Se pidió al gobierno gesto de dejar en libertad a menores de edad enviados a sedes del Sename. La acción se realiza en la sede la de UAHC.

Carlos Salazar. Periodista. 02/12/2020. El Grupo de Iniciativas por la Liberación de los Presos Políticos del Estallido Social, cumplen varios días de ayuno rotativo exigiendo la liberación de sus familiares detenidos arbitrariamente por ser parte de las movilizaciones sociales del último año. La organización, con apoyo de grupos de Atacama, Punta Arenas y Europa, realizan esta protesta pacífica sin consumo de alimentos en las dependencias de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano (UAHC) para visibilizar el drama que mantiene en la cárcel, o con arresto domiciliario, a una veintena de personas procesadas bajo penas gravosas.

El vocero del colectivo, Rubén Rivas indica que el ayuno que se extenderá hasta el 10 de diciembre -Día Internacional de los DDHH- tiene como piso un gesto de buena voluntad de parte del gobierno: la liberación de los menores de edad detenidos en hogares del Sename (Servicio Nacional de Menores). “Lo mínimo que estamos pidiendo es que a los menores de edad considerados como prisioneros políticos se les cambie la medida cautelar de prisión preventiva por una menos gravosa. Esta solución política requiere presión en las calles y ser fuerte y consistente. Creemos que las asambleas populares, sindicatos y el mundo estudiantil tienen un rol importante en esta batalla por la libertad que debe expresarse de manera contundente con miras al 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos”, señala Rivas.

El rector de la UAHC que facilita las instalaciones, Álvaro Ramis, piensa que la posibilidad de conseguir un indulto general o una amnistía, exige ser cautos a la hora de negociar una medida que pueda también ser funcional a quienes sí han cometido violaciones a los derechos humanos a través de la violencia de Estado. “Es importante resguardar en estos casos para que una amnistía o un indulto general no conlleven como moneda de cambio la liberación de criminales de lesa humanidad que han sido condenados por violaciones contra los derechos humanos. Es difícil de aceptar, en este contexto, que se instale un chantaje como moneda de cambio para generar esta dinámica”, advierte.

Sobre el mismo tema, Ramis destaca la ausencia de líderes de la política, el mundo cultural y la intelectualidad en esta causa que exige ser conocida y reparada a través de una suma de esfuerzos. “Creo que los medios de comunicación deben informar esta realidad en toda su complejidad y el mundo artístico y cultural, por su parte, debe interpretarlo y reexpresarlo de acuerdo a la carga y dramatismo que conlleva el dolor de estas familias que se han visto separadas de sus seres queridos y que hoy manifiestan la necesidad de una solución”, señala.

Hasta hoy, la actividad que exige la liberación de estos presos políticos ha recibido el apoyo de artistas, agrupaciones de ciclistas e ilustradores que lanzaron un concurso de afiches alusivos. Entre otros, la payadora Isabel Mayorga y el grupo Indiamerica han visitado el lugar bajo un estricto protocolo sanitario.

Las organizaciones que conforman el colectivo Grupo de Iniciativas por la Liberación de los/as Presos/as Políticos/as del Estallido Social, son la Agrupación de Familiares de Prisioneros Políticos de La Granja, la Agrupación de Familiares de Prisioneros Políticos Santiago 1, la Agrupación de Familiares y Amigos de Prisioneros Políticos Guacoldas y la Organización de Familiares y Amigos de Prisioneros Políticos,-OFAPP.