Llegaron a Guatemala donde fueron reprimidos y esperan seguir a México para de ahí pasar a Estados Unidos con la esperanza que con la llegada a la presidencia de esa nación de Joe Biden, este miércoles, hayan condiciones para ser recibidos.

Agencias. 18/01/2021. Continúa la caravana de migrantes hondureños compuesta por entre seis mil y nueve mil personas que pretende avanzar hacia Estados Unidos (EU), con la esperanza que con la llegada a la presidencia de esa nación de Joe Biden, este miércoles, hayan condiciones para ser recibidos.

En las últimas 24 horas ingresaron a Guatemala en su viaje desde Honduras rumbo a Estados Unidos huyendo de la pobreza y la violencia. Se encontraron con una barrera de cientos de policías que les impidió el paso y hubo registros de represión.

Imágenes de video compartidas por el gobierno de Guatemala mostraron a cientos de migrantes, muchos sin cubrebocas, presionando contra un muro de las fuerzas de seguridad, que usaban palos para repeler la oleada de personas. Muchos resultaron heridos.

Las fuerzas de seguridad dispararon gas lacrimógeno y utilizaron una granada aturdidora para dispersar a la multitud, confirmó un fotógrafo de la agencia de noticias Reuters.

La orden de los uniformados fue evitar el paso ante el riesgo de contagios de Covid-19, de acuerdo con lo que dispuso el presidente Alejandro Giammattei al autorizar el uso de la fuerza para contener el éxodo.

En todo caso, un funcionario del equipo de transición de Biden aconsejó a los migrantes no dirigirse a Estados Unidos. “Superar los desafíos creados por las políticas caóticas y crueles de los últimos cuatro años, y los presentados por Covid-19, llevará tiempo”, admitió el funcionario, quien prefirió mantener su nombre en reserva, y agregó: “el viaje a Estados Unidos sigue siendo extraordinariamente peligroso”.

Los migrantes estaban cercados, al inicio de este lunes, en una carretera del poblado de Vado Hondo, en el departamento de Chiquimula, frontera con Honduras. Según cifras oficiales, hasta este lugar llegaron al menos 6 mil de las 9 mil personas que se estima ingresaron a Guatemala.

Tras cruzar por la fuerza el punto fronterizo Florido, miles de migrantes empezaron a concentrarse por la tarde del sábado en un retén militar en Vado Hondo, donde primero les pidieron documentos y una prueba negativa a Covid-19 en medio de forcejeos, que en la noche escalaron a choques.

Por lo pronto, al menos 21 de los migrantes de la caravana dieron positivo a la prueba de Covid-19, y ya fueron trasladados a los centros de bienestar respiratorio cercanos, indicó anoche el ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, publicó en su portal Prensa Libre.

El cruce hacia Vado Hondo, en el kilómetro 177 de la carretera al Atlántico, se llenó de migrantes hondureños que se toparon con un cordón del ejército.

Dos grupos que suman en total unos 6 mil migrantes y que pernoctaron en la zona, se unieron ayer temprano para tratar de atravesar la barricada de más de 3 mil policías y soldados, pero fueron repelidos, informó la autoridad migratoria guatemalteca.

A lo largo de la jornada algunas mujeres rezaron en voz alta frente al muro militar que los frenó, implorando “ayuda divina” para continuar la travesía, mientras por momentos los ánimos se caldearon y los migrantes parecían prepararse para nuevos intentos de pasar.

Entre viernes y sábado Guatemala envió de regreso a mil 383 migrantes, entre ellos 192 niños, que ingresaron desde Honduras, dio a conocer la autoridad migratoria.

Si esta caravana logra recorrer 450 o 664 kilómetros por Guatemala, según el trayecto que elijan, intentará entrar por el paso fronterizo de Tecún Umán (en la zona suroeste) a México, que ya blindó su frontera.

 

Deja una respuesta