Días cruciales para plebiscito seguro. Horas definitorias en huelga de hambre de mapuches. El necesario impuesto a los súper ricos.

Equipo ES. 14/08/2020. Días cruciales para plebiscito seguro

Se viven días cruciales para garantizar el plebiscito del próximo 25 de octubre. Desde el Parlamento se están emitiendo disposiciones que dan atribuciones, por lo demás necesarias, para el Servicio Electoral (SERVEL), y este organismo alista medidas, todo en el camino de garantizar, primero, la concurrencia a votar de la inmensa mayoría de electores, y segundo, la salud y prevención ante la permanencia del nuevo coronavirus.

Se ven positivos anuncios respecto a las condiciones sanitarias en los espacios de votación, aunque hay incertidumbre respecto al derecho a voto para quienes estén contagiados con el Covid-19. De acuerdo a experiencias internacionales y análisis locales, lo mejor sería encontrar el mecanismo para que esas personas puedan emitir su voto. También es adecuado que se extienda el horario para sufragar, sobre todo después de que se rechazó la idea de hacer el proceso durante dos días, y establecer la cantidad de personas en los sitios de votación. El uso de mascarilla, reglamentación de la distancia entre personas, el uso de lápiz propio y otras medidas, apuntan a que las y los ciudadanos se sientan protegidos y en buenas condiciones para concurrir a depositar su voto.

Hay cuestiones que no están definidas, como el transporte gratuito ese día, la cantidad máxima en la Mesa, cómo se verá el asunto de vocales y apoderados, las cámaras de seguridad, accesos y vías en los locales de votación, horarios especiales para ciertos segmentos de la población. Algo crucial no resuelto es el tope de gastos de campaña, que se inicia en unas semanas, y que tiene abierta la puerta a dineros de consorcios privados y del extranjero, sin que el gobierno acelere una iniciativa en esta materia.

El tema es que hay que instalar en la opinión pública que habrá las condiciones sanitarias y logísticas para un plebiscito seguro. Eso puede ser determinante para que la inmensa mayoría de la gente concurra a votar.

Lo otro, es insistir en dar certeza de la necesidad de ese voto, en la importancia de comprender que se trata de votar por aprobar o rechazar una nueva Constitución y que en eso el sufragio de cada quien es determinante. Es imprescindible que los sectores democráticos, progresistas y de izquierda alienten al voto, porque en contraste, la derecha y sectores conservadores lo están inhibiendo inclusive aduciendo temas sanitarios.

El papel del SERVEL será determinante, pero también lo que se avance la semana que viene en el Parlamento y que el gobierno deje cierto inmovilismo en este tema.

Es importante, en este cuadro, todas las iniciativas ciudadanas y políticas que se están desarrollando, muchas de ellas vía on line, incentivando el intercambio, la participación y la motivación en torno del plebiscito y nueva Constitución.

Horas definitorias en huelga de hambre de mapuches

El machi Celestino Córdova superó los cien días de huelga de hambre y este fin de semana podría iniciar la huelga seca. Su situación es de mucha gravedad y el peligro de muerte es real. Incomprensiones respecto a las realidades y derechos del pueblo indígena, mala o nula aplicación de normativas vigentes en el país como el Convenio 169 de la OIT sobre derechos de pueblos originarios, llevan a situaciones como el rechazo de la Corte Suprema a la demanda del machi de cumplir condena en su domicilio y comunidad, y a una rigidez del gobierno en cuanto al establecimiento del diálogo que derive en una solución.

Este viernes, sabiendo la gravedad de la situación, el gobierno, a través de ministros y subsecretarios, lejos de plantear flexibilidad y apertura en la conversación, empezó a instalar que el camino es alimentar de manera forzosa a Celestino Córdova para evitar su muerte, en otra línea de vulnerar sus derechos y demandas.

Es efectivo, como lo señaló la diputada Emilia Nuyado, que si fallece el líder mapuche, recaerá una responsabilidad política y moral en el Presidente de la República y en el Ministro del Interior, al tiempo que eso tensionará más aun el escenario en La Araucanía, provocará el enojo y reacción en el pueblo mapuche y generará problemas al gobierno en el plano interno e internacional.

Al mismo tiempo hay que recordar que casi una treintena de mapuches continúa varias semanas en huelga de hambre, muchos de ellos trasladados a centros hospitalarios por su delicado estado de salud, y ahí también hay un punto de conflictividad y de tensión por posturas rígidas y que no contribuyen a buscar soluciones.

En las actuales condiciones es factible cumplir la mayoría de las demandas planteadas por los comuneros, todas está dentro de un marco legal e institucional, y seguir un camino contrario a eso, puede desencadenar problemas mayores no solo en la región, sino a nivel nacional, donde hay multiplicidad de expresiones de solidaridad con el pueblo mapuche.

El necesario impuesto a los súper ricos

Se inició esta semana el análisis de la reforma constitucional para generar un impuesto, por una sola vez, de un 2,5% a las fortunas del país que tengan un patrimonio superior a los 22 millones de dólares. Por esa vía, se recaudarían alrededor de 6 mil millones de dólares que, de acuerdo al proyecto presentado por fuerzas opositoras, tendrá destino preciso a planes de ayuda social a amplios sectores de la oposición.

Solo ese enunciado bastaría para concluir que es una iniciativa que, en realidad, no afecta a nadie ni a nada, que permite contar con más recursos, sobre todo si se considera que en el último período, las familias o grupos económicos más ricos de Chile vieron aumentar sus riquezas en casi un 30%.

Pero desde el gobierno, la derecha, sectores liberales y economistas conservadores, salieron argumentos de que ello es inviable, que no tendrán ningún efecto, que es algo testimonial, que no es pertinente buscar tributaciones por esa vía. Es un cerrar la puerta, con un agravante: no se propone, realmente, nada para que los súper ricos paguen, y solo por una vez, un impuesto que no afecta sus utilidades ni su patrimonio, y que ayuda a millones de compatriotas.

Se aducen criterios técnicos y economicistas para oponerse a una reforma social, humanitaria y económica viable.

Surgen voces críticas, como cuando se planteó la reforma del retiro del 10% desde las AFP, y que ahora salen a destacar la eficiencia de esas entidades en la entrega de esos dineros y a decir que, en efecto, eso permitirá reactivar la economía.

Contrario a lo que dicen autoridades de gobierno y parlamentarios oficialistas, el aumento de impuestos a los súper ricos y de pagos de tributos en condiciones especiales, es algo que se vive en otros países e incluso en Chile se conoció la carta de multimillonarios estadounidenses y de otras nacionalidad exhortando a que los gobiernos les cobren más impuestos, estando ellos dispuestos a pagarlos.

El debate que viene será intenso en el Parlamento. Quedan unas pocas sesiones de la Comisión de Constitución y ahí debería ser aprobada la reforma para que pase a Sala de la Cámara Baja. La mayoría de la oposición está por votar a favor y hay votos de parlamentarios de la UDI y de RN. La posibilidad de que se apruebe es real. Puede resultar más difícil en el Senado, sobre todo si hay legisladores de la oposición que no den su voto. Habrá que ver las cartas que juegue el gobierno que incluso ha querido instalar que el Parlamento no puede aumentar los impuestos, pese a que la iniciativa se trata de una reforma constitucional.

Como en el caso del 10% del retiro, en el proyecto del impuesto a los súper ricos se juga la posibilidad de aumentar los recursos para solucionar problemas serios de millones de personas en este marco de crisis sanitaria y social.