Persiste “discriminación que padecen por razones de género, raza, condición social” y se agrega atrasos en el cumplimiento de acuerdos de paz en Colombia.

09/2020. Texto íntegro de la declaración de la Red Internacional de Mujeres de América Latina y el Caribe (RIMLAC):

Hoy 21 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Paz, definido por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) el 2001. Este día está dedicado a conmemorar los ideales de paz de cada pueblo y cada nación, trabajando para el desarrollo social y económico.

En ese contexto, a cuatro años de la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP, la Red Internacional de Mujeres de América Latina y el Caribe (RIMLAC), se une a la campaña por la paz que impulsa la Misión de Verificación de Naciones Unidas para Colombia y expresa su preocupación por la situación que enfrentan las mujeres colombianas, especialmente las desmovilizadas.

Dicho pacto, que puso fin a más de seis décadas de guerra interna se logró tras cuatro años de negociaciones que contaron con el respaldo de los gobiernos de Cuba y Noruega, como países garantes y de Chile y Venezuela como acompañantes. En el proceso, se logró la desmovilización de más de 13 mil combatientes; las mujeres fueron parte de las tratativas y lograron compromisos específicos sobre igualdad de género, especialmente el reconocimiento de la victimización por causa del conflicto.

Pese al reconocimiento de que las mujeres son las principales víctimas del conflicto y de su rol activo como protagonistas de los procesos de paz y reconciliación, las mediciones sobre la aplicación de los estándares internacionales relacionados con la igualdad de género, muestran avances precarios, incluidos aquellos relacionados con las dificultades de la reinserción social, económica, familiar y cultural.

A la histórica discriminación que padecen las mujeres por razones de género, raza, condición social, se suma el asesinato de líderes sociales y excombatientes que hoy luchan por su sobrevivencia y por su reinserción en la sociedad. Según reporta el último informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organizaciones de la sociedad civil informaron que, del total de agresiones contra lideresas de minorías étnico-raciales, el 76% corresponde a mujeres afrodescendientes. También se denuncia la lenta, tardía y, en ocasiones, inexistente respuesta del gobierno frente a estas situaciones y la obstrucción a los mecanismos derivados del Acuerdo, como la Justicia Transicional, la Justicia Especial para la Paz (JEP), la Ley de Victimas, las Curules de La Paz, la Reforma Rural Integral entre otros.

Si bien la CIDH reconoce avances en el proceso de implementación de los acuerdos, advierte que apenas una fracción de los recursos solicitados para el cumplimiento de los acuerdos fueron otorgados. El organismo interamericano también toma nota de la objeción que hizo el gobierno colombiano a seis artículos de la JEP, objeción que tras pasar por el Congreso fue finalmente rechazada por la Corte Constitucional. La JEP es una herramienta clave e indispensable para avanzar en la implementación del Acuerdo y garantizar los derechos de las víctimas.

Por ello al cumplirse un nuevo aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, las integrantes de la RIMLAC nos solidarizamos con las mujeres colombianas y con su lucha para cerrar la brecha e inequidad de género y todo tipo de discriminación e injusticia social.

¡Sin las mujeres no hay Paz Estable y Duradera!

Septiembre 2020