Las engañosas vocerías de oficiales por joven arrojado al Mapocho. Pérez y Rozas en graves problemas. Las exigencias de la oposición. Las mentiras desde La Moneda.

 Equipo ES. 04/10/2020. La nueva acción represiva y criminal de un funcionario de Carabineros de Chile volvió a gatillar una gran indignación en contra de esa institución policial y una crisis política de envergadura. Esto tuvo una primera expresión en la decisión de bancadas parlamentarias de materializar una acusación constitucional en contra del ministro del Interior, Víctor Pérez, y una amplia y nueva demanda de renuncia o destitución del general director de Carabineros, Mario Rozas. Otro factor de enojo social se produjo con las contradicciones, engaños y confusiones de parte de altos oficiales policiales, que se sumaron a anteriores episodios de montajes y de mentiras. La decisión de la Fiscalía de decretar la detención del carabinero acusado de arrojar al río Mapocho a un joven de 16 años, indica que los uniformados persisten en prácticas criminales. La acción represiva activó aun más la protesta social y este sábado, cientos de personas coparon la Plaza de la Dignidad, realizando acciones visuales, condenando la represión de la policía uniformada y cuestionando al gobierno de Sebastián Piñera.

 Vocerías de engaño y otra vez la tesis del “contexto”

 En este nuevo episodio represivo, oficiales de alto rango de Carabineros pretendieron engañar y confundir a la opinión pública y medios de prensa. Eso incluyó hablar de “filtración” mal intencionada de imágenes y personas que mentían y ocultar la acción del carabinero que empujó al joven de 16 años al cauce del río Mapocho, desde el Puente Pío Nono. Pero no se trataba de “filtración” sino de filmaciones de la cámara de TeleSur y de otras imágenes grabadas desde celulares que fueron mostradas a la opinión pública. Los hechos demostraron que los brigadistas de salud y manifestantes que denunciaron el hecho, hablaron con la verdad.

En horas de la noche del viernes y durante el sábado, la Brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones (PDI) realizó peritajes e investigaciones y concluyó, junto a la Fiscalía Centro Norte, que el carabinero Sebastián Zamora Soto, podía ser acusado de presunto delito de homicidio frustrado. Eso ratificó los testimonios, grabaciones, denuncias y declaraciones que altos oficiales quisieron desconocer y desvirtuar.

Un protagonista en eso fue el teniente coronel Rodrigo Soto, quien habló con mucha energía para señalar que “quiero recalcar muy fuertemente sobre un video, imágenes que andan por las redes sociales, donde dicen que supuestamente Carabineros habría arrojado a un menor de edad al lecho del río Mapocho. Quiero desmentir rotundamente este tipo de situación, por ningún motivo Carabineros arrojó a esta persona al lecho del río”.

Luego, en tono de denuncia, el teniente coronel afirmó que “Carabineros desmiente este tipo de situación, ya basta de mentirle a las personas que dicen cosas de Carabineros que jamás ha cometido y eso nos causa mucho dolor”. El funcionario, por cierto, es oficial de Fuerzas Especiales, dotación a la que pertenece el uniformado detenido, y grupo policial metido en cientos de querellas y denuncias por actos represivos y criminales en distintos puntos del país. Luego enfatizó: “Carabineros jamás va a querer agredir a una persona, Carabineros jamás va a querer hacer una cosa así tan grave, como lanzar a una persona la lecho de un río”.

Transcurrieron un par de horas y dentro del alto mando de la institución policial comenzaron a revisar las evidencias y las filmaciones, y entró la preocupación. El teniente coronel Rodrigo Soto tuvo que salir a retractarse, pero lo hizo de manera confusa. “Lo que Carabineros desmintió y vuelve a desmentir absolutamente es que se haya tomado de los pies a esta persona o que haya sido botado al río por un chorro del carro lanza aguas, como lo inventaron testigos en redes sociales”. Luego, entró en las conocidas tesis comunicacionales de Carabineros destinadas a relativizar o exculparse de acciones criminales: “Este lamentable accidente se produjo en un contexto intenso de detención de personas que causaban desórdenes, y que ahora la Fiscalía deberá evaluar con todos los antecedentes a su disposición”. El alto oficial remarcó su intención de justificar el acto delictivo: “Los hechos ocurrieron en un contexto de un procedimiento con incidentes y el carabinero que aparece en el video está claramente identificado”.

Posteriormente, y de acuerdo a trascendidos, producto de reuniones en el alto mando que habrían incluido al general director de Carabineros, Mario Rozas, se determinó que saliera a hablar el Jefe de Zona Santiago Oeste, general Enrique Monrás, en la misma línea justificadora y de relativización. “Para mí el funcionario intentó detenerlo (al joven), pero la persona pierde el equilibrio y cae. Si es empujado o cae solo, se va a determinar en la investigación. Ahí se va a ver si el carabinero lo empujo o se cayó”.

