispuesto a aportar mi modesta contribución hasta el final de la vida”, aseveró Raúl Castro.

Planteó que “nada me obliga a esta decisión, pero creo fervientemente en la fuerza y el valor del ejemplo y la comprensión de mis compatriotas. Mientras viva estaré listo con el pie en el estribo para defender el socialismo”.

En cuanto a las y los nuevos dirigentes que asumen las altas responsabilidades en el partido, el gobierno y organizaciones sociales, el histórico dirigente cubano sostuvo que “tengo la satisfacción que entregamos la dirección del país a un grupo de dirigentes preparados, curtidos por décadas de trabajo desde la base y comprometidos con la ética de la Revolución y el socialismo; con mucha sensibilidad hacia el pueblo, llenos de pasión y espíritu antimperialista y veladores por la continuidad de la obra de la Revolución”.

Hitos en la Revolución

Raúl Castro leyó un discurso al participar en el 8º Congreso del PCC, donde partió señalando dos hitos trascendentales en el proceso de la Revolución Cubana.

Que el Congreso se realiza al cumplirse el 60 aniversario de la proclamación por Fidel Castro del “carácter socialista” de la Revolución Cubana, hecho producido en el acto de despedida de los caídos en los combates contra la invasión mercenaria de Playa Girón, en abril de 1961, organizada y financiada por el gobierno de Estados Unidos.

“Jamás olvidaremos los 3.478 muertos y 2.099 mutilados y personas con discapacidad víctimas de terrorismo de Estado aplicado contra nuestro país”, afirmó el Primer Secretario del Comité Central del Partido, haciendo alusión a las actividades en contra de Cuba desarrollados por Estados Unidos, terroristas de origen cubano y mercenarios.

Además, este Congreso se realiza a dos años de la proclamación de la Constitución de la República de Cuba y siglo y medio después de la primera Constitución mambisa en Guáimaro.

Raúl Castro indicó otro episodio, pero actual. La decisión de no suspender el evento partidario pese a la pandemia del Covid-19 para no atrasar análisis y decisiones. Hizo referencia al plan nacional para el enfrentamiento a la pandemia, el cual fue actualizado e incluye acciones intersectoriales y la participación de los jóvenes. Su objetivo principal es atender la salud de la población.

Expresó que “el cumplimiento de este plan ha demostrado que es posible el control de la epidemia, mediante la observancia de los protocolos establecidos, atención diferenciada a grupos vulnerables, la búsqueda activa de casos, así como el aislamiento de sospechosos y contactos, el ingreso hospitalario, tratamientos preventivos y terapéuticos, medicamentos novedosos producidos por la industria farmacéutica y biotecnológica cubana, surgida bajo la dirección personal del Comandante en Jefe”, Fidel Castro.

Los resultados alcanzados son posibles, afirmó, solo en una sociedad socialista, con un sistema de salud universal y gratuito, accesible y con profesionales competentes y comprometidos.

El líder comunista apuntó que la respuesta ante el Covid-19 se ha caracterizado por el aporte de los científicos cubanos, introducción inmediata de productos, medicamentos y protocolos para el tratamiento de los pacientes, al tiempo que se trabaja en cinco candidatos vacunales que podrían inmunizar a todos los cubanos y ayudar a otras naciones. “Esto hace que crezca cada día más mi admiración por Fidel”, gestor de todo un sector científico y de biotecnología.

Economía y el sector privado

Raúl Castro expresó  que el desarrollo de la economía y la batalla ideológica es el principal objetivo en Cuba y expresó que pese al bloqueo la economía en los últimos cinco años ha demostrado resistencia, que ha permitido el desarrollo de la Salud Pública, sin renunciar al desarrollo previsto.

No obstante, reconoció que persisten efectos negativos como excesos de burocracia y deficiente control de los recursos, lo que causa corrupción. “No han dejado de estar presentes problemas estructurales del modelo económico que no proporcionan incentivos para el trabajo y la innovación”.

El Primer Secretario del Partido dijo que se impone mayor dinamismo al proceso de implementación de los lineamientos, autonomía y descentralización de las instancias intermedias y de bases del sistema empresarial. “Se requiere consolidar el proceso inversionista, sin espacio para la chapucería y la improvisación, la eficiencia en el sector estatal en las esferas que determinan el desarrollo del país, al tiempo que se flexibilizan e institucionalizan las formas de gestión no estatal”, sostuvo.

