Fue la decisión de una amplia mayoría en la Cámara Baja. Al gobierno no le gustó y, para variar, irá al TC.

Joaquín González. Periodista. Valparaíso. 24/11/2020. Era, o es, una reivindicación de los pescadores artesanales y de los sectores sociales en defensa de una riqueza natural chilena, y en contra de una explotación indiscriminada y en manos de siete familias dueñas de grandes empresas que se apropian de la pesca: que se anulara la Ley de Pesca que fue promovida por la derecha y el Presidente Sebastián Piñera en su momento, y que trajo un proceso judicial por irregularidades que comprometió a parlamentarios de la UDI y al ex ministro de Economía de la época, Pablo Longueira, por lo que al proyecto se le denominó “Ley Longueira”.

La Cámara de Diputadas y Diputados aprobó la nulidad de dicha legislación por 81 votos a favor de aquello, 46 en contra y 12 abstenciones.  Ahora la iniciativa pasa a la Comisión de Constitución y sigue su trámite, pero en definitiva está avanzando la idea de terminar con esa ley que afecta a la pesca nacional. El gobierno, molesto y defendiendo esa legislación que beneficia a corporaciones privadas, irá al Tribunal Constitucional parea revertir la decisión democráticamente tomada por la Cámara Baja.

El proyecto aprobado fue presentado el 2016 por los diputados del Partido Comunista (PC) Hugo Gutiérrez y Daniel Núñez, y en el último tiempo la nulidad la promovió permanentemente el legislador Boris Barrera, también del PC.

Gutiérrez indicó que la nulidad permite “dignificar la política por parte del Congreso” y que “hoy por primera vez  en la historia de Chile se ha empezado a generar una forma de terminar con leyes corruptas producto justamente de la delincuencia parlamentaria”. Recordó que “todos sabíamos que había una empresa que había corrompido parlamentarios, es más, el ex gerente general de Corpesca, Francisco Mujica, se encuentra condenado por soborno y esa empresa está acusada por soborno y cohecho”.

Enfatizó que esta votación deja atrás una ley que se basó en “comprar votos, comprar voluntades, comprar parlamentarios, pero eso hoy  llega a su fin con una expresión clara y categórica de la soberanía popular que se expresa en este congreso”.

El diputado Núñez destacó que “desde el año ‘90 que Chile no había hecho algo como lo que se hizo hoy día en la Cámara de Diputados”, de votar la nulidad de una ley que avergüenza por origen irregular y corrupto. Recordó que los parlamentarios de la UDI (Unión Demócrata Independiente), Jaime Orpis y Marta Isasi, fueron acusados, investigados y procesados por recibir sobornos, y beneficiar a Corpesca y las siete familias dueñas de la pesca en Chile.

“Estamos reivindicando la democracia, diciendo que en Chile la democracia está por sobre el poder del dinero y que jamás vamos a aceptar que leyes corruptas nacidas de actos de soborno sean legítimas y por eso este precedente es tan importante”, agregó Daniel Núñez.

Declaró que “habría que preguntarse también qué pasa con las leyes que nacieron de la corrupción de la empresa Soquimich, que también tienen base para poder exigir su anulación y quiero decir que este es un camino para la dignidad de Chile, es un camino democrático y que no solo estamos echando abajo la Ley Longueira, sino que estamos echando abajo la ley de Piñera y de Longueira puesto que esta ley fue hecha justamente en su primer gobierno”.

El diputado Boris Barrera, señaló que esta nulidad es un acto de justicia y ético puesto que “lo que hay detrás de esta nulidad, es que permitirá recuperar los recursos pesqueros, los recursos marítimos para todos los chilenos y chilenas que hasta ahora estaban en manos de pocas familias, además, viene a ser un acto de justicia moral que tenemos nosotros los parlamentarios para borrar de una vez por todas esa valoración que tiene la gente acerca del trabajo del Congreso por tramitar leyes corruptas como esta”.

“Cuando asumí como diputado y me integré a la Comisión de Pesca me propuse retomar este proyecto de ley y que llevaba más de cuatro años sin tramitar y para eso me reuní con pescadores artesanales y lo hice porque la carga de una ley corrupta tramitada en este Congreso no tengo por qué llevarla en mis hombros, más cuando nos dimos cuenta que era una demanda muy sentida de los pescadores artesanales”, aseveró el parlamentario.

En el marco de la votación registrada en la Cámara de Diputadas y Diputados, hubo una marcha de cientos de pescadores desde Caleta Portales hasta la sede del Congreso en Valparaíso, donde se exigía anular la Ley Longueira y que se otorgaran condiciones favorables para los trabajadores del sector en todo el país.

La Ley Longueira se aprobó en 2012, cuando Pablo Longueira era ministro de Economía, y el exministro fue investigado por el delito de cohecho consumado agravado, aunque fue sobreseído.

Sobre la maniobra del gobierno de ir al Tribunal Constitucional para que se mantenga esa ley engendrada en medio de actos corruptos, y que fue votada favorablemente por los partidos de la derecha y algunos parlamentarios de la ex Nueva Mayoría, la diputada de Convergencia Social, Gael Yeomans, declaró que “ahora van también en contra de la anulación de la Ley de Pesca. El Gobierno está decidido en violentar de forma permanente al país”.