Luego, Monrás en el mismo punto de prensa declaró que “la imagen que nosotros tenemos a través de las cámaras de la Municipalidad de Santiago es que, en el contexto que yo le señalo, el escuadrón va en desplazamiento, corriendo y uno de los carabineros intenta detener a este joven en la proximidad de la baranda, pierde el equilibrio y cae”.

En esa instalación comunicacional, el general manifestó que “lo que nosotros hemos señalado es que esto ocurre en un procedimiento de control de orden público cuando los carabineros estaban siendo agredidos, cuando se intentó detener con trabajo de personal de Infantería, con trabajo de equipos mecanizados, y lamentablemente esto sucedió en una fracción de segundo cuando, aparentemente, el carabinero intenta detener a este joven y cae por la baranda del puente”.

Como ocurrió con Carabineros en muchos episodios pasados, el general Enrique Monrás no reconoció el acto represivo ni la mala acción del funcionario policial. “No creo que fue un error. Yo creo que es un hecho que lamentamos, es un joven, el carabinero también es un joven, esto ocurrió en una fracción de segundo”.

Como sea, la investigación de la PDI y las primeras conclusiones de la fiscal de Alta Complejidad Ximena Chong, apuntaron a que se podría tipificar el delito de homicidio frustrado y a que hubo una actuación inadecuada del carabinero Sebastián Zamora.

Durante el sábado, Carabineros reprimió severamente a unas cien personas que se manifestaron en los alrededor de la Clínica Santa María para expresar su solidaridad con el joven herido y su condena al actuar de la policía uniformada.

Otro caso similar

No es la primera vez que ocurre un hecho como este y donde están involucrados carabineros, específicamente de Fuerzas Especiales. Hay testimonios de jóvenes que dicen haber sido empujados o arrojados al río Mapocho durante manifestaciones.

Es el caso de Pablo Marín, un hombre de 38 años, quien en febrero de este año fue víctima de un episodio similar al ocurrido este viernes. Indicó que “hace ocho meses, cuando me tiraron al Mapocho, decidí presentar la denuncia para que hubiera constancia y no volviera a pasar una cosa semejante. Lo terrible es que volvió a pasar. La diferencia es que esta vez lo vio todo el mundo”, expresó Marín.

Luego, en relación al nuevo caso, confesó que “cuando vi el video me puse a llorar, otra vez la misma pesadilla. A mí me tiraron en ese mismo lugar. Si caigo de cabeza muero altiro. Me quebraron las dos piernas. Quedé cojo, con muletas para todos lados. Tengo la columna resentida y un chichón para siempre. Quedé mal, me cuesta la vida ahora. Todo por culpa de los pacos”.

En cuanto a esa situación, no hubo investigación, menos procesamiento, esclarecimiento del hecho y mucho menos alguna sanción para los uniformados responsable de la acción criminal.

Ministro del Interior a defender

Como es habitual, el ministro del Interior, Víctor Pérez, quien por lo demás mantiene estrechas relaciones personales con actuales generales de Carabineros y con otros en retiro, salió a defender y reivindicar a la policía uniformada, indicando que cumplen su deber de preservar el orden público sin el cual no hay democracia.

Pese a las imágenes y testimonios difundidos, Pérez no quiso adelantar opinión o calificar el hecho, algo bien distinto a cuando hay situaciones de vandalismo o desórdenes donde sin pruebas a la mano, no se demora en hablar de violentistas y extremistas al referirse a quienes de movilizan.

Fueron motivo de comentarios en algunos programas radiales de este sábado, en medios de comunicación alternativos y en redes sociales, las aseveraciones reiteradas del Ministro del Interior, quien al comentar el procedimiento que terminó con el joven en el cauce del río Mapocho, habló de que “en este procedimiento policial se usaron protocolos absolutamente distintos, nuevos”. ¿Podría significar que los nuevos procedimientos permitirían situaciones como empujar a manifestantes para que caigan al río u otro tipo der agresiones de ese tipo?

Ante una pregunta explícita de una periodista, Víctor Pérez se negó a responder por qué Carabineros no socorrió al constatar que el joven había caído al río y estaba inconsciente y riesgo de su vida porque estaba de en medio de un cauce de río con peligro de ahogarse.

Esa actitud también fue denunciada en su momento por la hermana de Fabiola Campillay, quien al recibir en pleno rostro una bomba lacrimógena y quedar gravemente herida, no recibió auxilio del personal policial, que salió corriendo del lugar.

