Y es que la democracia de ellos, es sólo un cascaron roto, del cual se escurrieron la yema y la clara, la esencia vital del bien común.

Dolores Cautivo Ahumada

Periodista

Arica. 25/09/2020. José Miguel Insulza, muy suelto de cuerpo y balanceándose sobre sus Lorcas y sus Ripoll, dice que el abanderado de la derecha, la ex joven promesa de Chacarillas, el ferviente admirador del dictador, el investigado por caso Penta, SQM, el Alcalde de la comuna más rica de Chile, Joaquín Lavín, tiene un probado compromiso con la democracia a diferencia del Alcalde de Recoleta Daniel Jadue del que cabría dudar de sus credenciales democráticas por ser comunista.

No deja de tener razón. La medalla oropelada de SU “democracia” luce mejor en el pecho del candidato autoproclamado pinochetista, bacheletista socialdemócrata neoliberal.

Y es que la “democracia” de los Inzulza y de los Lavín, es sólo un cascaron roto, del cual se escurrieron la yema y la clara, la esencia vital del bien común. Una “democracia” que nació amarrada y amordazada, cuando la gente puso los muertos, los Lavines la Revolución Silenciosa y los Inzulza el mantel de la mesa donde se negoció el voto a cambio de que nada cambiara y se acuñó una transición que nunca transitó a ningún lugar distinto a su origen injusto y desigual.

A las elites les gustó el sillón, les acomodó la injusticia, le encontraron sentido a la tajada: profundizaron las privatizaciones, entregaron a los privados el cobre que no entregó ni la dictadura, dieron manga ancha a las AFP para que estrujaran a la gente hasta la asfixia, subieron sus sueldos reguleques y mesquinearon la chaucha al sueldo mínimo. Se codearon con los Ponce Lerou y los descubrieron “demócratas” a su modo.

Y vino el 2006 y el 2011, pero el elástico aún daba un poco más y en octubre no supieron por qué de pronto ardían las calles, de donde venía toda esa molestia, se miraban unos a otros intentando explicar que aunque el 99% de los chilenos y chilenas percibiera que el chancho está mal pelado esto era una real y plena “democracia”.

En la “democracia” que inventaron ustedes, los Lavines y los Inzulzas, se mueren nuestras madres y nuestros hijos porque los bingos no llegan a tiempo para comprar un medicamento. Y déjeme decirle, frente a situaciones como esta Daniel Jadue el alcalde de Recoleta, no se fue a dormir pensando que no era su problema ni sus atribuciones, con mucho menos poder que usted fue y resolvió y le dio a su gente la posibilidad de sanar y de vivir, reversando en un espacio acotado el modelo que ha empobrecido a Chile y a las capas medias. Probablemente la Farmacia Popular sea el ejercicio más democrático que se ha hecho en Chile en los últimos años, porque se hizo pensando en todos y no en lucrar. Jadue puede no ser del gusto de todos pero fue capaz de ponerse en los zapatos de cualquiera de nosotros y eso se agradece, porque eso sí es bien común y eso si es Democracia.

Hay que sacarse los lentes de los noventa y de los dos mil, el elástico se cortó, ya no queda hilo en la carretilla.

La democracia que hoy soñamos es una en la que seamos todos constructores y parte.

Esa democracia no necesita de sus credenciales, con o sin su venia Chile la va a empezar a construir este 25 de octubre. Y por esa democracia Sí, yo apruebo.