En América Latina 13 millones no pudieron acceder a formatos digitales. Complicada situación en otras regiones del mundo.

Agencias. 29/08/2020. Una tercera parte de los niños en edad escolar de todo el mundo, unos 463 millones, no han tenido acceso a la educación a distancia durante el cierre de las escuelas debido a la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, aseguró el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Para Henrietta Fore, directora ejecutiva del Unicef, hay una emergencia mundial por la cantidad de niñas y niños y adolescentes que no pudieron continuar asistiendo a clases y tuvieron que interrumpir sus estudios, agravado por el hecho de que cientos de millones de ellos no tienen posibilidad de acceder a medios digitales para tener clases a distancia.

El estudio “La accesibilidad de la educación a distancia” reveló la cantidad de menores de edad  sin posibilidad de clases a distancia y las limitaciones de la educación a distancia y las graves desigualdades en el acceso, con un análisis representativo a escala mundial sobre la disponibilidad de la tecnología y las herramientas necesarias, con datos recopilados en hogares con menores en edad escolar de 100 países.

La Unicef alertó que es probable que la situación empeore si el panorama continúa como hasta ahora, ya que incluso aquellos pequeños que disponen de herramientas para atender las clases de manera virtual no siempre pueden seguir el ritmo normal debido a otros factores, ya sea la presión para realizar tareas en el hogar, la precariedad del entorno o la falta de ayuda para utilizar los planes de estudio.

El informe también detalló las notables desigualdades que existen entre regiones, siendo África subsahariana la peor para la edad escolar, pues ni la mitad de los niños dispone de los instrumentos para continuar los estudios a distancia.

Detalló que en el este y sur de África, 49 por ciento de los niños (67 millones) no tienen acceso a la educación a distancia, mientras en la zona oeste y central del continente son 48 por ciento, es decir, unos 54 millones.

En Medio Oriente y en el norte de África la situación es algo mejor, con 40 por ciento de los más pequeños sin acceso a materiales didácticos necesarios, lo que viene a ser 37 millones de niños.

En el sureste asiático y el Pacífico es 20 por ciento, unos 80 millones, mientras en la zona meridional del continente las cifras suben hasta 38 por ciento, disparándose así a 147 millones. En la zona más oriental de Europa y en Asia Central, 34 por ciento de los escolares (25 millones) sufren esta situación.

En América Latina y el Caribe la situación es significativamente menos problemática, aunque son 13 millones de niños (9 por ciento) los que no han podido continuar correctamente con las clases durante la pandemia.