No significa que ya no sea muy importante a nivel mundial. 

Walter Sorrentino. Vicepresidente nacional y secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Brasil (PCdoB). Brasil. 08/11/2020. Con el resultado final de las elecciones en Estados Unidos, ya proclamado, no hay que perder de vista que el país sigue polarizado, prácticamente al cincuenta por ciento, con el radicalismo. Trump prometió destrucción y nada prosperó bajo los escombros de su gobierno. Pero el “fondo” de Estados Unidos le dio casi la mitad de los votos: los grandes núcleos urbanos sin excepción son “azules”, prácticamente rodeados de condados “rojos”. Biden tuvo el 93% de los votos en Washington, el 86% en San Francisco, el 85% en Nueva York, el 83% en Nueva Orleans, el 81% en Boston y más del 60% en otras ciudades importantes.

Qué sentimiento tan poderoso es el de los votantes de Trump que desprecian la ciencia y la razón, y votan por la intolerancia general con la que lidera el gobierno, luego de más de 9.5 millones de casos de COVID-19, que ayer marcó un récord para nuevos casos en un solo día!- ¿Y 235 mil muertes por la enfermedad? Además, ¿quién estuvo involucrado en un proceso de acusación, represión criminal de manifestaciones contra el racismo, sin una perspectiva económica sólida para la reanudación?

Esta es la incomodidad de tiempo, lo que lleva a los votantes para apoyar el cambio en la trayectoria tradicional del país, interna y externamente, en los valores y la cultura, en definitiva, un poderoso anti-establecimiento sentimiento. En un lenguaje más crudo, creen que para salir de la situación actual, es necesario destruir los cimientos de la política. Por eso, una vez más en estas elecciones, los debates no convergen hacia el centro para formar una mayoría, sino un llamado a sumarse a los extremos, como grita Trump. Tanto es así que Trump legaliza sin escrúpulos el proceso, lo que incluso le llevó a cortar la transmisión de su discurso por los principales medios del país.

Ese estado de ánimo permanece. Sigue siendo porque las recurrentes crisis de gobernanza, económica y social, el antiglobalismo de Trump, son una expresión de un fenómeno más amplio. En una época de grandes avances tecnológicos potencialmente emancipatorios, ¿qué nuevo consenso ofrece la agenda del neoliberalismo senil, qué esperanzas ofrece a la gente?

Al contrario, promueve no tener en cuenta lo social, lo humano, la sociedad está atomizada. Lo que hay es la cruda lógica de acumular riqueza produciendo riqueza sin siquiera pasar por la producción, de masas de millones sin siquiera tener derecho a ser explotados por un salario. Una realidad insostenible de concentración de ingresos versus pobreza creciente, de regresión civilizatoria y retrocesos democráticos. Esta agenda está llevando la crisis al propio liberalismo político, tan fuerte en Estados Unidos, y al deterioro del país. Las elecciones, hasta cierto punto, expresan esto.

La derrota del actual presidente de Estados Unidos indica sólo un punto y coma en la ola conservadora que impulsó en el país, nacida de una cierta división de las clases hegemónicas sobre cómo mantener su dominio. Los hechos por venir mostrarán cuánto se transformará este rumbo político con la victoria de Biden, frente a los poderosos mecanismos del establishment estadounidense en sus permanentes objetivos nacional-imperiales.

Estos objetivos no cambian estructuralmente con un intercambio de gobiernos. Cambia la forma en que los persigues. Biden, por ejemplo, no tiene forma de evitar la competencia estratégica con China y por la contención militar de Rusia, incluso en el marco de la “coexistencia” dado que, si algo ya ha cambiado en el orden internacional, es la unipolaridad y el unilateralismo. La lucha agresiva por la ventaja tecnológica, la hegemonía geopolítica y el mantenimiento del fabuloso poder del dólar como moneda de reserva internacional se mantendrá firme.