Pérez y Bellolio mintieron

Además, el ministro del Interior, al igual que el vocero de La Moneda, dijeron que se habían contactado con la familia del joven agredido y que pusieron a su disposición todo el apoyo que se entrega en estas circunstancias. Ambos ministros quisieron expresar ante la opinión pública que estaban preocupados por el muchacho.

Pero la madre del joven, Daisy Alvear, dijo que era mentira lo expresado por Víctor Pérez y Jaime Bellolio, que no se habían contactado con la familia. “Mentira, el gobierno miente. Nadie del gobierno se ha comunicado conmigo”, dijo la madre del joven hospitalizado con fracturas y TEC cerrado.

En una conferencia de prensa, el Ministro del Interior dijo que se habían contactado con la familia del joven y que ofrecieron el apoyo que hay en estos casos, y el vocero puso en Twitter: “…Tomamos contacto con la familia del joven y le hemos garantizado todo el apoyo necesario y que los hechos serán esclarecidos”.

Crisis política y acusaciones graves

De nueva cuenta, un suceso represivo y criminal protagonizado por Carabineros, generó una crisis política donde hay cuestionamientos severos hacia el Presidente Sebastián Piñera, el ministro del Interior, Víctor Pérez, y el general director de Carabineros, Mario Rozas.

A Piñera se le volvió a pedir que saque de su cargo a Rozas, a quien se sitúa como principal responsable institucional de hechos delictivos y criminales protagonizados por la policía uniformada sobre todo el último año, contra quien se presentaron querellas y quien afirmó que los funcionarios de su institución no cometieron errores durante la represión a manifestantes. El mandatario sigue con oídos sordos ante eso.

Pérez podría enfrentar relativamente en poco tiempo una acusación constitucional por el episodio de este fin de semana, y tendría que asumir su responsabilidad política e institucional por los actos desmedidos de parte de Carabineros.

Rozas está en el tapete como responsable directo de sus funcionarios. Desde distintos sectores de la sociedad se exige su renuncia, que dé un paso al lado, y envíe una señal al país respecto a asumir responsabilidades y bajar la tensión.

Prácticamente toda la oposición exigió de una vez la salida de Mario Rozas, se planteó la acusación constitucional en contra del titular de Interior, se le exigió al Presidente asumir su responsabilidad y muchos congresistas indicaron que no votarán a favor de otorgar el presupuesto 2021 a la policía uniformada.

Así, nuevamente Carabineros mete al gobierno en un gran lío político donde un centro de debate y acusaciones tiene que ver con la violación de derechos humanos donde se continúa acusando a la administración de Piñera de no promoverlos, ni respetarlos. Con el impacto internacional de por medio; de hecho, en la prensa de muchos países estuvo la noticia del joven arrojado al río.

Desde la Bancada Parlamentaria del Partido Comunista se expresó que lo ocurrido se suma a las “generalizadas violaciones a los derechos humanos, cometidas por funcionarios del Estado desde el 18 de octubre de 2019, como parte de una política deliberada del Gobierno para dañar a los manifestantes”. Se hizo ver que “ante ello, exigimos la salida inmediata del General Director de Carabineros Mario Rozas. De no ocurrir aquello, nos sumaremos a la oposición y no aprobaremos el presupuesto institucional”.

Se anunció que “presentaremos una acusación constitucional en contra del Ministro del Interior Víctor Perez por su responsabilidad política en estos graves hechos que, nuevamente, sitúan a Chile como un país donde se atropellan los derechos humanos”. Además, se indicó que “nos sumamos a la querella que presentará el diputado Hugo Gutiérrez por el delito de homicidio frustrado en contra de quienes aparezcan como responsable”s.

Los senadores de la oposición emitieron un comunicado donde señalaron que “es fundamental que el Ministro del Interior y Seguridad Pública y la mismísima institución de Carabineros de Chile establezcan y comprometan sanciones claras, responsables y consistentes ante tan criminal e irresponsable actuar”. También se indicó que “la ciudadanía y el país no entenderían que como senadoras y senadores de oposición aprobemos el Presupuesto 2021 de Carabineros de Chile, sin que conozcamos una salida concreta, certera y que resuelva las graves vulneraciones de Derechos Humanos de la que hemos sido testigos desde Octubre a la fecha”.

Los parlamentarios de oposición hicieron ver que no se trata ya de casos aislados de este tipo de represión, sino que se van repitiendo constantemente. Ante eso, sostuvieron que se “reoriente su actuar (de Carabineros) hacia un respeto irrestricto de los Derechos Humanos y la dignidad de las personas”. Las y los senadores plantearon, junto a otras muchas voces salidas este fin de semana, que no puede esperar la reestructuración o reforma de Carabineros de Chile, marco en el que algunos llegaron a sostener que debería asumir el mando un civil. Hay que “comprometer una reforma estructural a la institución de Carabineros de Chile, a través de una real modernización y modificación de sus bases curriculares en los procesos formativos…que se tomen medidas concretas en un problema estructural y no de un solo carabinero”, apuntaron los integrantes de la Cámara Alta.

