Respondió 60 preguntas de 774 periodistas. Covid-19 y la vacuna, Joe Biden, la economía rusa, entre los temas.

Rusia Today. Moscú. 17/12/2020. El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha ofrecido este jueves 17 de diciembre su gran rueda de prensa anual.

Durante el evento el mandatario ha abordado una amplia variedad de cuestiones, desde problemas globales, como la pandemia de coronavirus, y temas de política mundial hasta asuntos internos rusos.

Sobre la pandemia de coronavirus

El jefe de Estado ruso comenzó la conferencia comentando la situación del Covid-19. “Este año ha tenido sus ventajas y sus desventajas. Ha estado relacionado con un problema que todos tenemos presente: la pandemia de coronavirus. Es un problema mundial”, declaró Putin, agregando que Rusia enfrentó este desafío “con dignidad” y “en parte mejor” que otros países.

En este sentido, el mandatario recordó que ningún sistema de salud en el mundo estaba listo para la pandemia, pero subrayó que la medicina rusa resultó “más efectiva” que la de otros países. Asimismo, Putin afirmó que aún no se ha vacunado contra el coronavirus pero lo hará “tan pronto como sea posible”.

Sobre la economía

En cuanto a la economía, la caída del PIB de Rusia es del 3,6 %, menos que en las naciones líderes de Europa y Estados Unidos, señaló el presidente. Entre tanto, las reservas internacionales de Rusia alcanzaron los 587.700 millones de dólares, lo que crea las condiciones para un “buen desarrollo macroeconómico”.

Putin señaló que, a pesar de su dependencia de los ingresos del petróleo y el gas, Rusia “está empezando a dejar la aguja del petróleo”. “El 70 % del presupuesto ruso ya no se forma a expensas de los ingresos del petróleo y el gas. Esto significa que, no en su totalidad, pero estamos empezando a dejar la llamada aguja del petróleo y el gas”, señaló.

Sobre el caso Navalny 

Putin también comentó el caso del opositor ruso Alexéi Navalny, incluidas algunas publicaciones mediáticas sobre el tema. “Eso no es una investigación, sino la legalización de materiales de los servicios especiales estadounidenses”, declaró el mandatario, quien destacó que Navalny cuenta con el apoyo de servicios de inteligencia extranjeros.

De ser así, los servicios especiales rusos realmente “deberían vigilar” a Navalny, “pero eso no significa que haya que envenenarlo”, aseguró el mandatario. “Si realmente quisieran hacerlo, probablemente lo hubieran llevado hasta el final”, enfatizó Putin, quien recordó que él mismo autorizó el transporte del opositor a un hospital de Berlín cuando la esposa de Navalny se lo pidió.

Sobre el deterioro de las relaciones entre Rusia y los países occidentales

Por otra parte, Putin declaró que Rusia es “inocente y adorable” en comparación con los países occidentales. El periodista de BBC preguntó por las razones del deterioro de las relaciones entre Rusia y las naciones occidentales y quería saber si Putin ve su propia responsabilidad por esta situación o cree que Moscú es “inocente y adorable”.

“En comparación con ustedes, sí, somos inocentes y adorables porque decidimos liberar de un determinado dictado soviético a aquellos países y pueblos que querían desarrollarse por sí mismos. Hemos escuchado sus promesas de que la OTAN no se expandiría hacia el este, pero ustedes no cumplieron sus promesas”, declaró el mandatario.

Putin también recordó la retirada unilateral de EE.UU. de varios acuerdos internacionales. En particular, en 2002 Washington abandonó el Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM), en 2019 salió del Tratado sobre Misiles de Alcance Medio y Corto (INF) y en 2020 del Tratado de Cielos Abiertos.

Sobre los líderes mundiales

Putin afirmó que no se puede decir que existan socios cómodos, agradables o desagradables entre los líderes mundiales. “Todos ellos tienen como objetivo resolver los problemas que enfrentan sus países. Esta es una máxima bien conocida: no hay buenos ni malos; hay intereses nacionales. Trabajo con todos para lograr los máximos resultados para Rusia. En algún punto tenemos que hacer concesiones; en otros, insistir en nuestra posición”, dijo el mandatario.

Además, el presidente agregó que Rusia comparte intereses comunes en muchas áreas con China y señaló que tiene una relación “amistosa y de confianza” con el líder del gigante asiático, Xi Jinping. Putin también comentó sus relaciones con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, reconociendo que en ciertos temas no pueden ponerse de acuerdo. Al mismo tiempo, elogió a Erdogan como “un hombre que cumple su palabra” y que va hasta el final si ve que algo es beneficioso para su país.

Sobre Joe Biden

Vladímir Putin expresó su esperanza de que “al menos algunos” de los problemas en las relaciones entre Rusia y EE.UU. comiencen a resolverse bajo la Administración Biden.

“Partimos de la premisa de que el recién electo presidente de Estados Unidos comprenderá lo que está sucediendo, es una persona con experiencia tanto en política interna como en política exterior, y esperamos que todos los problemas que han surgido, o al menos algunos de ellos, sean resueltos bajo la nueva administración”, señaló el mandatario.

Además, Putin lamentó que las relaciones de su país con EE.UU. “son rehenes” de la política interna norteamericana. “Los ‘hackers’ rusos no ayudaron a elegir al todavía presidente de EE.UU. (Donald Trump). Son especulaciones, una excusa para dañar las relaciones entre Rusia y EE.UU. por razones internas estadounidenses. En este sentido, las relaciones entre Rusia y EE.UU. se han convertido en rehenes de la política interna de EE.UU. Creo que es malo para ellos, pero es su decisión”, aseveró.

Este año la rueda de prensa se llevó a cabo a través de videoconferencia debido a las restricciones por la pandemia de coronavirus. El evento contenía elementos de línea directa, durante la cual el mandatario respondió desde su residencia en Novo-Ogariovo no solo las preguntas de periodistas locales e internacionales, sino también las de ciudadanos rusos.

Se trató de la decimosexta edición de esta conferencia. 774 periodistas estuvieron acreditados para el evento, que fue traducido a varios idiomas, incluidos inglés, español, francés y alemán.

La conferencia duró 4 horas y 29 minutos y el presidente respondió un total de 60 preguntas.

Deja una respuesta