Por cierto, entre paréntesis, el secretario de Defensa Mark Esper, presentó la nueva estrategia para una era de competencia de grandes potencias, basada esencialmente en fortalecer aliados y asociaciones para la competencia a largo plazo con oponentes como China y Rusia. Dice que “nuestra constelación global de aliados y socios sigue siendo una fuerza duradera que nuestros competidores y adversarios simplemente no pueden igualar”, argumentando que el mayor desafío para la seguridad nacional de Estados Unidos es la creciente agresión de Rusia y China. La estrategia presenta dos iniciativas que son la Orientación para el Desarrollo de Alianzas y Asociaciones” (GDAP) y un esfuerzo por Modernizar el comercio de defensa. El artículo es imprescindible, también porque ve un lugar claro para Brasil ( https://www.atlanticcouncil.org/blogs/new-atlanticist/defense-secretary-unveils-a-new-strategy-for-bolstering-allies-and-partnerships-in-an-era-of-great-power- competencia / ). En el mismo paréntesis, me gustaría señalar, de pasada, que la derrota de Trump traerá casi con certeza las iniciativas políticas más multimillonarias de la extrema derecha estadounidense a Brasil, que será hoy el mayor baluarte para mantener la ofensiva global.

Lo que está en juego aquí es la transición histórica de la hegemonía estadounidense desde la 2da guerra mundial, largo y tormentoso proceso de disputa entre la globalización neoliberal en crisis y la globalización progresiva, a través del multilateralismo, propuesto por China y sus socios, en disputa por la ventaja tecnológica y por vías de desarrollo acelerado como ocurre en el país hace cuatro décadas.

Pero eso no significa que la derrota de Trump ya no sea muy importante a nivel mundial. Habrá importantes impactos sobre el papel de los EE.UU. en la agenda política, cultural y geopolítica, también comercial y diplomática. La lucha contra el calentamiento global con el Acuerdo de París, un binomio competencia-cooperación, el rechazo a la guerra cultural y el “manejo” con los derechos humanos, el racismo y la homofobia volverán a estar en la agenda.

Biden ya ha declarado que la OTAN es la alianza militar más importante de la historia y que la fortalecerá. También prometió que reconstruiría el Departamento de Estado y devolvería la diplomacia al papel de principal instrumento de acción exterior. Según él, la fuerza solo debe utilizarse como último recurso y cuando se puedan definir objetivos claros.

En cuanto a Brasil, las relaciones carnales de Bolsonaro caerán, no con Estados Unidos, sino con Trump. ¿Bolsonaro negará toda su agenda internacional? ¿El tema ambiental, la Amazonía, el antiglobalismo, la agenda de valores? Parece más plausible que el completo aislamiento internacional del país, completamente inédito, se profundice, asustando aún más a Bolsonaro, sin apoyo en las relaciones bilaterales con EE.UU. en estos asuntos.

Las condiciones para la recuperación económica de Brasil dependerán de estas nuevas relaciones bajo la presidencia de Biden. Cabe considerar que la mayoría demócrata en el Congreso, en un comité para tal fin, ya envió un informe al Departamento de Comercio de Estados Unidos oponiéndose a cualquier negociación o acuerdo para incrementar las exportaciones brasileñas a Estados Unidos.

Por supuesto, siempre habrá pragmatismo de ambos lados y, probablemente, el gobierno de Bolsonaro estará aún más presionado para revisar sus parches contra China y el aislamiento del país. Este podría ser el epitafio de la cancillería de Ernesto Araújo.

En cualquier caso, debemos valorar las luchas del pueblo estadounidense, que contribuyó de manera decisiva a la victoria de Biden. Asimismo, aprovechamos las fisuras para combatir los planes agresivos de EE.UU. En el mundo, especialmente en nuestra América Latina, por la paz mundial y por el desarrollo soberano de nuestros países, manteniendo las debidas relaciones con EE. UU., pero con una estrategia propia y autónoma, sabiendo jugar, para ello, con las contradicciones actuales de la situación internacional en beneficio de nuestros pueblos.

(El Siglo es Soberanía Informativa. Información para el Conocimiento. Por ello es generador de contenidos que contribuyen al análisis, el debate, la profundización temática)