Carabineros: Los datos de municiones y gastos anti disturbios

Redes

Reportajes de medios de prensa indican número de proyectiles y carros anti disturbios adquiridos, y más de 9 mil acusaciones contra la policía uniformada.

Equipo ES. 22/08/2020. En medios de prensa y centros de estudio se continuaron conociendo y recordando cifras y antecedentes que dan cuenta de la magnitud de actos represivos, preparación para el combate contra ciudadanos que se manifiestan, uso masivo de proyectiles y procedimientos criminales, apremios y violaciones a los derechos humanos de parte de Carabineros de Chile. La opinión pública continúa acumulando información que demuestra un actuar altamente represivo de parte de la policía uniformada con un rastro de miles de personas afectadas, más de 9 mil denuncias, gran cantidad de sumarios, adquisición de miles de proyectiles, de nuevos carros lanza gases y lanza agua, con escasos oficiales y funcionarios sancionados o procesados.

Miles de cartuchos usados contra manifestantes

De acuerdo a una información difundida por CIPER-CHILE (Centro de Investigación e Información Periodística), “la policía indicó que entre el 18 de octubre y fines de diciembre disparó 152 mil cartuchos calibre 12, cada uno con una docena de perdigones. Solo en la primera quincena de la protesta, usó 104 mil cartuchos y hubo 126 víctimas de lesiones oculares”.

Según la investigación de CIPER-CHILE, obteniendo datos de Transparencia, el general director de Carabineros, Mario Rozas, solicitó que se dispusieran de cinco mil cartuchos lacrimógenos de 37 milímetros e igual cantidad de granada de gas irritante para ser ocupado en contra de manifestantes en las movilizaciones de 2019, entre octubre y diciembre.

La información, en un reportaje de Mauricio Weibel y Matías Jara, sostuvo que “al cumplirse las primeras dos semanas de protestas, Carabineros había disparado 104.341 cartuchos calibre 12 con sus escopetas antidisturbios, los que contenían un total de 1.252.092 perdigones”.

Por cierto, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), el Colegio Médico, organizaciones de víctimas de amputaciones oculares, del Hospital del Salvador y medios de prensa, durante el año pasado se registraron entre 300 y 400 personas con pérdida de un ojo, daños a la vista y ocurrieron los casos de un estudiante y una trabajadora que quedaron totalmente ciegos por disparos de perdigones y bombas lacrimógenas.

Durante meses estuvo cuestionado el uso de los miles de proyectiles, incluso por disposiciones de Tribunales de Justicia, que el director general Mario Rozas pidió usar ampliamente, Pero esto se sigue dando y en protestas de estos meses, sobre todo en poblaciones, por falta de alimentos y de empleo, Carabineros usó extendidamente proyectiles para dispersar a manifestantes.

Millonario gasto en carros lanza gases y lanza agua

En el primer semestre de este año, se supo del millonario gasto autorizado por el gobierno de Sebastián Piñera para dotar a Carabineros de más vehículos de anti disturbios y de implementos con fines represivos.

Entre las compras hasta ahora conocidas, están 11 carros lanza gases (conocidos como “zorrillos”), dos carros lanza agua “de última generación”, 21 furgones policiales, 34 vehículos para Retenes Móviles, con sus accesorios que implican altos gastos.

Los dineros del fisco para esos fines superaron los 10 mil millones de pesos. En un reporte de Radio Universidad de Chile, en base a Ley de Transparencia, se estableció que hubo un “contrato entre Carabineros y la empresa israelí Plasan Inc., para la adquisición de los nuevos blindados lanza gases que fueron asignados a la prefectura de Control de Orden Público (COP) o ex Fuerzas Especiales. Vía trato directo, el 27 de diciembre de 2019 Carabineros de Chile emitió una orden por más de USD 2,1 millones por estos vehículos blindados utilizados tanto por Israel como Estados Unidos en diversos conflictos militares, así como por las fuerzas armadas de México y Colombia en su combate contra los carteles de droga”.

Además, en un reportaje de ese medio, de Tomás González, se indicó que Carabineros “confirmó el arribo desde Turquía de dos camiones blindados modelo Edjer Toma 4×4 de la empresa Nurol Makina, los que se incorporaron al COP de la Región Metropolitana. A éstos se sumaron 12 carros del mismo tipo con los que se busca renovar la flota completa, según aseguró el medio especializado InfoDefensa”.

Un trabajo informativo de Interferencia, del periodista Diego Ortiz, estableció asimismo que “entre el 1 de enero y el 19 de marzo de 2020, Carabineros de Chile gastó $6.683.246.442 en vehículos destinados al control del orden público. Lo hizo a través de tres compras: US$3.546.900 y US$3.901.002 destinados a la compra de “vehículos antidisturbios” y $ 327.951.666 para comprar “vehículos lanza aguas”. La compra de vehículos antidisturbios en pesos chilenos, al cambio de hoy, corresponde a una inversión de más de $6.355 millones de pesos”.

Miles de denuncias, pocos procesados

El uso de miles de proyectiles, entre perdigones y bombas lacrimógenas, de decenas de vehículos blindados, carros lanza gases y lanza agua, bastones, y otros instrumentos represivos, tuvo graves consecuencias para la población en el 2019. Aunque se vivieron procedimientos similares en estos meses del 2020 y hay temor de que se extiendan si se inician movilizaciones sociales durante los próximos meses.

Datos de centros de estudio, organismos de derechos humanos y de juristas, apuntan que hasta finales del año pasado había 9 mil 789 denuncias contra Carabineros por abusos, violencia innecesaria, apremios, dentro de un contexto de masivas violaciones a los derechos humanos. En base a sucesos ocurridos prácticamente en las 16 regiones del país. El mayor número de víctimas y denunciantes resultaron ser jóvenes y mujeres. Esto, en comparativos con años anteriores, reveló un aumento en un 5 mil por ciento de denuncias ante la policía uniformada.

Sólo el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), tenía interpuestas 2 mil 164 querellas por actos que constituyen agresiones y violaciones a los derechos humanos, todo ejercido contra personas civiles.

Hay entre 300 y 400 casos, no todos derivados en acusaciones judiciales, de ciudadanos con ojos amputados y pérdida de visión debido a perdigones y bombas lacrimógenas lanzadas por Carabineros en hechos en decenas de ciudades de todo Chile.

Los episodios demuestran un tipo de acción establecida, de un mando que actúa de manera similar y no de acciones atribuibles a acciones individuales, ya que se repiten los formatos represivos en todas las regiones.

Tan es así, que se han reportado, de acuerdo a registros de centros de estudios y de la prensa, casi dos mil sumarios contra personal policial, a lo que se agregan 341 procesos iniciados internamente.

Llama la atención que dado el volumen de denuncias, querellas, quejas y sumarios, no sea más de una veintena los oficiales y funcionarios sancionados, dados de baja o procesados. No calzan para nada las cifras de los investigados por la institución, con el número de casos presentados por distintos organismos o personas individualmente.

Ante todos esos datos, hay un silencio de unos diez meses de parte del Ministerio del Interior y de la Subsecretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia.

Entre las denuncias y querellas están los casos de al menos un trabajador asesinado después de una golpiza de carabineros, maltratos a personas de tercera edad, desnudamientos y agresiones sexuales, golpizas dentro de los vehículos policiales y las Comisarias, arrestos indiscriminados, insultos a ciudadanos, lanzamiento de lacrimógenas y balines sin cumplir los protocolos.

 

 

Deja una respuesta

agosto 2020
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31