La violencia privada, de civiles, en Araucania contó con la complicidad de carabineros en incidentes que culminaron con presos mapuche y no de quienes profirieron insultos racistas. Comparto mi columna «Al odio y al racismo se responde con más y mejor política no con represión»