“Hay un quiebre profundo entre la institución de Carabineros de Chile y la sociedad chilena y ese quiebre tiene un responsable y se llama general Rozas. Bajo su mandato se han vulnerado y violado derechos humanos de manifestantes en nuestro país, desde el estallido social hasta la fecha, y la represión brutal ejercida hacia los manifestantes en la plaza de la dignidad en el día de hoy, que terminó con un joven menor de edad lanzado al río Mapocho, ratifica lo anterior. Por lo tanto, exigimos su renuncia”, se dijo desde la Bancada Parlamentaria del Partido Por la Democracia.

En una declaración pública, el Partido Socialista hizo ver que “la continuidad del general director de Carabineros, Mario Rozas, resulta insostenible, tal como lo venimos planteando desde hace meses. Exigimos su renuncia inmediata, el total esclarecimiento de los hechos y un pronunciamiento claro del ministro del Interior, Víctor Pérez, quien hasta la fecha sigue avalando conductas inaceptables de la institución que está bajo su dependencia”.

Convergencia Social emitió un comunicado donde se afirmó: “Exigimos la salida del general director de Carabineros, Mario Rozas, como responsable de las cientos de violaciones a los DD.HH. cometidas en lo que va de su mandato y que en su mayoría han quedado impunes. De la misma manera, exigimos la salida del ministro del Interior, Víctor Pérez, cuyo rol es controlar que el accionar de las Fuerzas de Orden y Seguridad se ajusten al Estado de Derecho y al control civil, pero lamentablemente ha demostrado su incapacidad para enfrentar la crisis de esta institución”.

En una carta dirigida por el Partido Dignidad al Presidente Piñera se expresó que “escenas de violencia extrema como esa nos traen a la memoria los más oscuros momentos del año 1973 y también actos similares ocurridos hasta hace unos meses a raíz del estallido social de octubre”. El texto añadió que “los comunicados de carabineros indican que la entidad policial busca eludir su responsabilidad bajo el argumento de que habría sido un accidente, que no hubo voluntad de empujarlo y que fue un hecho sucedido en un contexto de manifestaciones no autorizadas. Son las mismas explicaciones que se han venido escuchando desde el inicio de las manifestaciones del 18 de octubre, e incluso antes en relación con los sucesos de violencia y falsas versiones policiales en La Araucanía. Las violaciones a los derechos humanos por parte de Carabineros han sido gravísimas y constantes”.

Desde el Partido Dignidad también se pidió la destitución o renuncia del general director de Carabineros y del titular de Interior, y además se instó al mandatario a “detener esta escalada de violencia que su gobierno ha estado sistemáticamente impulsando”.

Otra violación a los derechos humanos

Carabineros de Chile, sólo desde el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) tiene encima más de dos mil querellas por episodios delictivos y de violación a los derechos huamnos, pero hay más de nueve mil denuncias provenientes de diversos organismos de la sociedad civil y de derechos humanos en todo el país. Muchos de ellos por provocar amputaciones oculares con casos de pérdida total de la vista y muerte de trabajadores por golpizas.

Ahora se suma este caso del joven arrojado al río Mapocho. El director del IMDH, Sergio Micco, indicó que “hemos llegado a la conclusión que ayer se cometieron dos delitos”, en relación al caso de represión el joven en el Puente Pío Nono. En la misma línea de la Fiscalía, sostuvo que se trata del delito de homicidio frustrado y la omisión de socorro por parte de Carabineros.

En tono preocupante, Micco declaró: “Nos preguntamos cuántas tragedias más, como la de anoche, es necesario que ocurran en Chile para que de una vez por todas se produzca la reforma integral y profunda de la institución”, en referencia a Carabineros de Chile.

Asimismo, la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, anunció una querella criminal por el delito de homicidio frustrado en contra del funcionario policial que empujó al joven al cauce del río.

Expresó que “además hemos hecho la querella por aquel delito que dice relación con el retardo a la negativa a la protección, que también se observa en las imágenes en relación a la nula atención de los funcionarios policiales la víctima”.

El Programa de Psicología Social de Memoria de la Universidad de Chile emitió un comunicado donde se señaló que lo ocurrido este viernes “no constituye algo aislado”. Se apuntó que “se trata de una política de Estado, que persigue y castiga la disidencia política a través del uso de la violencia represiva”. Se llamó a asumir las responsabilidades penales y políticas y se emplazó al gobierno y fuerzas políticas a “mostrar la firme voluntad de terminar con la impunidad” ante tantos hechos de violaciones a los derechos humanos.