Evade Escazú y la justicia ambiental.

 Santiago. 25/09/2020. Las comisiones ambientales de los partidos políticos de oposición, lamentamos la negativa del gobierno de Sebastián Piñera de firmar el Acuerdo de Escazú, o Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, que buscaba dar protección a los activistas ambientales, asegurar el acceso a la información y participación ciudadana en decisiones que afectan al medio ambiente.

Las explicaciones del Canciller son vergonzosas, ninguna plausible, cuando los abusos, e incluso los crímenes, vinculados a defensores y defensoras ambientales son un problema que ha ido creciendo en Chile y América Latina, la región más peligrosa del mundo para ser activista ambiental, donde 212 personas fueron asesinadas el año 2019. Lo que realmente hace el gobierno es mantener los privilegios de los poderes económicos que sin contrapeso impactan negativamente en la naturaleza y en la vida de las comunidades. No se puede proteger la naturaleza y el medio ambiente sin garantías de respeto a los derechos de las personas.

Chile ha faltado a su compromiso con nuestros países vecinos y fallado con el deber de proteger los derechos de las y los ciudadanos chilenos. Los partidos firmantes nos comprometemos con Chile y América Latina a continuar haciendo esfuerzos para que Escazú sea ratificado y logre entrar en vigencia.

El Ejecutivo busca excusar con “argumentos técnicos” la toma de una decisión política. Lo que queda claro con la negativa a firmar Escazú es que este gobierno está incómodo con la participación ciudadana y con la defensa de los derechos humanos de los activistas ambientales y eso es grave. Chile sigue siendo el país con más conflictos ambientales y territorios completos hoy día se están quedando sin agua y sin derecho a respirar en paz. Sin la firma de Escazú el gobierno le da la espalda a la ciudadanía y la mano al empresariado.

Carolina Palma Frente Ecosocial Revolución Democrática.

 El gobierno de derecha nuevamente deja en ridículo a Chile en materia ambiental, tal como en la COP 25. Por motivos ideológicos, que reviste de argumentos técnicos, rechaza más participación ciudadana y protección de DD.HH.

Zoran Ostoic, Agenda Verde FRVS

 Este acuerdo regional es un instrumento jurídico pionero en materia de protección ambiental, pero también es un tratado de derechos humanos, y que no hay argumentos atendibles para no ser parte de él y realizar los ajustes necesarios para su implementación.

Camila Musante. Frente de medio ambiente. Fuerza Común. 

 El gobierno dice que el acuerdo modifica nuestra legislación, generando incertidumbre jurídica. Efectivamente implica cambios, pero de los buenos, los acuerdos y tratados internacionales de DDHH, buscan que los países que los suscriben mejoren su legislación con el fin de adecuar sus estándares y dar más resguardos para el respeto a la vida, al buen vivir y a la dignidad de las personas. El Acuerdo de Escazú nos obligaría a avanzar en materias de justicia ambiental, en una participación informada, vinculante y a crear un estatuto especial de protección para quienes defienden nuestros elementos vitales.

Catalina Cifuentes, Comisión Hábitat y Justicia Territorial de Convergencia Social

 Chile impulsa y luego no firma Acuerdo de Escazú es una vergüenza mundial y da cuenta de la poca importancia que el gobierno le da al MedioAmbiente y la participación ciudadana, debemos dar señales concretas de transparencia y esta situación refleja totalmente lo contrario.

Pablo Santander. Presidente Comisión Medioambiente y sustentabilidad Partido por la Democracia.

 La participación pública en materia ambiental debe ser un derecho garantizado. Una ciudadanía activa y conciente, además permite guiar al Estado en las mejores decisiones respecto a impactos ambientales y sanitarios, de proyectos que pueden ser invasivos y destruir nuestros recursos. La justicia ambiental no puede continuar siendo un privilegio. El Estado debe garantizar un territorio sustentable, que nos permita avanzar hacia una equidad social. El Estado debe garantizar la construcción de los territorios de manera inclusiva, es decir, junto a la ciudadanía promoviendo espacios de participación reales en pos de una verdadera democracia”.

Felipe Zavala, Encargado Comisión Nacional Medio Ambiente Partido Comunista de Chile

Este gobierno al no firmar Escazú, da cuenta de una política sistemática de explotación de los bienes comunes y vulneración de los derechos de las comunidades que lo habitan. A Sebastian Piñera poco les importa el resguardo de quienes entregan su vida por defender su territorio, los ecosistemas y a las comunidades en contra de los grandes capitales extranjeros. No firmar Escazú es una vergüenza mundial, pero aún más, es un retroceso en materia ambiental, pues hoy en día el Estado no es garante del derecho de participación ciudadana, acceso a la información o incluso el derecho a la vida. Por ello, debe ser conciente de que sera el responsable politico de las amenazas, restricciones, inseguridad e incluso asesinato de las y los defensores ambientales que puedan ocurrir. Como Partido Comunes nos mantendremos firmes en la lucha por garantizar la justicia socioambiental, y en este proceso constituyente será un eje central en la disputa política y construcción con todas, todos y todes.

Yasna Tapia, Encargada del Frente por el Medio ambiente y Biodiversidad del Partido Comunes

 El presidente de la República ha declarado en la ONU que hace esfuerzos para combatir el cambio climático y proteger la naturaleza, pero el rechazo al Acuerdo de Escazú lo niega. No se puede proteger la naturaleza y el medio ambiente, sin garantías de respeto a los derechos de los defensores ambientales. Con su decisión irresponsable Chile consolida una posición aislacionista, renuncia a su liderazgo y se aleja del multilateralismo, ante las tristes cifras que muestran América Latina como la región con el mayor número de asesinatos y vulneraciones de los derechos humanos de los defensores del medio ambiente.

Pilar Valenzuela, Presidenta Comisión de Medio Ambiente Partido Socialista de Chile.