La industria televisiva se apresuró a ofrecer sus mejores oficios para mejorar la imagen del flamante ministro del Interior… ocultando su peor cara.

José Luis Córdova

Periodista

04/08/2020. La industria televisiva se apresuró a ofrecer sus mejores oficios para mejorar la imagen del flamante ministro del Interior, ex senador UDI Víctor Pérez llevándolo al programa dominical Estado Nacional de TVN, de regreso de la Araucanía, donde hizo su estreno en sociedad, azuzando a empresarios y dirigentes gremiales contra las comunidades mapuche Como quien dice, sacando las castañas con la mano del gato.

Las imágenes en los noticiarios mostraron incendios en algunos inmuebles y gente agolpada en las calles frente a las sedes municipales, sin que se escucharan los gritos racistas de “¡El que no salta en mapuche!”, “¡Váyanse de Chile!” y otras consignas y amenazas de corte fascista y xenófobo.

Tras la fugaz e ineficaz gira al sur del secretario de Estado responsable de la seguridad pública, grupos armados de empresarios las emprendieron contra manifestaciones pacíficas de quienes exigían libertad a los presos políticos mapuche. Así lo denunció la diputada Emilia Nuyado quien afirmó que la acción civil violentista fue “con la complicidad de carabineros de la zona”. Emplazó al gobierno a tomar acciones judiciales contra los civiles que violaron el toque de queda.

Las tomas pacíficas de las municipalidades de Ercilla, Victoria, Traiguén, Curacautín y otras fueron desalojadas a la fuerza -sin intervención de la policía ni de militares- resultando varias sedes edilicias quemadas y destruidas en medio de desmanes y golpizas a mujeres y niños sólo por ser mapuche y defender al machi Celestino Córdova, que mantiene una huelga de hambre de hace casi tres meses.

El alcalde de Victoria, Javier Jaramillo, denunció que el ministro ni siquiera se reunió con los alcaldes de la zona amagada, Claro, nada de esto fue mostrado por los canales de televisión. Sólo se informó de la violencia en la Araucanía como si los ataques a las municipalidades hubieran partido de las comunidades que las ocupaban. Pésimo estreno para un Ministro del Interior. Hay testimonios fidedignos -por ejemplo- de la activista anti mapuche Gloria Naivellán quien convocara abiertamente a los “chilenos” a atacar a los ocupantes de las sedes municipales provocando brutales situaciones contra adultos mayores, niños y mujeres.

Desde luego, los canales tampoco informaron que el ex senador Víctor Pérez perteneció a la red de apoyo del jerarca nazi Paul Shaeffer en Colonia Dignidad, que junto al actual ministro de Justicia Hernán Larraín protegía a este enclave alemán que sirviera de Campo de Concentración y torturas durante la dictadura de Pinochet, de la cual Pérez fue alcalde designado en Los Ángeles. Durante décadas en que fue diputado y senador rechazó las leyes de divorcio, de aborto en tres causales, de unión civil y otras, siguiendo los dictados de su mentora, la senadora Jacqueline van Rysselberghe presidenta de la UDI.

Nada de esto dicen los medios de comunicación. Tampoco de las amenazas contra la corresponsal de la cadena Telesur en Chile, la periodista Paola Dragnic, calificada de “antichilena” por mostrar la realidad del pueblo mapuche y la violencia desatada por civiles “chilenos” contra las comunidades violentadas en la zona. Hasta ahora no se entiende que no haya personas detenidas -salvo mapuches y niños-. Ni responsables de las quemas de vehículos y sedes edilicias.

Una vez más el Colegio de Periodistas rechazó el trato de los medios de comunicación -específicamente el duopolio de la prensa- sobre el denominado “conflicto mapuche” y la exigencia del respeto al derecho internacional, específicamente el Convenio 159 denunciando racismo y amenazas contra quienes informan sobre estas acciones.

Los programas dominicales de opinión, “Mesa central” en Canal 13 y “Estado nacional” en TVN también minimizaron los brutales hechos contra las comunidades mapuche. Invitado al “canal público”, el ministro Pérez afirmó muy suelto de cuerpo que no existen los “presos políticos mapuche”, cuestión que es recogida por los medios que, tal como en los peores momentos de la dictadura, se referían a los “presuntos” presos políticos y desaparecidos, ahora se dice los “supuestos” presos políticos mapuche.

Víctor Pérez ha mostrado hasta ahora piel de oveja, ocultando su peor cara, mientras Piñera confía en que en la última etapa de su mandato, este ministro “abrirá un diálogo” con la oposición en busca de “unidad” para enfrentar la pandemia y los estragos de la recesión mundial y los graves problemas sociales y económicos en nuestro país.