Recientemente, continuó, se amplió el alcance del trabajo por cuenta propia, “acogida con beneplácito por la población, pero fue criticada por los que sueñan con la privatización masiva sobre los principales medios de producción”.

Advirtió: “Se ha demandado el ejercicio privado de algunas profesiones, mientras que a las demás no se le permite. Parecería que el afán de egoísmo inicia el proceso del desmontaje del socialismo, por ese camino se destruirían los sistemas de salud y educación, gratuitos y de acceso universal”.

El General de Ejército se refirió a que “el afán de mayores ingresos pareciera que provoca en algunos el aliento para desear un proceso de privatización que barrería los cimientos y las esencias de la sociedad socialista construida a lo largo de más de seis décadas. Mientras otros, esperando hacer estallar el principio socialista del monopolio del Estado sobre el comercio exterior, vienen reclamando que se autorice la importación comercial privada, con el ánimo de establecer un sistema no estatal del comercio exterior”.

“Estas son cuestiones que no pueden prestarse a la ingenuidad de los cuadros de dirección y los militantes del Partido. Hay límites que no podemos rebasar porque las consecuencias serían irreversibles y conducirían a errores estratégicos y a la destrucción misma del socialismo y, por ello, de la soberanía e independencia nacional”, alertó.

Declaró: “No puede olvidarse jamás que el dominio de los medios fundamentales de producción es la base de nuestro socialismo y es por ello imprescindible el buen desarrollo de la empresa estatal, por tanto, tiene que haber un estremecimiento desde arriba hasta abajo de estas, que destierren el conformismo. Hay que modificar viejos y malos hábitos y desarrollar rasgos emprendedores en los cuadros de dirección de los establecimientos, que cada día funcionen con más autonomía, persiguiendo mayores producciones”.

Todo esto, recalcó, se dice fácil, “lo difícil, pero no imposible, es materializar, es consolidar el cambio, es cimentar un verdadero giro en la mentalidad, en aras de defender la producción nacional, en especial la de alimentos”.

También exhortó: “Necesitamos cada día organizar la economía con métodos menos administrativos, y un uso eficiente de los recursos materiales y financieros. Estos son los propósitos para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la Covid-19 y la crisis económica”.

Las decisiones de la economía no pueden afectar los ideales de justicia e igualdad y mucho menos la equidad. La unidad del pueblo con su Partido, que siempre defenderá que en Cuba jamás se aplicarán terapias de choques de las capas más humildes de la población y, por tanto, nadie quedará desamparado.

Además, afirmó que el sistema empresarial estatal tiene el especial reto de afianzar su posición como la forma de gestión dominante en la economía. Esta es una condición imprescindible para el sostenimiento de la sociedad socialista, por ello es ineludible provocar un estremecimiento de las estructuras empresariales, desde arriba hacia abajo y viceversa; el destierre definitivo de la ineficiencia, el conformismo y la falta de iniciativas.

Hay que modificar los viejos y malos hábitos, y desarrollar rasgos emprendedores y proactivos en los cuadros de dirección de nuestras empresas y establecimientos, que cada día funcionarán con mayor autonomía, consiguiendo producciones superiores y más eficiencia.

Economía y paternalismo

En su discurso ante el Octavo Congreso del PCC, Raúl Castro analizó el tema de la conceptualización del modelo económico social, aprobada en el VII Congreso, en el marco de los trabajos previos se ratificaron sus principales postulados y se introdujeron cambios en correspondencia con la Constitución para tener mayor coherencia, los cuales se debatirán en las comisiones.

Raúl comentó que luego de más de una década de estudio y trabajo se comenzó a aplicar la Tarea Ordenamiento, “la cual no constituye una solución mágica de la economía, pero permitirá ordenar y transparentar los diferentes actores e insertar el amor al trabajo”.

Recalcó que “hay que borrar la dañina noción surgida bajo el paternalismo, donde Cuba es el único país donde se puede vivir sin trabajar. El nivel de vida de los cubanos deberá estar marcado por los ingresos legales que recibe y no por subsidios y gratuidades indebidas”.

