Desalojo de terrenos en Renca y aumento de nuevas tomas, volvió a colocar en escena un tema y drama que afecta a millones de chilenas y chilenos. Hay 802 campamentos a lo largo del país donde se ubican más de 47 mil hogares en zonas de riesgo. Hay 2 millones 200 mil personas sin techo. 

Equipo El Siglo. Santiago. 19/03/2021. En Chile hay más de 2 millones de personas sin casa. Existen 47 mil hogares en zonas de riesgo. La dramática condición deficitaria de viviendas llevó en los últimos años al aumento constante de tomas y en el país hay al menos 802 campamentos, extendidos por varias regiones, donde viven decenas de miles de chilenas y chilenos.

La llegada de contingentes de Fuerzas Especiales de Carabineros a terrenos ocupados por familias en Renca, fue otra imagen reiterada de este déficit social en Chile. Gente pobre, sin acceso a vivienda, sometida a una acción represiva mediante la cual se le privó, cuando menos, de tener un lugar donde levantar una precaria armazón que le sirva de hogar, aunque sea altamente vulnerable. Trescientas cincuenta personas fueron sacadas del lugar con carros lanza agua y la acción de Carabineros. La mayoría de ellos sin tener donde ir, convirtiéndose en allegados y buscando refugio en otros campamentos.

La orden de desalojo se hizo desde la Intendencia Metropolitana y desde el gobierno, paradójicamente, se reiteró que la solución de vivienda no pasa por la tomas y los campamentos. Desde el Ministerio de Vivienda y Urbanismo se dijo que se espera eliminar cien campamentos en el período inmediato.

Claudio Castro, alcalde de Renca, expresó que “hay una cuestión muy profunda tiene que ver con un fenómeno que se instala en nuestro país que habla de más de 80 mil familias que están en situación de necesidad urgente de viviendas”. Planteó que en el municipio la falta de vivienda es “una historia que se va repitiendo”.

Según datos oficiales, aumentó en dos mil y tres mil el número de familias que arman campamentos y enfrentan la falta de un hogar. En 2011 eran 27 mil familias, y en 2019, 47 mil familias. Un 85% de familias que van a vivir a campamentos, provienen de una pésima condición como arrendatarios o de allegados. En tanto, una encuesta CASEN, estableció que un 6,5% de las viviendas presentan algún grado de hacinamiento.

La gente en campamentos se enfrentan a la falta de agua, de luz, de combustible para comer, condiciones higiénicas deplorables, se presentan afectaciones por las lluvias y el frío en invierno y las altas temperaturas en este época, no tienen alcantarillado, ni calles y veredas pavimentadas, Según un estudio del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, un 22% de viviendas en los campamentos no cuenta con sistema de agua potable (MINVU, 2019), por lo que esta debe ser acarreada hasta sus hogares, lo que hace casi imposible mantener la cuarentena.

Además, hay que considerar las situaciones socioeconómicas de esas familias, muchas de ellas en los rangos del desempleo, la falta de ingresos o sueldos bajísimos, sin previsión adecuada, sin acceso a educación y salud, con niños y adultos mayores sin los cuidados necesarios. Claro que en muchos campamentos se instalan ollas comunes, brigadas de salud, grupos de cuidadores o cuidadoras, brigadas de atención a la niñez, se realizan talleres culturales y de capacitación y hay organización colectiva para enfrentar diversas necesidades.

En menos de una década, en todo el territorio nacional se instalaron al menos 145 campamentos nuevos, sumados a los 657 ya existentes al 2011. Hay que considerar que entre 2019 y 2020 se produjeron muchas tomas.

El 72.6% (583) de estos asentamientos irregulares se encuentra en zonas urbanas de varias regiones. Un 20.9% en área rurales y un 6.4% en “zonas mixtas”.

Formalmente se dice que solo 60 campamentos están en “zonas de riesgo” ante, por ejemplo, incendios e inundaciones, pero la realidad apunta a que casi todos tienen esa condición. El peligro, considerando datos oficiales, asecha a unos 4 mil hogares precarios, lo que significa miles de personas en riesgo de muerte, lesiones y pérdida de su modesto lugar de habitación.

(El Siglo es Soberanía Informativa. Información para el Conocimiento. En esa línea, entrega algunas notas en formato de lectura digital y breve para el mejor acceso a ciertas informaciones)

 

Deja una respuesta