Agresiones de civiles con métodos paramilitares. Fueron defendidos por Luksic y Van Rysselberghe. Acusaciones de acciones racistas contra mapuches.

Equipo ES. Temuco. Santiago. 02/08/2020. En las últimas 24 horas hubo una irrupción de la ultraderecha en La Araucanía. Grupos de personas actuaron con métodos paramilitares para desalojar sedes municipales ocupadas y atacar a mapuches. Este sábado se vio una acción coordinada y se denunciaron consignas de contenido racista. Hasta autoridades municipales hicieron ver la preocupación de que civiles estén desarrollando esas agresiones. En redes sociales y algunos medios de Portales Web hablaron de que esos grupos actuaron “cansados de la violencia en la Región”, justificando las operaciones en lugares como Ercilla, Victoria, Traiguén y Curacautín. También se entregaron versiones a través de medios de prensa de que ciudadanos estarían molestos por la toma de sedes municipales. Las ocupaciones eran en protesta por la falta de diálogo y solución a la huelga de hambre que sostienen hace varias semanas presos políticos mapuches. Senadores y la CIDH expresaron preocupación por la situación.

Los hechos se produjeron a un día de la visita del ministro del Interior, Víctor Pérez, militante de la Unión Demócrata Independiente (UDI) y ex colaborador del enclave represivo y nazi de Colonia Dignidad, y de que instara a los alcaldes a desalojar las Municipalidades que estaban tomadas. Juan Ignacio Latorre, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, declaró a la prensa que “pareciera ser que el nuevo Ministro del Interior lo que hizo con su visita al Wallmapu fue empoderar a los grupos racistas”. Añadió, en referencia a quienes atacaron a los mapuches, que “probablemente hay organización detrás, hay financiamiento detrás, hay grupos muy violentos y que estarían operando, incluso, con complicidad por lo que se vio y por lo que se ha sabido desde anoche, con Carabineros. Eso implica una fuerte investigación”.

Este fin de semana se denunció por distintas vías, el accionar del grupo de extrema derecha Asociación de Paz y Reconciliación en la Araucanía (APRA), que estuvo a la cabeza de varios de los hechos de violencia la víspera. Esta organización realiza acciones contra las comunidades mapuches, hostiga y ataca a las organizaciones indígenas, acusa de “terroristas” a los comuneros y es constante en exigir “mano dura” al gobierno frente a la protesta social. Se sabe que están dirigidos por empresarios agrícolas y militantes de derecha. Tiene fuertes lazos con las agrupaciones gremiales de la Región, como la Asociación Gremial de Productores Agrícolas de Arauco-Malleco. Hubo denuncias de que gente del APRA actuó después del toque de queda, usó palos, piedras y otros elementos para su acción violenta, se coordinaron para ejecutar la persecución de los indígenas “a vista y paciencia de efectivos policiales que se encontraban en las inmediaciones del sector”. En varios de los hechos se atestiguaron gritos de consignas racistas, de rechazo a los mapuches y contra “los terroristas”.

Aucán Huilcamán, del Consejo de Defensa de Todas Las Tierras, indicó a través de un video que “los actos de odiosidades raciales y violencia cometidos por los chilenos en contra de los mapuches que ocupaban pacíficamente el municipio de Curacautín y Victoria, tiene responsabilidad el ministro del Interior, Víctor Pérez, (porque) con su llegada a La Araucanía y sus declaraciones vino a incentivar no solo la violencia institucional del Estado chileno, sino la violencia y las odiosidades raciales”. Enfatizó que “las odiosidades raciales y la violencia en Curacautín y Victoria, contó con la coordinación de Carabineros, con la coordinación de los denominados agricultores. Hay una responsabilidad directa de este gobierno y de esos grupos que han privilegiado los atentados en contra de los mapuches”.

El senador Alejandro Navarro expresó que el desalojo de diversos municipios tomados por comuneros, fue hecho de una forma muy violenta, por lo que hay decenas de heridos de diversa consideración”. Denunció que “quienes han participado son civiles, convocados por civiles en pleno toque de queda, con conocimiento de la autoridad. Aquí hubo información previa de estos hechos y Carabineros no actuó; el Jefe de la Defensa Nacional en la zona, no actuó”.

En este marco, en medios alternativos y redes sociales, se supo de la nueva aparición de Gloria Naveillán, conocida dirigenta de la UDI, candidata a diputada por ese partido, presidenta de la Asociación Gremial de Productores Agrícolas de Arauco-Malleco y a quien se identifica como cercana a APRA. Ella, por ejemplo, dijo que el asesinato del comunero Camilo Catrillanca “fue un montaje”, lo acusó de delincuente y tildó de “maricón” al gobierno por no defender a los carabineros acusados del crimen.

Este sábado se conoció un audio de la noche del viernes, en que Gloria Naveillán (quien fue respaldada por el Presidente Sebastián Piñera como candidata a diputada), dice: “Ya señores, cuantos levanta la mano para ir, puta, de aquí a las doce, nos juntamos a las doce, a las doce y cuarto en la plaza. Con palos, hay que ir con palos porque nos van a pegar. Hay que ir con palos, con lo que necesiten…Quemaron la municipalidad y arrancaron los huevones…no hemos podido agarrar a ni un culiao”.

Sobre la acción de civiles de ultraderecha y racistas, la presidenta de la UDI, justificó ese accionar y declaró que “las personas honestas están cansadas de la violencia en La Araucanía y merecen vivir en paz, sin sentirse amenazados por grupos de violentistas que no tienen justificación para lo que hacen”.

El empresario bancario Andrónico Luksic, escribió en Twitter: “Ciudadanos han tomado en sus manos necesidad de reponer orden ante desborde de violencia e incapacidad de autoridad local en Araucanía. Ya no se trata de dialogar ante reivindicaciones del Pueblo Mapuche, es detener a quienes calculadamente llevan esa región a punto de no retorno”.

Versiones de personas de las comunas donde se registraron los hechos y en Temuco, apuntan a que hace mucho tiempo que se sabe de las acciones del APRA contra comuneros y comunidades indígenas, de las simpatías con dirigentes y militantes de la UDI, de relacionamientos con oficiales de Carabineros, y de la determinación de organizarse y contar incluso con armamentos, aparte de otros elementos de agresión, para enfrentar a los mapuches. Empresarios agrícolas ayudarían a financiar a esos grupos.

En este marco, la Defensoría Popular interpuso un recurso de amparo en la Corte de Apelaciones de Temuco, en contra del ministro del Interior, Víctor Pérez, y Luis Sepúlveda, jefe de Zona de la Defensa Nacional, en relación a los episodios de violencia racial vividos en La Araucanía. Se especificó que es “por los hechos de violencia sufrida por distintas comunidades indígenas en la madrugada de anoche, en particular en la comuna de Curacautín y Victoria”.

Se conoció la declaración de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), donde se sostuvo la “preocupación (por) información sobre grupos que anoche, armados con objetos contundentes, actuaron violentamente, profirieron discursos racistas y quemaron símbolos espirituales mapuche” en localidades de La Araucanía. Se expresó que “la CIDH nota que varios de tales actos violentos y manifestaciones racistas habrían ocurrido sin que agentes de Carabineros desplegaran medidas apropiadas para prevenir efectivamente su ocurrencia o impedir su continuación”.
Los alcaldes de las comunas afectadas dijeron que hay un clima tenso, se temen otros actos violentos y llamaron al gobierno a buscar el diálogo con los comuneros mapuches y reestablecer el orden si caer en más actos de violencia.