Los meses transcurridos desde el 1ro de enero demuestran la complejidad de este proceso, jamás visto en el proceso de la Revolución, “no por gusto nos tomó tanto tiempo implementarlo, con la participación de especialistas, economistas, académicos y la experiencia de China y Vietnam, salvando las diferencias”.

“La unificación monetaria y la reforma de pensiones y salarios han puesto de manifiesto deficiencias por la falta de capacitación, falta de exigencia y control institucional de los cuadros, lo que conllevó al establecimiento de precios excesivos en servicios públicos como el gas, el agua, la electricidad y comedores obreros. También hubo inconformidades con la reforma salarial y sistemas de pago”, indicó.

Todo esto, argumentó, ha demandado un intenso trabajo del Partido y el Gobierno para enmendar y corregir lo que se aparte del camino trazado. “La Tarea Ordenamiento deberá continuar su aplicación hasta concluir con la misma, para obtener los resultados económicos y productivos para alcanzar un socialismo próspero y sostenible”.

La “autoridad moral” del partido

El artículo cinco de la Constitución de la República consagra al PCC como fuerza dirigente de la sociedad y el Estado. “Por tanto, el texto constitucional supone una enorme responsabilidad para todos, pues la autoridad moral del partido único parte de la ejemplaridad en el cumplimiento del deber,  como elevadas cualidades éticas e ideológicas y su vínculo con las masas”.

En esa línea, Raúl Castro dijo que “el partido debe concentrarse en sus obligaciones y no debe inmiscuirse en lo que no le corresponde, como asuntos del Estado o de las instituciones del gobierno. Esta idea quedó aprobada en la Conferencia Nacional al abordarse el asunto de los métodos y estilos de trabajo de la organización partidista con el propósito de evitar la suplantación de las funciones del estado y del gobierno sin dejar de conducir las decisiones en beneficio de la población”.

Raúl refirió que el PCC queda definido en los estatutos como continuador del partido fundado por Martí, y heredero del primer Partido Comunista de Baliño y Mella; y es fruto de la unificación de las tres organizaciones surgidas tras el triunfo de la Revolución.

“El partido único siempre está en el foco de las campañas enemigas para impulsar la sacrosanta democracia burguesa y aplicar la política de divide y vencerás. La unidad ha sido nuestra arma fundamental para enfrentar las amenazas. Esta unidad debe cuidarse con celo y jamás debe aceptarse la división: ese sería el primer paso para destruir el socialismo y la independencia nacional”.

Si tenemos un solo partido, subrayó, debe promoverse en su funcionamiento la más amplia democracia y un intercambio permanente y sincero de pensamiento, “no siempre coincidente; que exprese el vínculo con la masa trabajadora y la población en pos de aumentar la participación. Se ha incrementado el intercambio con la Unión de Jóvenes Comunistas para fortalecer la labor política ideológica”.

Las organizaciones de masas

En otro momento de su intervención al dar lectura el informe central, Raúl enfatizó que se mantiene la batalla contra prejuicios y todo tipo de discriminación. En este sentido dijo que se actualizó la política de atención a instituciones religiosas y organizaciones fraternales que se integran en la vida nacional.

“En cuanto a las organizaciones de masas hemos llegado a la conclusión de que debemos revitalizar su accionar en todas las esferas de la sociedad y actualizar su funcionamiento en correspondencia con los tiempos que vivimos. Es necesario rescatar el trabajo en la base en defensa de la Revolución. Hay que elevar la combatividad e intransigencia revolucionaria”.

Señaló que continúa el apoyo del Partido a la Federación de Mujeres Cubanas, en la defensa de los derechos de las féminas y en contra de la violencia, y acotó que se impulsarán acciones contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

“El Consejo de Estado aprobó la comisión que redactará el anteproyecto del Código de las Familias, en lo que ya se trabaja”, resaltó.

La prensa, las nuevas tecnologías y el trabajo ideológico

El hasta ahora Primer Secretario del PCC dijo que aunque la labor ideológica es una de las acciones principales del Partido no está satisfecho con lo logrado. “Aunque nuestros medios de prensa mantienen su apego a la verdad y el rechazo a la mentira todavía hay triunfalismo, estridencia y superficialidad. Algunos trabajos que, más que esclarecer, tienden a confundir: la inmediatez no debe estar reñida con la objetividad”.

