En los últimos años el déficit habitacional venía experimentando un aumento significativo, a raíz del aumento del precio de las viviendas, así como del valor de los arriendos. La Pandemia agravó este cuadro. El MINVU ha ignorado este proceso, cuando no lo ha reprimido, como ocurrió días atrás, con el desalojo de unas 700 familias instaladas en las faldas del Cerro de Renca.

Miguel Lawner. Arquitecto. Premio Nacional de Arquitectura. 27/03/2021. La Fundación Techo-Chile y la Fundación Vivienda (FV), acaban de dar a conocer un estudio relativo al aumento alarmante experimentado por el número de campamentos a lo largo de todo el país, lo cual confirma un agravamiento de la crisis habitacional que enfrenta nuestro país.

El estudio señala que: “A la fecha de levantamiento de los datos, nuestros registros consideran la existencia de 81.643 familias que habitan 969 campamentos a lo largo de Chile. Si consideramos que el Catastro MINVU 2019 reportaba 47.050 familias en 802 campamentos, encontramos un aumento de un 73,52% en la cantidad de familias, y de un 20,32% en el número de asentamientos”, dice el informe de Techo Chile y FV.

En los últimos años el déficit habitacional venía experimentando un aumento significativo, a raíz del aumento del precio de las viviendas, así como del valor de los arriendos. La Pandemia agravó este cuadro. Decenas de miles de trabajadores fueron arrojados a la cesantía y otro tanto ocurrió con miles de familias chilenas e inmigrantes, que viven del sustento diario. Los magros apoyos financieros ofrecidos por el gobierno han terminado por empujarlos a buscar refugio en alguno de los campamentos existentes o a sumarse a una toma de terreno.

Hasta ahora, el MINVU ha ignorado este proceso, cuando no lo ha reprimido, como ocurrió días atrás, con el desalojo de unas 700 familias instaladas en las faldas del Cerro de Renca o la amenaza, en el mismo sentido, que pende sobre el campamento Laguna Verde de Iquique, establecido en el lugar hace 20 años.

La Agrupación de Arquitectas y Arquitectos por un Chile Digno, le ha hecho presente esta situación, tanto al Consejo Nacional de Desarrollo Urbano como la Subsecretario del MINVU. Más aún, le hemos recordado que el Estado de Excepción de Catástrofe que estamos viviendo hace ya más de un año, les otorga facultades para realizar obras de inmediato, obviando los trámites que rigen en tiempos normales. Hemos recordado que la actual emergencia sanitaria recomienda el frecuente lavado de manos. Sin embargo,   no se ha ejecutado obra alguna.

También hemos insistido en la necesidad de crear una institucionalidad descentralizada para enfrentar este cuadro dramático, por vía de la creación de Sociedades Mixtas integradas por los SERVIU y las Municipalidades, con participación de representantes de campamentos y asentamientos precarios, a fin de planificar las soluciones de urgencia, mediano y largo plazo No se ha dado un solo paso en este sentido.

El MINVU carece de una política realista en esta materia. Rehusa la radicación de tantos campamentos existentes hace ya muchos años, establecidos dentro de las zonas urbanas, que reclaman su radicación definitiva y la dotación, al menos, de los servicios de agua potable, alcantarillado, luz y corrientes débiles, dejando a los propios pobladores, la autoconstrucción de sus viviendas, en lo posible con la debida asesoría técnica.

Esta es una línea de acción antagónica con los intereses mercantiles que dominan las políticas del MINVU, al desconocer el anhelo de las familias establecidas en campamentos, de transformarse en un asentamiento normal por vía de su propio esfuerzo.

Tanto el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, como el propio Ministro de la Vivienda, han anunciado recientemente políticas dirigidas al cierre o mejoramiento de los campamentos diseminados por todo Chile. Confiamos que estas declaraciones sean una realidad, para bien de decenas de miles de nuestros compatriotas empujados a vivir en pleno Siglo XXI, en condiciones incompatibles con nuestro nivel de desarrollo.

 

Deja una respuesta