No habían pasado tres horas de la acción de arte electoral cuando un contingente de carabineros se apostó en cinco vehículos y otro de efectivos militares con equipos de montaña.

Yani Aguilar Paulsen. Periodista. Arica. 01/10/2020. El domingo pasado en Arica, 18 personas se quisieron juntar de manera natural a realizar un mural en un cerro de la punta norte de la ciudad con la opción Apruebo del Plebiscito del 25 de octubre. Llegaron al sitio elegido, unos primeros, otros después, a eso de las 9 y media de la mañana y comenzaron a hacer el trazado, cubriendo un área aproximada de dos hectáreas. Era un puñado de hombres y mujeres, entre los que había algunos padres con niños, que con chusca se dieron la tarea de tizar “Apruebo” en una ladera del cerro.

No habían pasado tres horas de estar en esta acción de arte electoral cuando al mediodía un contingente de carabineros se apostó en cinco vehículos policiales, otro de efectivos militares con equipos de montaña, en un Jeep Hammer, para reconvenir al grupo de personas de estar infringiendo la cuarentena, que Arica ya lleva por más de 2 meses. Les pidieron sus identificaciones, y hasta ahí no más llegó el mural que no pudo ser terminado y del que a la distancia se alcanza a leer las letras APRUE…

Los vecinos del sector de Avenida Capitán Avalos, a la altura de Amador Neghme, que captaron la escena con sus celulares, y seguían atentos el trazado del cerro, como buena práctica ancestral originada en la tradición indígena y prehistórica que identifica al norte chileno, llegaron a pensar que se podía tratar de una redada de narcotraficantes por el volumen de efectivos presentes. Pero no, era una detención de las personas del rayado.

Los detuvieron a todos y todas atendiendo que ninguno portaba su permiso de desplazamiento temporal que se obtiene en Carabineros, porque no existe una categoría asimilable a campaña electoral. Fueron llevados a la 3era Comisaría Chinchorro, les realizaron el control de identidad y antes de ser liberados, quedaron apercibidos por el Art. 318 del Código Penal por infringir las reglas higiénicas o de salubridad “en tiempo de catástrofe, epidemia o contagio”. Posiblemente deberán pagar una multa de al menos 1 UTM cada uno, es decir, cincuenta mil trescientos pesos, que en período de pandemia y dado los altos niveles de cesantía de la Región es una cifra considerable para cualquier persona.

Curioso, pero justo un día después el gobierno anuncia la creación de un permiso especial para realizar propaganda en comunas que están aún en cuarentena. Sorpre nde con la medida, la que es adoptada a 20 días de que culmine el periodo de campaña electoral.

Ya van corrido seis semanas de campaña y el ministro del Interior y Seguridad Pública, Víctor Pérez, viene a anunciar -en un punto de prensa en La Moneda tras reunirse con los presidentes de los partidos-, que se va a autorizar por vía de una resolución administrativa de la Subsecretaría del Interior, un permiso especial para realizar propaganda en comunas que están aún en cuarentena.

Además de improvisado, el permiso viene con letra chica, es decir, contiene restricciones que hacen dudar de su efectividad; de hecho, la Subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, precisó que se trata de un “permiso muy acotado”, que solo está dirigido a las directivas de los partidos, al encargado electoral y administrador electoral. Si bien lo podrán usar las organizaciones sociales de la sociedad civil, serán solo a aquellas que están inscritas en el Servicio Electoral (Servel) para participar en las campañas del plebiscito. Y son apenas 112, según el registro consignado en la página web del servicio, 71% de las cuales tienen su marco de acción en la Región Metropolitana, quedando sub representadas las restantes regiones de país.

Ese número de inscritos bien pudo haber sido mucho mayor, pero el proceso para hacer conocida la norma fue bastante breve, de apenas 4 días: el 26 de agosto se publicó en el D.O., la ley que reformó la Constitución Política para nuevas reglas de financiamiento, transparencia y de propaganda electoral para Plebiscito de octubre, luego de que el Congreso despachara la ley a toda carrera. Al día siguiente, el 27 de agosto, el Servel publicó la Resolución N°0366 instruyendo la forma de registro de las Organizaciones de la Sociedad Civil. Y el  31 de agosto se cerró el plazo de inscripción, y así muchas organizaciones quedaron fuera, sobre todo a nivel regional, porque muy posiblemente no se enteraron siquiera de la existencia de esta nueva disposición.

Esta es la razón por la que un vecino o vecina, en un barrio cualquiera de una región cualquiera no puede, es decir, le está prohibido, salir a difundir su opción electoral y más si es que vive en una comuna con cuarentena. Entonces, pese a esta nueva autorización presentada por el gobierno, igual se ha condicionado a una multa económica severa el derecho a expresión a ciudadanos y ciudadanas que espontáneamente quisieran expresar su elección, como lo han venido haciendo desde el estallido social del 18 de octubre del año pasado. Ellos solo podrían hacerlo a través de los comandos de los partidos políticos, parlamentarios independientes y/o de las organizaciones de la sociedad civil siempre que estén inscritas.

 

Deja una respuesta