Continuó explicando que se ha redoblado el programa de subversión contra la nación para desmontar el modelo de desarrollo y mostrar la restauración capitalista como única alternativa.

“La política norteamericana pone especial atención en grupos como jóvenes, mujeres, artistas, deportistas y en temas como la identidad de género, animales y medio ambiente para desconocer las instituciones existentes”.

Subrayó, además, que no han dejado de financiar los medios desde el exterior, para generar contenidos ideológicos que llaman abiertamente a derrocar la Revolución y exhortan a desarrollar manifestaciones en espacios públicos, así como actos de violencia contra agentes del orden. “No debemos olvidar que EE.UU. creó un grupo de trabajo en internet para Cuba, para promover acciones en las redes sociales y otros espacios digitales”.

“No debe existir espacio para la ingenuidad a estas alturas ni entusiasmo desmedido por las nuevas tecnologías sin asegurar la seguridad informática. La mentira y las noticias falsas ya no tienen límites, ponen a  Cuba como una sociedad moribunda y que no tiene solución, para promover el estallido social.

“La contrarrevolución interna carece de liderazgo y estructura organizada y concentra su activismo en las redes sociales. Las calles, los parques y las plazas serán de los revolucionarios. ¡Jamás negaremos el derecho a los revolucionarios a defender su Revolución!”.

Estas circunstancias, prosiguió, demandan una transformación en el terreno ideológico y especificó que en materia de política de cuadros se ha trabajo en los acuerdos del Congreso del Partido, al tiempo que se ha avanzado en la concepción en materia organizativa y los cargos decisorios y un incremento de jóvenes, mujeres, negros y mulatos, sobre la base de méritos personales.

Advertencias, errores y reforzamiento en política de cuadros

Raúl Castro criticó que persisten debilidades en la política de cuadros, hecho que se aprecia en el formalismo y en no pocos cuadros que se consideran imprescindibles y no forman reserva. Además, hay falta de capacidad para movilizar a los colectivos, débil trabajo hacia los subordinados y existe insuficiente cultura comunicacional para motivar, comprender, participar y debatir con los trabajadores.

Incluso, añadió, se detectan casos en los que se promueven personas a cargos de dirección sin haberse comprobado su capacidad para ejercerlo. También hay una débil intencionalidad para mejorar la composición de la cantera de cuadros, en cuanto a mujeres, negros y mulatos.

El Primer Secretario del Partido señaló que perdura la práctica de mantener segundos jefes que no tienen las características para ser promovidos y puntualizó que no puede admitirse la promoción de compañeros a cuadros superiores que no hayan pasado el servicio militar.

“En esta esfera contamos con el valioso ejemplo, que significa la solicitud del Minrex desde el 2002 de que todos los estudiantes del Isri, de ambos sexos, previo a su ingreso cumplan el servicio en la brigada de la frontera frente a la ilegal base naval de Guantánamo.

“A la luz de la tendencia a la disminución de jóvenes que arriban a la edad reglamentaria al servicio militar, la experiencia del Isri debería estudiarse para generalizarla en la Educación Superior”.

Recordó que el Presidente de la República (Miguel Díaz-Canel) cumplió su servicio militar en unidades de defensa antiaérea tras graduarse de ingeniero electrónico en la UCLV. “Según me comentó, ese periodo le fue de mucha utilidad en su formación de cuadro revolucionario”.

Por su carácter estratégico, este proceso necesita un constante perfeccionamiento que asegure la promoción de cuadros que se caractericen por su compromiso con la Revolución, modestia, liderazgo y firmes convicciones contra el elitismo, la autosuficiencia y ambiciones.

“La política de cuadros del PCC deberá asegurar dirigentes con capacidad de diálogo con las masas, siendo resolutivos y con elevada responsabilidad, disciplina y control, haciendo uso de la dirección colectiva para la solución de los problemas”.

Los continuos efectos del bloqueo y la relación con EU

El dirigentes cubano valoró que los últimos cinco años han sido un reto a partir de la política impulsada por los Estados Unidos, aunque “las acciones de la administración de Trump también impactaron en todo el mundo”.

