Los puntos básicos del Manifiesto surgido desde la CUT

Redes

Multisindical estableció ejes centrales para garantizar derechos laborales.

Santiago. 23/08/2020. Desde la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), se dio a conocer el “Manifiesto de los trabajadores y trabajadoras por trabajo digno y con derechos”, considerando las realidades impuestas por la pandemia del nuevo coronavirus, la crisis social, las afectaciones a las y los trabajadores, y las reivindicaciones que surgen en este período.

Entre los puntos relevantes de los planteamientos de la multisindical están el establecer un “Plan Integral para el levantamiento de las cuarentenas sanitarias”, la necesidad de un Diálogo Social Tripartito, avanzar en “Trabajo decente con salarios dignos” donde es imprescindible establecer un adecuado salario mínimo, establecer un impuesto a los súper ricos, contra con la Protección del Empleo en base a medidas justas e integrales, avanzar hacia una nueva Constitución Política, y “terminar con las campañas del terror y discursos odiosos” frente a las reivindicaciones del pueblo y de los trabajadores.

De acuerdo con la CUT, el Manifiesto “es una carta de navegación, una declaración de principios y de posición frente a la administración de esta pandemia por parte del gobierno de Sebastián Piñera”.

Se señaló que “se ha puesto en evidencia que la crítica al sistema político y económico no es un problema académico. En Chile ha imperado la defensa ideológica del modelo neoliberal descargando todos los costos de la crisis sanitaria, social y de empleo sobre los trabajadores y trabajadoras, quienes junto a nuestras familias, representamos casi la totalidad de la población de nuestro país”.

Desde la principal organización sindical chilena se exigió un Plan Integral de Desconfinamiento “donde lo central no sea solamente la reactivación económica, omitiendo deliberadamente, además, la opinión que hemos planteado los actores sociales y particularmente las organizaciones sindicales representativas. Los trabajadores quieren volver al trabajo porque necesitan recuperar sus ingresos para el sustento de sus familias, pero lo quieren hacer, como todos los chilenos, con medidas de seguridad que salvaguarden sus vidas”.

El Manifiesto fue acordado por el Consejo Directivo Nacional Ampliado de la CUT y materializado el pasado viernes en el marco del aniversario 32 de la multisindical.

Se reiteró la necesidad del “diálogo social tripartito” entre los actores principales vinculados a los temas y realidades laborales.“Demandamos la generación inmediata y urgente de mesas sectoriales para discutir y generar protocolos en base a las distintas realidades, en las que participen el Ministerio del Trabajo, Ministerio de Salud, la Superintendencia de Seguridad Social y la Dirección del Trabajo (DT) construyendo en este marco de diálogo sectorial tripartito protocolos de seguridad y protección laboral que sean depositados en la DT  para que en base a estos instrumentos se pueda desarrollar una correcta y efectiva  fiscalización” se dijo en el texto acordado por la CUT.

Se enfatizó que “la recuperación económica no puede ser a costa de los derechos sindicales o laborales a la sombra del Covid-19, menos aún si vemos un futuro complejo en empleabilidad”.

Vinculado al tema del salario mínimo, se reivindicó el derecho a “trabajo decente con salarios dignos”, una antigua demanda del mundo sindical. En el Manifiesto se expresó: “Nuestro objetivo principal y el de la mayoría de los chilenos y chilenas, es tener trabajo. Nuestra exigencia es Trabajo Decente con salarios dignos y suficientes. Estamos enfrentados a la discusión del Salario Mínimo. Nuestra demanda es contar con una Política Salarial en que el Salario Mínimo pueda satisfacer las necesidades básicas y esenciales, permitiendo así que por el solo hecho de contar con empleo, un trabajador y su familia dejen de subsistir en la precariedad”.

La Central Unitaria de Trabajadores insistió en la necesidad de aplicar el impuesto a los súper ricos, aquellas fortunas de más de 22 millones de dólares de patrimonio, lo que generaría unos seis mil millones de dólares para apoyar a familias de trabajadores. Respecto a eso, se señaló que “atendiendo la situación que vive el país como consecuencia de la pandemia, este debate no puede estar ajeno al debate del Ingreso Mínimo Garantizado, al del impuesto a las grandes fortunas y a la acumulación de riqueza para que los que más tienen distribuyan el ingreso asegurando para el Estado recursos suficientes para los que más lo necesitan y por sobre todo a la protección del empleo”.

Sobre la protección del empleo, “con medidas justas e integrales”, cuando desde el gobierno se planteó al Parlamento modificaciones en este ámbito, el documento de la multisindical sostuvo que “demandamos un debate sobre protección del empleo, donde toda norma de subsidio a empresas y empleo sea siempre partiendo de la exigencia de prohibir los despidos de los actuales trabajadores y promoviendo la contratación de nuevos trabajadores y trabajadoras, colocando como requisito que ninguna empresa que pretenda subsidios del Estado pueda tener impagas las cotizaciones previsionales y de salud y no tenga denuncias por prácticas anti sindicales (…) Para proteger los empleos, debemos buscar medidas justas e integrales que pongan en marcha la economía, en ello son vitales los salarios e ingresos de los trabajadores”.

La reivindicación de la CUT de una nueva Constitución, como factor clave para garantizar derechos sociales y laborales, un modelo de desarrollo sostenible y de garantías para los trabajadores, sigue en pie. Se expresó que “hoy, el único camino para recomponer confianzas con una institucionalidad política frágil, es cumplir con el compromiso de discutir una nueva Constitución para Chile que, entre otros aspectos, contempla el debate sobre un nuevo modelo de desarrollo que ponga el Valor del Trabajo al centro. Una nueva Constitución Política para Chile, emanada del debate democrático de los ciudadanos”.

En esa línea, se planteó: “Desde nuestro Comando de Trabajadores y Trabajadoras en unidad con todos los sectores, trabajaremos para velar porque se den todas las garantías para la realización del Plebiscito del 25 de octubre. Trabajaremos por el Apruebo y la Convención Constitucional y construiremos nuestras propuestas a incorporar en el debate Constitucional para que el Trabajo, los trabajadores y los sindicatos recuperen su condición de actores relevantes e incidentes en las políticas nacionales”.

Asimismo, se rechazó “el clima de violencia y de odio promovido por sectores que  siempre se han opuesto a los cambios democráticos que Chile requiere y  que frente a situaciones tan complejas como las que se viven en la Araucanía, por ejemplo, han señalado que estamos ad portas de una confrontación civil o las permanentes amenazas de sectores empresariales y económicos respecto del infierno en que ardería nuestro país de aprobarse normas como el impuesto a los súper ricos o toda ley que permita mayor igualdad”.

Deja una respuesta

agosto 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31