En cuarentena, recuerdo que Moisés negoció, orar dicen, nguillatu, reciprocidad, reza el mapuchezungun, para que cayeran sobre Egipto plagas y se permitiese irse a los esclavos.

Vicente Painel Seguel. Profesor e investigador mapuche. 28/10/2020. En enormes viajes de infancia, Santiago-Nueva Imperial-Santiago, recuerdo escuchar una y otra vez cantando a Nana Mouskorí “Libertad” junto a mi familia, era dictadura…recuerdo que en el casette, también estaba la canción de Missing…rememoro que me iba preguntando por Rancagua, una y otra vez ¿Cuánto falta ?…Viaje, destierro, éxodo…El Coro de los esclavos hebreos de Giussepe Verdi, se lo he mostrado a mi pequeña hija…Mas ayer, una vez más, me insistía que quería ver Moises, tan chiquita pensé, en la IX región con tanto predominio del neopentecostalismo, pero sobre todo de corrientes norteamericanas, me pone tenso la verdad, más todavía, yo ateo de nguillatu diario y “Yo te Canto”  de Elicura en el corazón, trate de distraerla…lotería con la abuela, pero no, quería ver Moisés…La hija manda.

Moisés es una serie muy vista, ha sido un éxito total, en Brasil ganó en audiencia récord a Pantanal, la adaptación de la película ha sido híper taquillera, increíble…Por suerte pensé, aparecían en una taberna trebejos y escaques egipcios y a mi hija le dieron ganas de ajedrez, lo cual me hizo “saltar en una pata”; mientras jugábamos , se venía la plaga de sapos sobre Ramsés, tremendo drama de gobernabilidad…y claro, entre los asesores y  ambiciones mucho futuro no se veía a su gobierno, por más que le rezara a los dioses…

La producción vinculada a la Iglesia “Pare de sufrir” tiene un lúdico universal, la metáfora del desierto…“teledramaturgia bíblica”…¡Papá déjate de ver tele y mueve!, me dice la hija…entonces, atino a apagar la tele y me reclama: ¡No!, ¿cómo se te ocurre?

El actor, afirma: “estudie a grandes líderes, como el Che Guevara y Marther Luther King, porque son parecidos, lideres que usan su voz y carisma para guiar a la gente…”

En cuarentena, recuerdo que Moisés negoció, orar dicen, nguillatu, reciprocidad, reza el mapuchezungun, para que cayeran sobre Egipto plagas y se permitiese irse a los esclavos. El antiguo pacto social con los que los habían convencido de venirse a trabajar estaba roto…comienza el éxodo. A mi hija le sorprende mucho, porque ya había visto en el cable  la serie, como en otros capítulos  Moisés abre el mar. Yo le mostré como según el Piam, Kalfukura, perseguido por el ejercito chileno abre y junta los cerros Conun Huenu con el Ñielol , dejando a todos las huestes chilenas atrapadas en el fango, a la postre, Kalfukura aparece en Argentina con su moneda mandante en lo que fue la Confederación de Salinas Grandes.

Los mitos decía Jorge Sorel y José Carlos Mariátegui pueden movilizar a la clase trabajadora a sacrificios que generan milagros, Nietzsche se les salía por los poros, me parece notable. Roque Dalton decía“Revisionismo. No siempre, Porque por ejemplo, en macao el opio es el opio del pueblo”; la teología de la liberación descubre en Marx, al leerlo dialécticamente, que su denuncia a la religión es su gran reivindicación en sentido original, re-ligare, “volver a unir”.

Toda doctrina, incluida las más dogmáticas, tienen su clave liberadora; ad portas del plebiscito, con un Ramsés desesperado y su “guardia pretoriana” empantanada en la decadencia moral, el pueblo debe asumir que el costo de alcanzar la tierra prometida implica un largo viaje por el desierto, la historia ha de poner muchas pruebas, y seguramente los liderazgos no lograrán ver la tierra prometida.

Da esperanza un Twitter de la Comunidad Judía denunciando la marcha del rechazo por antisemita; mejor tarde que nunca pensé, al recordar las horas de terror con la operación racista de Curacautín y Victoria de la noche del primero de Agosto en que ciertos arquetipos ensayaron las lecciones de “Colonia Dignidad”, cual “Noche de los Cristales Rotos”…Solos, nos sentimos los mapuche…la minoría étnica, los condenados de la tierra diría Fanon. Pero como en “Escucha Blanco”, Fanón indica, volver a la tierra prometida implica sufrimiento…Así, los mapuche retornan al sur, y la rebelión de Octubre vislumbra en su programa llenar de campo la ciudad, colocar al servicio la tecnología de las trasformaciones y no las trasformaciones al servicio de la tecnología… Unamuno, refiriéndose a Lenin, llega a la conclusión que la Revolución es religiosa, la religión es vital, quema diría Gabriela Mistral, la revolución es vida concluye Unamuno.

…Y es que si vuelven las pataguas al valle central, y vuelve el foye, el triwue, el pehuén, el mañío y los hualles en el sur…De copihues se llenarán los horizontes de los niños, de copihues de verdad, no de papel, de pétalo firme, rojos, blancos, rosé…Lo importante es que nuestras niñas y niños asuman que la tierra prometida no está en el cielo sino aquí, que el cielo es posible alcanzar, wenu mapu…que la propiedad es una tierra factible de reformar, porque no es propiedad, porque en realidad somos nosotros los de la tierra…porque “la tierra será el paraíso de toda la humanidad”.