La Policía de Investigaciones (PDI) pretende reformar el lugar, a lo que se oponen varios organismos de derechos humanos, como la Red de Sitios de Memoria.

Pablo Perri. Revista DeFrente. 11/08/2020. Durante la noche de ayer, diversas organizaciones se hicieron presentes frente a la antigua casa de torturas del COVEMA (Comando Vengadores de Mártires) de la PDI, en rechazo a la eventual demolición del espacio para erigir un hotel de funcionarios policiales.

Los manifestantes, convocados por la Coordinadora Julio Guerra Olivares, la Brigada por la Memoria de Ñuñoa, el Colectivo Belén Butoh, Cultura Villa Olímpica y la JJVV de la Villa Olímpica, prendieron velas e instalaron pancartas frente a la casa exigiendo a las autoridades que decreten la dependencia de la PDI como un sitio de memoria histórica.

La casa, ubicada en Obispo Orrego N°241, ha estado en el ojo de la polémica luego que el CORE metropolitano objetara la decisión de demoler el antiguo centro de torturas responsable de la muerte del estudiante de periodismo, José Jara, en 1981.

La Policía de Investigaciones (PDI) pretende reformar el lugar, a lo que se oponen varias organismos de derechos humanos, como la Red de Sitios de Memoria. El Ministerio de Bienes Nacionales, liderado por Julio Isamit, deberá decidir ahora el destino del lugar. Según la Comisión Valech, en Chile hubo al menos 1.152 centros de tortura.