Financiamiento de campaña, financiamiento y determinaciones para garantizar medidas sanitarias, transporte gratuito y situación de comunas en cuarentena.

Patricia Ryan. Periodista. 12/08/2020. Hay varios factores que generan en estos días inquietud respecto a la realización del plebiscito del 25 de octubre donde se medirán las opciones Apruebo o Rechazo respecto a una nueva Constitución.

Paradójicamente, son días vertiginosos y asimismo de atrasos. Hay nudos que no terminan de desatarse. No está decidido el tema de escaños reservados para pueblos indígenas y la discusión está complejizada. Tampoco está del todo claro las posibilidades para que voten o cómo voten los contagiados por el Covid-19. Hay una polémica instalada entre el Servicio Electoral (SERVEL) y la Dirección General de Presupuestos, respecto al cumplimiento de protocolos, plazos y financiamientos, en temas como el tipo y gasto de mascarillas y otros insumos para quienes estén ese día en las mesas de sufragio. No está resuelta la gratuidad y garantía de transporte público para ese día. Hay dudas y no definiciones en cuanto a las comunas que podrían estar en cuarentena el 25 de octubre. Está en pauta la iniciativa para límite de gastos en campaña del plebiscito que comienza en un par de semanas.

Hay dos temas que se ven como ejes claves respecto al proceso de consulta: garantizar las condiciones de protección y cuidado sanitario, y la más alta tasa de participación de los electores.

En varios sentidos van juntos, al punto que personeros indican que instalar desconfianzas o confusiones respecto a los cuidados de la salud, sobre todo de contagios, puede disminuir la cantidad de quienes vayan a votar. De allí que desde partidos políticos de oposición, centros de estudio y organizaciones sociales se estén desarrollando llamados a no caer en el miedo y, tomándose los recaudos necesarios, que se llame a que todo el mundo salga a votar el 25 de octubre.

No menor para muchos sectores, sobre todo los que están por el Apruebo, es que, en definitiva, no está resuelto el límite de gasto de campaña, al punto que hasta ahora está abierta la puerta a dineros de grandes empresas e inclusive que provengan del exterior.

No es gratuito que en cuanto a ese debate, la presidenta de la UDI y parlamentarios del oficialista “Chile Vamos”, estén planteando que poner límites a los gastos de la campaña plebiscitaria ayudaría a la opción Apruebo y no ven mayor problema a que todo siga como está, sin colocar regulaciones.

Respecto a las comunas que sigan en cuarentena, se tendrá que ver si habrá un permiso especial para ir a sufragar o simplemente se dará luz verde para salir a la calle, en el entendido que ese día todos los centros comerciales y locales comerciales y de todo tipo, deberán estar cerrados.

Se dieron por estos días otras situaciones, como el intento de la Unión Demócrata Independiente (UDI) de querer reemplazar la Convención Constitucional por una labor del Parlamento, iniciativa que parece haber surgido muerta, sin viabilidad, pero que generó ruido e inquietud.

Tampoco está muy claro cómo será el ejercicio de sufragio de los chilenos residentes en el exterior y se denuncia que no hay medidas precisas de parte del gobierno y del SERVEL para solucionar esa situación.

Las polémicas llegan a tal punto, que algunos sostienen que una persona contagiada y que incluso llega con fiebre al lugar de votación, podría hacerlo porque ejerce un derecho constitucional. Pero al mismo tiempo se aduce el párrafo constitucional respecto a garantizar el derecho a la vida y a la integridad física de las personas. En esto son claves las condiciones de los lugares de votación, si habrá espacios específicos para portadores del nuevo coronavirus, y horarios especiales. Hasta se pensó en un voto postal.

Una de las medidas que parece decidida, es que se aumentará el horario para concurrir a votar y la ubicación de quienes estén a cargo de las mesas, así como la cantidad de votantes que puedan ingresar al espacio de sufragio. Afuera de ellos, se supone que se garantizará la distancia social de los electores. Se desechó que el plebiscito se efectúe en dos días, como algunas entidades médicas y políticas habían propuesto.

Entre discusiones, decisiones, atrasos y tensiones, persisten las inquietudes en torno del proceso de plebiscito.