Desde la CUT, organizaciones territoriales, partidos políticos, colectivos ciudadanos y sociales se llamó a protestar por falta de medidas y mal manejo de la crisis sanitaria.

Equipo ES. 30/07/2020. Decenas de organizaciones sindicales y sociales, agrupaciones comunales y territoriales, colectivos ciudadanos y partidos políticos, convocaron a una extendido cacerolazo este viernes 31 de julio entre las 20:00 y las 21:00 horas, por la falta de medidas del gobierno ante carencias y problemas de la mayoría de la población y el mal manejo de la crisis sanitaria. Sobre todo, por las graves afectaciones a los trabajadores, llegando a más del 25% de desempleo, ostensibles reducciones salarias, congelamientos de sueldos, falta de alimentos, deficiente acceso a la salud y aumento de las deudas familiares.

La protesta ciudadana, que fue convocada por organizaciones de la sociedad civil de todo el país, se realizará en horas que, precisamente, el Presidente Sebastián Piñera esté dando su Cuenta Pública, donde se prevé que enfatice en programas de su gobierno y no dé cuenta de la grave situación social que está atravesando la población.

A eso se agrega las malas decisiones tomadas desde marzo en el manejo de la pandemia del nuevo coronavirus con un alto saldo de fallecidos y contagios, las insuficientes ayudas a la mayoría de las familias, las dificultosas medidas para las medianas y pequeñas empresas, las erráticas acciones como la entrega de cajas con alimentos que no llegaron a todos lados como se prometió, la falta de presupuesto para Municipios que son los que se llevan la carga de esta crisis, y las letras chicas en bonos y proyectos que, al final de cuentas, dejó a cientos de miles de personas sin acceso a las ayudas.

Junto al llamado a cacerolear desde las casas, departamentos, lugares de trabajo, plazas y calles, se convocó a colocar banderas negras en las ciudades como otro forma de protesta ciudadana.

En algunos lugares habrá la expresión de reivindicaciones específicas como la libertad y cambio de condiciones carcelarias para los presos políticos mapuches, acciones concretas y urgentes para prevenir y bajar la tasa de violencia contra las mujeres en medio de la pandemia, garantía de salud para los estudiantes de todos los niveles y no forzar el regreso a clases, garantizar la protección de las y los trabajadores que deben asistir a sus puestos laborales o que son víctimas de abusos, y aumentar los presupuestos y los apoyos a la Salud Pública.

Desde la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) se emitió un comunicado donde se señaló que “el gobierno de Sebastián Piñera desde su inicio desarrolló un perfil anti-trabajadores(as) y de falta de diálogo con los actores sociales. Las demandas del ‘Estallido Social’ tuvieron como respuesta la represión, la búsqueda de acuerdos cupulares sin legitimidad social y hoy, en el marco de la pandemia, sigue sin responder a la demanda social; por el contrario, se siguen profundizando las injusticias y desigualdades haciendo caer el peso de la crisis sobre las grandes mayorías y particularmente sobre los trabajadores y trabajadoras que son quienes hacen que se mueva la economía. El 10% de los ahorros previsionales, no fue voluntad del gobierno, fue la presión social y el pronunciamiento de diversos sectores sociales, lo que señala que no ha habido ni habrá nada que se logre a favor de la gente que no sea con la acción social y sus actores”.

La CUT emplazó al gobierno a pronunciarse sobre medidas que terminen con la repudiable táctica de seguir endosando el costo de la pandemia a la clase trabajadora. En esa línea, se reiteró la urgencia de establecer un impuesto a los súper ricos del país; medidas económicas que vayan en la defensa de los empleos e ingresos y no sólo de subsidios a las empresas; levantamiento de cuarentenas sanitarias seguras y fiscalizadas y estipular las garantías de seguridad para la población de cara al Plebiscito Constituyente del 25 de octubre.