Sería otra comuna en retroceso en el plan de “transición”. Aumentó casi el doble la transmisibilidad. Alta movilidad y violación de medidas es constatable a simple vista.

Equipo ES. 14/08/2020. Se complica la situación en la comuna de Ñuñoa. Los rangos no son críticos, pero la alerta ya llegó. Los datos están en manos del Ministerio de Salud, desde donde se observa con lupa lo que acontece en el territorio ñuñoino y también se tienen mediciones, como en otras comunas que están en “transición”. Un análisis de la Fundación Ciencia & Vida, en coordinación con las universidades de Valparaíso, Desarrollo y San Sebastián, apuntó que en Ñuñoa subió a casi el doble la transmisibilidad del nuevo coronavirus, y del rango 1.2 de hace siete días, pasó a 1.92, de acuerdo al criterio del “R efectivo”, que indica la aceleración de la pandemia; si el Re es superior al rango 1, quiere decir que el Covid-19 se está expandiendo. Junto a eso, un paseo por calles de Ñuñoa, permite constatar que hay alta movilidad, muchos espacios comerciales en funcionamiento, incluso en veredas, y no es difícil ver gente, inclusive padres de menores de edad, infringiendo las medidas de cuidado.

Citado por medios de prensa, Tomás Pérez-Acle, subdirector de la Fundación Ciencia&Vida, quien además es profesor del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de Valparaíso, dijo que “Ñuñoa y La Reina están con R efectivos mayores a 1, que van creciendo en los últimos siete días respecto de los 14 días anteriores, lo que implica no solo que la epidemia están en expansión en esas comunas, sino que, además, se está acelerando”.

El alcalde de Ñuñoa, Andrés Zarhi, apuntó que la mayor cantidad de casos tiene que ver con que en la comuna aumentaron muchos los testeos, y a mayor testeo, mayores casos detectados. Hizo ver que el aumento, por lo demás, no está en un rango crítico, y que considera las situaciones de personas asintomáticas.

Desde Espacio Público se advirtió también que hay aumento de contagios, incluidas las comunas que entraron al proceso de “transición”, ya sin cuarentena. “Para las comunas desconfinadas los contagios suben en 10%” se estableció, y en ello está Ñuñoa.

Más allá de los casos comunales, pero que incide mucho donde se están presentando aumentos de contagios, desde diversas entidades científicas y médicas se está insistiendo en que un sistema confiable y sólido de trazabilidad es importantísimo para, de un lado, controlar los nuevos casos y, de otro lado, contener rebrotes.

Claro que junto a los esfuerzos del Ministerio de Salud, de las Municipalidades y otros organismos, la actitud de la gente es determinante. En el caso de Ñuñoa, que está presentando alza en los contagiados detectados, esto podría estar incidiendo fuertemente.

Caminar a diario por las principales calles de esa comuna sirve para constatar harta movilidad, fluido tránsito de vehículos, muchos comercios abiertos, puestos de verduras y frutas ambulantes y de otros enseres en las veredas; filas en bancos, Cajas de Compensación, oficinas de empresas de telefonía, almacenes, entre otros locales, donde no se respeta el distanciamiento social, incluso se pudo constatar que los vecinos no respetan demarcaciones hechas por las empresas, llegando a hacer la cola en sentido contrario; es habitual ver gente sin mascarilla; un reportero de ElSiglo.cl fue testigo de que unos padres subían a sus hijas e hijos a los juegos de plásticos en la Plaza Ñuñoa, pese a estar prohibido e inclusive rompiendo las cintas. Un día después, la Municipalidad colocó las cintas reforzadas para evitar aquello.

Prácticamente no se ve presencia de funcionarios municipales previniendo, orientado o fiscalizando, ni siquiera en las horas peak de funcionamiento de bancos, la sede del Registro Civil de calle Dublé Almeyda donde es verificable que no se guarda la distancia social y no existe demarcación, oficinas financieras, farmacias y otros locales. En las mañanas se ve aglomeración de gente en puntos de la comuna, sin presencia municipal ni policial.

Citado por La Tercera, el alcalde Zarhi dijo que “hemos visto las últimas semanas cómo papás han roto las huinchas de los juegos de nuestras plazas para que los niños jueguen, lo cual representa un riesgo para la salud de sus hijos y de sus familias”.

Aunque no hay versión oficial, la situación podría ir hacia la necesidad de retroceder en esta comuna y volver a una cuarentena para parar el aumento de contagios y redoblar las condiciones de restricción de salida a las calles. Donde el factor de responsabilidad ciudadana es clave.