“El doble estándar” reprimiendo a enfermeras y protegiendo marcha de la derecha por el Rechazo. El apoyo político del ministro UDI, Víctor Pérez.

Joaquín González. Periodista. 07/09/2020. “Eso va a seguir”. Fueron las palabras del ministro del Interior, Víctor Pérez (UDI), al referirse a la forma en que está actuando Carabineros frente a manifestaciones de distinto sello. Una frase de respaldo a la actuación de la entidad policial que asume dispar actitud según el tipo de manifestaciones que se producen. Así, Pérez aparece materializando el apoyo que dio en privado a los generales. Desde ámbitos académicos, parlamentarios, políticos y sociales se acusó “un doble estándar” y “actitud dispar” de la policía uniformada ante situaciones de expresión ciudadana, principalmente en avenidas y espacios públicos. El alto mando permanece en silencio, mientras surgen versiones de que hay acuerdos de índole políticos entre altos funcionario del gobierno de derecha y los generales.

Cuando se venía saliendo de observar la actitud pasiva e incluso colaborativa del personal uniformado durante el paro de un sector de los camioneros, la opinión pública pudo ver al carro lanza agua y carabineros de Fuerzas Especiales -unidad que tiene a oficiales y funcionarios investigados y procesados por actos criminales como dejar ciegos a una trabajadora y a un estudiante- reprimiendo a decenas de técnicos en enfermería -que son primera línea en el combate al coronavirus- porque no habrían respetado normas de cuarentena, mientras se pudo ver que escoltaron y protegieron una manifestación del Rechazo donde decenas de personas iban con implementos como bates y tubos con fines de golpear, sin mascarillas, sin respetar la distancia social, con cascos y hostigando a personas que transitaban por el lugar; ni siquiera el personal policial mantuvo la distancia social exigida.

En imágenes televisivas, fotografías en medios alternativos y en redes sociales, se vio al menos a dos carros lanza agua, y decenas de uniformados bien acondicionados con uniformes de ataque, reprimiendo, golpeando y hostigando a enfermeras y enfermeros en la Alameda, mientras otros carabineros escoltaban y protegían a manifestantes de derecha que están por el Rechazo nueva Constitución.

“Esto de los carabineros ya no da para más, es indignante” cuestionó una ciudadana en Las Condes al observar la actitud dócil y amigable de los uniformados hacia los del Rechazo. El analista Alfredo Joignant dijo en Canal 13 que hay “un doble estándar de Carabineros” que “no guarda distancia neutra respecto a los manifestantes y hace las veces de escolta” de la derecha y sus marchas. Lucía Dammert, socióloga y experta en seguridad, indicó en Radio Universidad de Chile que “como hemos visto desde hace muchos años, la ley no es igual para todos, y esto es muy claro en términos del orden público, pues parece que los camioneros no lo subvierten, para ello no hay leyes antibarricadas, no tienen expresiones antidemocráticas, no son perseguidos, sin embargo, otros manifestantes sí”. En plena acción de los camioneros cortando avenidas y carreteras, en lo que el ministro Pérez defendió como acciones pacíficas, los partidos de Convergencia Progresista emplazaron al gobierno a terminar “con su doble estándar y ejerzan la autoridad” ante la actitud de la fuerza policial.

En ese contexto, se sabe que el gobierno, por instrucciones del Presidente Sebastián Piñera, y en una operación que concreta el titular de Interior, está dando todo el apoyo a Carabineros y en especial al cuestionado general director Mario Rozas. La idea es respaldar a la institución, sacarla del pantano en que está metida con más de 9 mil demandas y querellas, con oficiales procesados por actos criminales, funcionarios que siguen siendo detenidos por femicidios o delitos (como en el norte del país), con la continuidad de procesos por delitos financieros, entre otras actuaciones irregulares dentro de Carabineros. La idea de Piñera y Pérez, según trascendidos, es entregarle ánimo a los generales y tropa en medio de la continuidad de acusaciones de violaciones a los derechos humanos y afianzar un lazo político y de identidad entre Carabineros y la derecha política.

Un reporte del diario La Tercera, indicó que el pasado 23 de agosto el Ministro del Interior tuvo un almuerzo privado con el cuerpo de generales de la entidad policial, donde dio todo el apoyo al actuar de Carabineros. Se señaló que de acuerdo a fuentes de la institución “por su larga vida política Pérez los conoce mucho, e incluso, utiliza su mismo ‘lenguaje’”. En ámbitos parlamentarios se comenta que el ministro está de acuerdo con las actuaciones de la policía uniformada y que sus declaraciones de no cuestionar las acciones de los camioneros y relativizar la actitud de protección a manifestante de derecha y del Rechazo, van en una línea de coincidencia política entre Víctor Pérez y el alto mando de Carabineros de Chile.

Precisamente Lucía Dammert dijo en Radio Universidad de Chile que “quisiera creer que no, pero pareciera que aquellos que tienen una cercanía política, estratégica, ideológica con el gobierno, tienen más permiso para saltarse el toque de queda, para saltarse las medidas sanitarias, para bloquear carreteras, y aquellos que reclaman por cosas que el gobierno no considera que son de su cercanía, tienen de respuesta guanacos, agua con químicos, gases lacrimógenos. Esto es un pésimo antecedente, pues aumenta los niveles de frustración de la gente”.

Al observar las imágenes de las últimas tres semanas, a cualquier ciudadano le queda clara la actitud de Carabineros de continuidad de represión a la protesta social, las movilizaciones ciudadanas y acciones en poblaciones populares de todo el país, contrastando con la pasividad y protección de las expresiones públicas de fuerzas gremiales y de derecha.

Las cosas llegaron a un punto, que los parlamentarios de la oposición incluirán en la acusación constitucional en contra del Ministro del Interior por no aplicar la ley ante los delitos desestabilizadores y de atentado al orden público de camioneros, una crítica por la entrega de instrucciones o avalar un doble estándar en las funciones de Carabineros que depende de esa cartera. El jefe de la Bancada Parlamentaria del Partido por la Democracia (PPD), Raúl Soto, declaró que “es evidente que hay una responsabilidad del ministro” Víctor Pérez. El diputado de la Democracia Cristiana (DC), Gabriel Ascencio, planteó que “hoy con mucha fuerza está el tema de la forma distinta” con que actúa la policía uniformada y apuntó a las instrucciones que da “el ministro del Interior o el jefe de la seguridad pública a Carabineros para que actúe de distintas maneras”.

En esta línea, la diputada del Partido Comunista, Karol Cariola, expresó en Radio Nuevo Mundo que en la acusación constitucional contra el Ministro del Interior también se incluirá el trato dispar de Carabineros en las manifestaciones registradas este sábado, donde dispersaron con el carro lanzaguas y lanzagases, la marcha de enfermeras que exigen la inclusión de las TENS al Código Sanitario, mientras que al mismo tiempo, en Las Condes, los uniformados escoltaron una manifestación por las opción Rechazo.

 

Deja una respuesta