En tanto, la OMS promovió la iniciativa mundial Covax para asegurar distribución equitativa de vacuna contra el coronavirus. Varios países de AL beneficiados.

Agencias. 21/09/2020. Los países ricos, incluidos Estados Unidos, Reino Unido y Japón, han comprado más de la mitad del suministro esperado de la vacuna contra el Covid-19, informó ayer Oxfam.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que un total de 156 naciones (64 de ellas ricas, con excepción de Estados Unidos y China) se sumaron a la iniciativa global Covax destinada a asegurar una distribución equitativa de las futuras dosis de una vacuna contra el nuevo coronavirus, que ya ha afectado a 31 millones 8 mil 78 personas en el mundo y ha provocado 962 mil 343 muertes.

Los países ricos han comprado 51 por ciento de las dosis prometidas de las principales vacunas candidatas contra el Covid-19, a pesar de que representan sólo 13 por ciento de la población mundial, dijo la ONG benéfica contra la pobreza Oxfam, en un comunicado publicado en su sitio web.

Oxfam analizó cinco acuerdos contratados entre gobiernos y compañías farmacéuticas -AstraZeneca, Gamaleya/Sputnik, Moderna, Pfizer y Sinovac- que tienen la capacidad de producción combinada de 5 mil 900 millones de dosis.

Ya se han alcanzado acuerdos de suministro de vacunas por 5 mil 300 millones de dosis, de las cuales 2 mil 700 millones han sido compradas por países y territorios desarrollados, mientras los 2 mil 600 millones restantes han sido comprados o prometidos a países en desarrollo como India, China y Brasil, dijo Oxfam.

“El acceso a una vacuna que salve vidas no debería depender de dónde se viva o de cuánto dinero se tenga”, dijo Robert Silverman, gerente de promoción del Departamento del Sector Privado de Oxfam América.

La iniciativa Covax, sin EU ni China

En tanto, 156 países (64 naciones ricas, excepto Estados Unidos y China) se sumaron a la iniciativa global Covax destinada a asegurar una distribución equitativa de las futuras dosis de una vacuna contra el Covid-19, señaló la alianza impulsada por la OMS.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS, instó a mover cielo y tierra para garantizar un acceso equitativo a las pruebas, diagnósticos, terapéuticas y futuras vacunas e insistió en que el mundo sólo puede salir de este desafío común con un enfoque común.

Reclamó apoyo para la iniciativa Covax, puesta en marcha junto con la Alianza de Vacunas Gavi y CEPI, que busca un esfuerzo común entre todos los países para que el biológico llegue a todos los países, también a los más pobres.

La meta de Covax es entregar 2 mil millones de dosis de una vacuna efectiva y segura para fines de 2021 en todo el mundo.

De acuerdo con la declaración emitida por la OMS, el listado incluye a 64 naciones con altos y medianos ingresos así como con capacidades de autofinanciamiento para la producción y distribución de las vacunas.

Entre los países que participarán en la financiación de estas vacunas, se encuentran varios pertenecientes a la Unión Europea (UE), Japón, Australia, Argentina, Perú y Colombia.

Está previsto que unas 92 naciones con las economías más pobres, las que recibirían masivamente dosis, como la India, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Bolivia y varias del continente africano.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, explicó que con esta alianza se garantizarán 2.000 millones de dosis, suficientes para vacunar a uno de cada siete seres humanos antes que finalice el 2021.

“O nadamos todos juntos o nos hundiremos juntos”, subrayó el experto etíope durante una conferencia de prensa, en la que pidió mayor compromiso mundial en esta red, que en su opinión “ayudará a controlar la pandemia, salvar vidas, acelerar la recuperación económica y garantizar que la carrera por la vacuna no es una competición”, agregó.

Nueve candidatas a vacuna se han unido también a la red Covax de desarrollo y distribución, entre ellas dos que se encuentran en la última fase de experimentación, la de la estadounidense Moderna y la de AstraZeneca junto a la Universidad británica de Oxford, cuyo estudio fue interrumpido durante unos días pero ya ha sido reanudado.