Informe de la iniciativa liderada por la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Concepción.

Equipo ES. 01/10/2020. “A nivel nacional, vemos un deterioro en la evolución de la pandemia de COVID-19 en la última semana. Todo el país muestra esta semana el indicador de transmisión del virus (R) en rojo, color que sugiere la necesidad de reforzar medidas de control. También vemos un aumento en el número diario de casos promedio semanal por cada 100.000 habitantes”.

Así lo indicó la octava versión del Informe Icovid Chile que realizan, coordinadas, las universidades Católica, de Chile y Concepción, y que apunta a mostrar la realidad coyuntural que se está presentando con la pandemia del nuevo coronavirus. El saldo señala preocupación por lo que se sigue presentando a lo largo y ancho del país y que, en un aspecto esencial, apunta a que Chile continúa en un cuadro sensible, pese a que aumentan los desconfinamientos y pasos de “normalización”.

En particular, se apuntó que “la principal preocupación actual es la región de Magallanes, que muestra indicadores preocupantes y por sobre el resto del país en varias dimensiones. Magallanes muestra una carga de enfermedad de 102 casos nuevos diarios en promedio semanal por cada 100.000 habitantes. La carga es además probablemente mayor que la detectada, ya que esta región muestra una tasa de positividad de tests PCR muy alta, en torno al 30% promedio en la última semana (la positividad es crítica para valores sobre 10%).

Siguiendo con el panorama regional, “preocupa también la epidemia en las regiones de Atacama, Coquimbo y Biobío, que mantienen una alta carga de enfermedad. Y vemos cambios de tendencia preocupantes en La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos, que podrían resultar en un aumento de la epidemia en esa zona del país, si no se toman precauciones y refuerzan medidas de control del virus”.

En el contexto de un deterioro en la evolución de la pandemia, el informe indicó que “en términos de capacidad hospitalaria, son preocupantes los casos de Antofagasta, O’Higgins y Biobío, cuyo uso de camas UCI ha estado entre 80% y 90% manteniendo un indicador de transmisión promedio sobre 1 y una carga sobre 10 casos nuevos por cada 100.000 habitantes”.

Se enfatizó que “esto indica que la demanda de camas UCI podría mantenerse o incluso aumentar, pudiendo requerir traslado de pacientes a otras regiones”.

El Informe Icovid Chile abordó el tema que fue origen de amplios debates y que todavía genera incertidumbres. “Es importante notar que la celebración de fiestas patrias puede haber generado cambios en el comportamiento de las personas, como por ejemplo, que muchas personas hayan esperado al lunes 21 para hacerse un test diagnóstico. Eso puede haber afectado algunos indicadores presentados en este informe, por lo que el próximoreporte permitiría corroborar estas tendencias emergentes”.

El texto señaló también: “A nivel nacional, el indicador de transmisión (R) ha mostrado un aumento significativo, determinado fuertemente por los valores de la mayor parte de las regiones a excepción de Tarapacá, La Araucanía, Aysén y Magallanes que han mantenido sus promedios relativamente constantes durante las últimas dos semanas. Todas las regiones tienen este indicador en rojo tanto considerando el promedio semanal como el último día registrado (26 de septiembre). Considerando el promedio semanal, las regiones con indicadores de transmisión más alto son Los Ríos (1,52), Los Lagos (1,42), Antofagasta (1,15), Biobío (1,12), La Araucanía (1,11) y Coquimbo (1,11)”.

Asimismo se apuntó que “el valor promedio a nivel nacional se mantiene en torno al 6-7% durante la semana, siguiendo la tendencia observada desde mediados de agosto. Faltando aún un esfuerzo adicional para alcanzar el umbral amarillo (5%). La mayoría de las regiones ha visto una mejora sustantiva en este indicador desde fines de junio, y es importante mantener el esfuerzo”.