Sonia Neyra y Flora Normilla plantearon que se debe abrir espacio a la participación políticas de pueblos originarios y garantizar una representación en la Convención Constitucional.

Radio Nuevo Mundo(*). 11/2020. La Comisión de Constitución del Senado aprobó la indicación que propone 23 escaños reservados para los pueblos originarios -que luego se elevó a 24- en la Convención Constitucional, el órgano que redactará la nueva Constitución. Tras ser aprobada, ahora la iniciativa deberá ser votada en la Sala de la Cámara Alta.

Desde el mundo indígena surgieron serias críticas frente a la tardanza en la aprobación de dicha iniciativa, tratándose de un proceso que además se ha caracterizado por ser debatido en esferas técnicas del Congreso, alejadas del debate público.

Sonia Neyra Rojas, directora de la Asociación de Emprendedores y Profesionales Indígenas Leftraru, Región de Coquimbo, remarcó que el movimiento feminista logró la paridad en el órgano constituyente pero están pendientes los escaños reservados para representantes indígenas.

En entrevista, dijo que “para los pueblos la participación política es importante, y más que una solicitud o esperar que alguien nos de esa participación política para nosotros es una exigencia”.

Agregó que “en ese contexto lo primero que hay que señalar, que de espaldas al pueblo el 15 de noviembre se hizo un acuerdo y este acuerdo no contempló ni a las mujeres ni a los pueblos originarios, ni a los independientes. O sea, señalar eso como premisa. Si tú me dices cuál era la principal molestia o incomodidad de los pueblos, es que no fuimos considerados. Eso ha sido recurrente en el Estado de Chile respecto a los pueblos originarios”.

Sonia Neyra manifestó que “en ese contexto nosotros planteamos como exigencia el participar de este órgano constituyente que va a redactar la Carta Fundamental. Eso como premisa, decir también que las mujeres luchando en la calle, desde antes incluso del estallido, porque el movimiento feminista viene de muchos años. Y tenemos historias en nuestro país y en el mundo respecto a la lucha que han dado las mujeres, (y se) logró la paridad en este órgano constituyente. Sin embargo, y habiendo ingresado ambos proyectos mociones parlamentarias de reforma constitucional, en el mismo período, aún los pueblos originarios estamos a la espera de tener nuestros cupos protegidos”.

En tanto, la asesora de la Comunidad Colla, Flora Normilla, Región de Atacama, apuntó a la participación política como una de las grandes demandas de los pueblos originarios, pero más allá del órgano constituyente.

Declaró que “el tema de la pandemia ha hecho que no podamos estar presente o si no hubiéramos estado en el Congreso todos los días exigiendo un derecho que para los pueblos es nuestra participación política”.

Apuntó: “Dejar señalado que esta participación política fue discutida en el proceso constituyente anterior indígena, y en el cual nosotros los intervinientes nacionales estábamos de acuerdo con el tema de tener escaños protegidos, pero no solamente en este órgano constituyente, que en ese tiempo todavía no existían estas condiciones ni este escenario para esto. Sí diferíamos en el número en esa ocasión”.

Flora Normilla expresó que “en esta ocasión, el tema no es solamente participación política -vuelvo a reiterarlo- para el órgano constituyente. Nosotros creemos que los pueblos originarios tienen que tener cupos protegidos en el Parlamento, en los gobiernos regionales, en los municipios. Es decir, en todas aquellas instituciones donde hay toma de decisiones. Y esto, decir porque la ley que crea la CONADI, la 19.253, no logra satisfacer todas las demandas y toda la deuda histórica que tiene el Estado de Chile con los pueblos originarios. En ese contexto, creemos que la participación de los pueblos debe ser en todos los lugares de toma de decisiones porque las políticas públicas no han logrado de ninguna forma cumplir los anhelos de los pueblos originarios”.

Asimismo, Sonia Neyra sostuvo que exigen escaños reservados para los 10 pueblos originarios que hay en Chile, acorde al 12,8 por ciento de población indígena censada el 2017.

En ese sentido expresó que “creemos que no debemos ir en disputa de los cupos de chilenos y chilenas que votaron el domingo 25, por los 155 escaños ya establecidos en la reforma constitucional. Entonces creemos que debe ser súper numerarios”.

La dirigenta calificó como impresentable que la derecha pretendiera hacerlos competir con dos cupos por cuatro pueblos menores, a objeto de quitarles representatividad en función de su número de habitantes.

(*)Radio Nuevo Mundo, medio colaborativo con El Siglo.

 

Deja una respuesta