“A pesar del derecho internacional, promovió nuevas acciones para endurecer el bloqueo. Esto afecta la economía nacional, en muchos casos los gobiernos no pueden hacer cumplir sus prerrogativas nacionales para políticas en sus territorios porque muchas veces las empresas se subyugan a Washington. Este fenómeno se expresa en el sector financiero”.

Ese bloqueo, comentó, hubiese destruido cualquier economía, incluso la de los países más desarrollados. “Solo nuestro sistema socialista y nuestra unidad en torno al Partido, pudo permitir a una nación subdesarrollada como la nuestra evitar el colapso y avanzar en su desarrollo. La política contra Cuba desatada por el Gobierno anterior de los EE.UU. se reforzó durante la pandemia, evidenciándose la despiadada naturaleza del imperialismo”.

A esto se suma, añadió, “la campaña de que el bloqueo es mentira y que no es un escollo para nuestro desarrollo, una falsedad que se extiende en los medios internacionales y las redes sociales”.

Raúl mencionó que entre las primeras acciones para reforzar el bloqueo estuvo la creación de una lista de entidades cubanas, que incluyó a 231 unidades de comercio y del sistema de abastecimiento de la economía, todas las instalaciones hoteleras y varias instituciones del sector financiero.

“El gobierno de los EE.UU. justifica esa acción diciendo que son empresas del sector de la defensa y la seguridad, acusándolas de sostener la represión en Cuba y Venezuela. Nuestro pueblo reconoce que esas acciones son contra entidades exitosas. El objetivo de esta medida es extender el cerco económico para someter al sistema empresarial y estrangular el país”.

En cuanto a la “extraordinaria tarea para enfrentar la Covid-19”, Raúl comentó que ha sido preciso asegurar medios para los hospitales. “El costo hubiese sido menos oneroso si no tuviésemos que acudir a mercados lejanos; la persecución financiera adquirió una verdadera cacería contra las transacciones cubanas, contra los servicios que importamos y el cobro de lo que exportamos”.

“Para castigar a Cuba y a los cubanos que viven dentro y fuera (Trump) cortó casi todas las posibilidades de remesar dinero al país. Estas realidades están representadas en el abastecimiento del consumo de la población y son causa de las dificultades de la industria nacional para contar a tiempo con los insumos necesarios para la población, como las medicinas y productos de la industria alimentaria”.

Señaló, además, que el reforzamiento del bloqueo complica el cumplimiento de los compromisos internacionales. A pesar de nuestro esfuerzo para pagarlos, se implementaron medidas para restringir los viajes a Cuba como por vía aérea y marítima, que provocó un impacto en el sector no estatal de la economía y en el nivel de vida de la población: no es fortuito sino un propósito deliberado de castigar al pueblo cubano.

Una de las acciones más significativas, por grado de crueldad, es el empeño de abril de 2019 para imposibilitar a Cuba los suministros de combustibles, aplicando métodos de la guerra no convencional para impedir que lleguen esos suministros. “Hemos transitado por períodos de mucha tensión y si los efectos no han sido mayores es por la capacidad de resistencia de nuestro pueblo”.

Otro ejemplo es la inmoral campaña contra la cooperación médica internacional que presta Cuba. “Nuestra trayectoria no tiene comparación en el mundo, es un esfuerzo de constancia de los principios morales en los que se edifica la sociedad. Compartimos lo que tenemos y no lo que nos sobra. Es un empeño solidario que se mantendrá a pesar de las campañas”.

La agresiva conducta del anterior gobierno evidencia que cualquier cambio en las relaciones pasan por la eliminación del bloqueo. “No nos ilusionamos que es algo sencillo sino que pasa por la política sensata del gobierno norteamericano. Podemos tener una relación civilizada y respetuosa con nuestros vecinos, podemos establecer relaciones de cooperación y mutuo beneficio”.

Raúl ratificó el deseo de desarrollar un diálogo respetuoso y un nuevo tipo de relaciones con EE.UU., “sin que se pretenda que para lograrlo tengamos que renunciar al socialismo; desde la defensa de nuestros ideales y en el ejercicio de la política exterior comprometida con las causas justas”.

Al propio tiempo,” tenemos que asumir las enseñanzas de la historia de proteger el derecho soberano de existir por la cuales se sacrificaron tantas generaciones de cubanos”.

