Postulan como convencionales, María Luisa Cordero, Daniel Stingo,  la “tía Pikachu” (Giovanna Grandón), la modelo Adriana Barrientos y otros rostros televisivos.

José Luis Córdova. Periodista. 17/11/2020. La televisión es el escenario perfecto para quien quiera disfrutar de algún “minuto de fama” y tratar de incorporarse, como sea, al imaginario colectivo en nuestro país. Nadie pasa inadvertido después de permanecer algunos minutos en pantalla.

Fuera de ser reconocido en la calle, cualquier transeúnte que sea entrevistado por algún avispado “notero” tiene asegurado, después de su exposición, a ser reconocido no solo por familiares, sino también por amigos, conocidos, vecinos y colegas de trabajo.

Para bien o para mal, mantener un diálogo, hacer un comentario o simplemente relatar algún hecho del cual haya sido testigo asegura al desconocido-conocido un “meme”, “stiker” y hasta alguna crítica sagaz y oportuna a los pocos minutos de cesar su aparición en cámara.

Así las cosas, apenas asumió como ministro de Hacienda el ingeniero Ignacio Briones, mostró cierta empatía y ganó pantalla con sus bufandas coloridas y una sonrisa que no se apagaba en su rostro hasta que vino la andanada de proyectos de ley que se negó a apoyar, rechazándolo con los peores argumentos y sin proponer nada a cambio.

A estas alturas, cada vez que aparece en televisión, produce irritación, molestia sino indignación con su misma sonrisa, mirada impertérrita y nula disposición a aportar argumentos para acudir en apoyo de cientos de miles de chilenos afectados en su vida diaria por la pandemia, el desempleo y la crisis económica.

En tanto, desde el inicio de la nueva temporada del clásico programa político de los 70’, “A esta hora de improvisa” en Canal 13, surgió la prestancia de una jovial y empática abogada del Instituto Libertad y Desarrollo, Natalia González. Pese a sus opiniones reaccionarias y recalcitrantes, oponiéndose al impuesto a los súper ricos, a sendos retiros del 10% de los fondos de pensiones, a su defensa de las AFP y del gobierno, igual fue comentada con benevolencia y cierta simpatía.

Pero su minuto de fama terminó cuando en la comisión de Constitución del Senado fue presentado su nombre para integrar el Consejo para la Transparencia (CPLT), junto al también abogado Bernardo Navarrete, en reemplazo de Jorge Jaraquemada y Marcelo Drago.

Primero el senador independiente Pedro Araya cuestionó a la “rostro de la tele” al exigirle dedicación exclusiva para el cargo por el vínculo de la abogado, que es directora de Asuntos Jurídicos y Legislativos del conocido think-tank de la derecha L&D.

El senador democratacristiano Francisco Huenchumilla abordó un flanco más débil, dijo que el alto cargo en el Consejo “no puede ser un canal de transmisión para ir a defender intereses de ciertos sectores”, recordando que L&D pertenece a la Unión Demócrata Independiente (IDI) y calificó de “fanática” a la figura de la tele por sus opiniones en el programa dominical y columnas de prensa.

El senador socialista Alfonso de Urresti fue aún más allá y expresó que su postulación era incompatible con su permanencia en L&D, aunque ya se habían registrado casos similares. El propio Jorge Jaraquemada, que estuvo 10 años en el Consejo, trabajaba en la Fundación Jaime Guzmán, la actual presidenta de la entidad para la Transparencia perteneció a Chile 21 hasta su ratificación en la presidencia del Consejo. Anteriormente, la ex ministra de la Concertación, Vivianne Blanlot se desempeñó como consejera, pese a integrar el directorio de la Papelera (CMPC).

El otro postulante al cargo, Bernardo Navarrete no es “rostro” de la televisión, pero igualmente asesora a la senadora DC Ximena Rincón. En cualquier caso, mientras la sala del Senado necesitará 2/3 para insistir en la dupla González-Navarrete, Natalia deberá al menos revisar su participación en “A esta hora se improvisa” cada lunes por la noche en Canal 13. Son los costos del minuto de fama.

A propósito de lo mismo, postulan como convencionales constitucionalistas, la siquiatra María Luisa Cordero, el abogado Daniel Stingo y los inefables Pablo Longueira y Mariana Aylwin, asi como la “tía Pikachu” (Giovanna Grandón), la modelo Adriana Barrientos y otros rostros televisivos. Entre nuestros colegas se habla de Patricia Politzer, María Olivia Monckeberg y Lucía López, Julio César Rodríguez y Eduardo Fuentes, que tienen más de “un minuto de fama”.