Desde la mañana de este lunes se iniciaron reuniones respecto a mover o no los comicios. No hay acuerdo inicial entre los distintos sectores políticos. Por lo demás, se viene una discusión técnica y política con varios factores a resolver, lo que prevé indicaciones a la reforma planteada por La Moneda, que necesita 2/3 de los votos para tener luz verde. Medidas sanitarias preventivas, un elemento prioritario. La responsabilidad del gobierno en haber llegado a este escenario.

Equipo “El Siglo”. Valparaíso. 29/03/2021. Existe el proyecto del gobierno para mover las elecciones del 10 y 11 de abril al 15 y 16 de mayo. Pero es una reforma que debe discutir y aprobar el Parlamento. En teoría, puede ser rechazada la iniciativa del Ejecutivo. Y si se aprueba, puede ser con indicaciones insospechadas.

El primer factor que hay que considerar, es que tanto en el oficialismo como en la oposición hay votos en contra a aplazar las elecciones. El segundo factor, es que de aprobarse se quieren precisar puntos que el proyecto de La Moneda no contempló claramente o del todo, como qué pasará con las campañas, el financiamiento, la franja electoral, el periodo de mandato de los alcaldes. Un tercer elemento son los apoyos a los municipios, sobre todo financieros, para esos dos días en mayo y otras medidas que se propusieron como gratuidad en el transporte, horarios por edades, promoción formal de medidas sanitarias.

Todo en medio de críticas al gobierno como responsable de haber llegado a esta situación al no enfrentar de manera eficaz la pandemia del Covid-19, sobre todo desde finales del año pasado, levantando muchas restricciones, dando los permisos de vacaciones, relajando medidas de prevención, promoviendo y concretando en regreso a clases presenciales, abriendo gimnasios, incentivando actividades empresariales, no fiscalizando la movilidad y confiando excesivamente en el plan de vacunación.

La discusión que se iniciará en el Parlamento será, a todas luces, política y técnica. Habrá una tensión, empezando por la posibilidad al menos teórica de que se rechace el proyecto con lo cual las elecciones se harían en abril, pero sobre todo por las indicaciones y medidas en torno del aplazamiento para mayo. Y será enredosa por los distintos factores a considerar, con la presencia que se espera de un permanente cuestionamiento al gobierno y porque todo apunta a que, como pocas veces, habrá posturas que coincidirán entre legisladores del oficialismo y la oposición.

Al cierre de esta nota en lunes por la mañana, se esperaban reuniones de varios partidos políticos y de bancadas parlamentarias, a ver si se adoptaban posturas unificadoras en cada espacio, porque hay colectividades donde hay división en cuanto a qué hacer en este escenario. También se efectuaban tratativas entre diferentes partidos y bancadas, tanto en el oficialismo como la oposición.

En La Moneda desde esta mañana se lanzaba una ofensiva en el Congreso destinada a convencer a la mayoría de diputados y senadores de votar a favor del proyecto del Ejecutivo y conseguir el atraso de los comicios (gobernadores, convencionales, alcaldes, concejales), aún introduciendo indicaciones. Los ministros de Interior y Secretaria General de la Presidencia tiene un rol determinante en conversaciones, negociaciones y acuerdos. Para las 13:00 horas de este día el Presidente Sebastián Piñera había convocado a un consejo de gabinete para tratar el tema del proyecto para modificar la fecha de las elecciones.

Era difícil prever cómo vendrá la votación. Algunos legisladores y comentaristas políticos hablaron de que están los votos porque habría una mayoría oficialista y opositora a favor de modificar el calendario electoral, sobre todo en base a las condiciones sanitarias y atendiendo la postura de la comunidad médica y de expertos de Covid en cuanto a aplazar las elecciones. Pero también se dijo que en la oposición habría mayoría en cuanto a mantener la fecha, a lo que se sumarían parlamentarios de derecha. Se requiere de 2/3 para aprobar la reforma enviada por La Moneda al Congreso.

Un elemento señalado por varios dirigentes políticos es que, como sea, el gobierno refuerce las medidas preventivas en torno a la pandemia, fortalezca las condiciones en el sector salud, eleve las fiscalizaciones y medidas de confinamiento, y no siga abriendo espacios como el dar garantías a sectores empresariales o relajar las condiciones sanitarias. Además, se sostiene que para el aplazamiento de los comicios deben existir medidas precisas y explícitas de corte sanitario, con el financiamiento necesario y el compromiso del gobierno en ello, lo que incluye el respaldo a los municipios. Junto a eso, sectores de la oposición insistieron en que deben ampliarse los apoyos sociales a la población con medidas concretas del gobierno a sectores pobres y de clase media.

 

Deja una respuesta