Más de mil personas se congregaron en Plaza Huequén. Se exige aplicación del Convenio 169. Declaración de organizaciones indígenas y campesinas.

Tamara Torres. Socióloga. Temuco. 21/07/2020. El día de hoy se realizó una masiva concentración convocada a las 10 horas en la Plaza Huequén en la comuna de Angol, provincia de Malleco, Región de la Araucanía.

A la convocatoria respondieron alrededor de mil asistentes por la libertad de los presos políticos mapuche que ya llevan 79 días en huelga de hambre.

La marcha avanzó en dirección a la Gobernación de Malleco, para dialogar con las autoridades expresando la urgencia que tiene dar una solución a las demandas de los presos políticos mapuches, principalmente la situación del machi Celestino Córdova quien se encuentra en condiciones críticas de salud.

En esta marcha se hicieron presentes dirigentes y autoridades tradicionales del pueblo mapuche, entre ellos el lonko Víctor Queipul quien reivindicó el derecho a libre determinación, invocando el Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabj), demandando el derecho a la tierra, pero también denunciando como el ejercicio de estos derechos ha significado la más dura represión y vulneración a un pueblo que solo busca poder desarrollarse de manera justa y plena.

Al respecto las organizaciones campesinas y de pueblos originarios de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo, CLOC-Vía Campesina Chile ha emitido la siguiente declaración:

Por nuestros Derechos sociales y políticos rechazamos persecución política al Pueblo Mapuche.

Temuco, Julio 2020.

Las organizaciones campesinas y de pueblos originarios de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo, CLOC – Vía Campesina Chile. Preocupados por la situación histórica de abuso como política del Estado de Chile contra los pueblos originarios, particularmente hacia el pueblo mapuche que sufre permanente persecución política y acoso militar en sus comunidades campesinas en lucha por sus derechos ancestrales en defensa de la vida y la soberanía alimentaria en los territorios.

Manifestamos ante la opinión pública nacional e internacional nuestra preocupación y rechazo ante la grave vulneración de derechos humanos en contexto de crisis sanitaria que mantiene en huelga de hambre a los Presos Políticos Mapuche en las cárceles del Estado Chileno, con especial preocupación por la delicada condición de salud de los hermanos encarcelados en Angol; Juan Calbucoy Montanares, Sinecio Huenchullán Queipul, Sergio Levinao Levinao, Anthu Llanca Quidel, Víctor LLanquileo Pilquimán, Freddy Marileo Marileo, Danilo Nahuelpi Millanao, Reinaldo Penchulef, Juan Queipul Millanao y preocupados por la salud del Machi Celestino Córdova confinado en la cárcel de Temuco, huelga que se hace extensiva hasta la fecha, desde el día 4 de mayo del presente año.

Condenamos las injustas y represivas medidas del Estado, contra las causas Mapuche, por lo que respaldamos y adherimos a las demandas exigidas por los huelguistas, en las cuales se exige: la libertad inmediata o cambio en la medida cautelar, fin al confinamiento de los presos políticos mapuche, juicios justos, garantías judiciales y cumplimiento del Convenio 169 de la OIT; el cual dictamina que “una persona pertenecientes al pueblo Mapuche o cualquiera de los pueblos originarios que habitan este país, puedan cumplir su condena de forma pertinente a su cultura”.

Junto a esto, nuestro total repudio contra la violencia y agresiones por parte del Estado chileno dentro de las comunidades Mapuche, el que en contexto de pandemia sigue enviando gran número de efectivos militares y FFEE a territorio mapuche, lo cual atenta contra los derechos fundamentales de los seres humanos, las formas de vida y la cultura de los pueblos originarios.

También, como Organizaciones Campesinas y de pueblos originarios en Chile, queremos expresar nuestro descontento por la agresiva aplicación de un modelo extractivista consolidado a través de la instalación de forestales, centrales hidroelectricas (Melipeuco, Panguipulli, Arauco), la minería con derechos mineros constituidos en tierras indígenas; además de la pesca industrial que interviene en los territorios indígenas y sus consecuencias en las comunidades de pueblos originarios y campesinos principalmente, degradando y depredando el ecosistema, la biodiversidad y el ciclo natural de vida, necesaria y vital para subsistencia de las especies del planeta y de los seres humanos. Emplazamos al estado chileno por acoger y proteger a las empresas nacionales y trasnacionales, responsables del extractivismo, permanente deterioro y robo de nuestros bienes naturales comunes.

Adherimos y manifestamos a la erradicación de la opresión hacia el pueblo Mapuche, denunciando que, en Chile se ejerce el racismo judicial, por lo que exigimos a las autoridades responder a las demandas de los huelguistas y mostrar voluntad de dar una salida política justa.

Por la Tierra, el Territorio y los bienes Naturales. Por la Soberanía Alimentaria y popular. ¡Libertad a los Presos Políticos Mapuche!

Firman y adhieren a esta declaración pública:

Confederación Nacional Sindical Campesina y de Pueblos originarios, Ranquil

Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, ANAMURI

Confederación Nacional de Asociaciones Gremiales Campesinas de Chile, CONAPROCH

Asociación Nacional Mapuche de Izquierda ANMI

Federación Red Apícola Nacional F.G., RAN F.G.