“Advertimos que la región de América Latina y el Caribe estaba bajo la influencia de la derecha”

“Hace hoy exactamente cinco años advertimos que la región de América Latina y el Caribe estaba bajo la influencia de la derecha contra los gobiernos progresistas. Esa contraofensiva se fortaleció cuando la política de Estados Unidos cayó en manos siniestras con pretensiones intervencionistas y de la derecha cubanoamericana con amplia trayectoria terrorista y corrupta”.

El Primer Secretario del Partido recalcó que el gobierno de Estados Unidos lanzó en 2018 una política contra Venezuela, Nicaragua y Cuba para derrocar estos gobiernos. Esto nos recuerda que las ambiciones de dominación no son un lejano y oscuro pasado, sino que son temas vigentes de los círculos de poder en la política de EE.UU.

“Se reforzó el papel de la OEA. Se trató de sabotear a la Celac y se destruyó Unasur. El neoliberalismo volvió a demostrar su incapacidad para responder a los problemas sociales de la región y, como consecuencia, hay manifestaciones de inestabilidad social”.

En este período las fuerzas progresistas fueron sometidas a hostigamientos judiciales, dijo Raúl y reiteró la solidaridad del pueblo cubano con Venezuela y su único y legítimo presidente, Nicolás Maduro, así como con la Nicaragua sandinista.

También, agregó, Cuba saluda a Luis Arce, presidente de Bolivia; observa con esperanza, respeto y solidaridad los procesos en México y Argentina en su esfuerzo de revertir políticas neoliberales, al tiempo que apoya y celebra los intentos de integración latinoamericana.

Reiteró igualmente el apoyo para recuperar la soberanía de Argentina sobre las islas Malvinas y la solidaridad con Lula da Silva, así como expresó la decisión de seguir defendiendo los legítimos derechos de las naciones caribeñas en su reclamo de compensaciones por el esclavismo. “El Caribe siempre podrá contar con Cuba. Nos solidarizamos con Haití, y el apoyo a la independencia de Puerto Rico”.

Vínculos con África, Asia y Europa

Dijo además que en estos cinco años se consolidaron las relaciones con los partidos y gobiernos de China, Vietnam, Laos y Corea; “países socialistas asiáticos a los que nos une una amistad histórica”. “También se han fortalecido las relaciones con Rusia, país con el que compartimos muchas visiones en la arena internacional y que ha reiterado su rechazo al bloqueo. Hemos avanzado en los vínculos con la Unión Europea, a partir de los diálogos políticos”.

Destacó que Cuba mantiene colaboración con los países de África, con los que tenemos vínculos históricos. “Agradecemos la posición de la Unión Africana en contra del bloqueo. Compartimos nuestro apoyo al pueblo palestino y al pueblo saharaui”.

Más adelante señaló que el escenario descrito ratifica la importancia de la defensa. “La concepción estratégica de guerra de todo el pueblo mantiene plena vigencia. Esta doctrina supone la permanente atención y fortalecimiento de la capacidad combativa y la preparación de jefes a los diferentes niveles. Consideramos necesario, en cuanto la COVID-19 lo permita, realizar los días de la defensa, despojándolos de cualquier formalismo y fanfarrias, por su utilidad para la población. La invulnerabilidad militar se logra con su perfeccionamiento”, acotó.

Las labores de las FAR y el MININT

Raúl Castro valoró que las Fuerzas Armadas continuaron la preparación, modernización de la técnica militar, la preparación del teatro de operaciones militares y el enfrentamiento a las situaciones excepcionales. “La Unión de Industrias Militares ha permitido la modernización del armamento y técnica militar y asumido la fabricación de piezas de repuesto y artículos de amplia demanda para la población”.

A su vez, los combatientes del Minint continuaron el fortalecimiento del enfrentamiento a la actividad enemiga, la corrupción y las indisciplinas sociales. “En los últimos cinco años este organismo alcanza un nivel superior de organización, y es meritorio reconocer la labor del vicealmirante Gandarilla Bermejo, recientemente fallecido”.

El Primer Secretario del Partido en su informe consideró oportuno el aporte del Minint y las FAR en la producción de alimentos, lo que ha permitido el autoabastecimiento de sus unidades.

 

Deja una respuesta