El senador sostuvo que “a mí me queda una enseñanza de los movimientos sociales y de la pandemia, es que la política tiene que cambiar”.

Equipo ES. 07/2020. El senador por Antofagasta y excandidato presidencial, Alejandro Guillier, afirmó que el incremento de la pobreza y el hambre en Chile responden al mal diagnóstico que hizo el Presidente Sebastián Piñera de la crisis, tanto a nivel de proyecciones como de respuestas, una vez expandido el coronavirus de manera descontrolada.

En ese sentido, el parlamentario repudió que voces de la derecha, como el senador Andrés Allamand, sostengan que con el retiro de fondos desde las AFP se le estaría regalando dinero a gente que no lo necesita.

Esto, añadió Guillier, considerando que Allamand y la gran mayoría de su sector político, no son conscientes del nivel de pobreza y miseria que existe en las regiones.

En conversación con los panelistas del programa “De domingo a domingo. Sin restricción” de Radio Nuevo Mundo, el senador sostuvo que “decir que los chilenos no necesitan su plata, es porque es un tipo que está muy satisfecho con la vida. Que la vida lo ha tratado muy bien, nació en cuna de oro, nunca ha tenido necesidades, no conoce el hambre y por último no la ha visto. Yo no la he conocido -en lo personal- pero la he visto. Vengo de una zona minera, conozco los campamentos, me toca ir en las semanas regionales y semana por medio a recorrer mi zona y los campamentos; setenta y tres campamentos. Miles de personas viviendo hacinadas”.

Comentando las miradas de personeros de derecha, Guillier sostuvo: “Y no lo saben, no lo ven porque no conocen ni siquiera Santiago, menos conocen lo que pasa en las regiones. Entonces, creo que hay un gobierno que no ha sido capaz de tener un diagnóstico de la crisis. No lo tuvo en lo sanitario y se equivocó en las proyecciones; apostó a una crisis corta. Y por lo tanto las respuestas que intentaron fueron para ganar tiempo un par de meses. Después se dieron cuenta que iba a ser todo el invierno, pero ahora todos tenemos el dato sobre la mesa”.

Respecto al escenario que se vive en el país, el ex candidato presidencial indicó: “Si no salvamos a las Pymes y no apoyamos a la gente, la concentración de la riqueza va a ser más brutal de lo que ya era. Los bancos van a quedar dueños de todo. La gente que no puede pagar su departamento, su casita. La gente que no puede pagar deudas porque tiene un emprendimiento y pidió crédito para ampliarse y que hoy día lo está perdiendo todo. Eso va a terminar en manos de los bancos, de unos pocos grupos económicos”.

Advirtió que “entonces vamos a tener un Chile pobre, más desigual. Eso es una explosión inminente si no somos capaces de mirar a largo plazo y plantear las cosas de otra manera. Y eso es lo que no entienden cuando discutimos el sistema de AFP. Siguen pensando que vamos a tener AFP para veinte o treinta años más. ¿En qué mundo viven? Me pregunto si todos sabemos que eso no va a resistir”.

“Hasta la derecha está hablando de reforma del sistema”, enfatizó Alejandro Guillier y añadió que hay “cosas que antes no las mencionaban. Hoy día la derecha reconoce que el Estado tiene que meter plata, los empleadores tienen que poner plata. O sea, ya están reconociendo que era inviable el modelo. Entonces, lo que se requiere es una profunda revisión de la salud, del desempleo, del desarrollo económico que tenga sustentabilidad social, que no permita tanta desigualdad”.

Hablando de los sectores opositores, apuntó que “hay un desafío enorme para el mundo progresista. Yo espero que estemos a la altura de las circunstancias, porque hasta ahora -en el Senado por lo menos- cada uno vota por su lado y pocas veces se tiene un concepto común del Chile que queremos. No sacamos nada con criticar al gobierno y a la derecha si no tenemos una propuesta mejor”.

Alejandro Guillier aclaró que no es posible levantar dichas transformaciones sin el aporte de los movimientos sociales, los pueblos originarios y el mundo independiente, en el marco del plebiscito constitucional.

“Su radicalidad -dijo- es vista como amenaza también por gente del mundo que genuinamente quiere cambios. Y por lo tanto están asustados de que pudiera venir un nuevo reventón. Y eso hace que los partidos políticos sigan la lógica que han tenido estos últimos treinta años, que es mucho el acuerdo de las cúpulas para tratar de descomprimir la presión social. Cuando se produce a mediados de noviembre el famoso acuerdo de los partidos, es porque tenían en común el miedo de que esta movilización social podía arrasar con todo. Y ese susto los llevó a definir un camino, que al comienzo inició muy limitado, por eso yo no adherí a él. Pero insistí: pueblos originarios, independientes, mujeres, y al final se logró ir avanzando en esas materias. Pueblos originarios que está recién empezando la conversación, por un plebiscito que ya está en camino”.

Añadió que “la paridad de género siempre va a ser criticable y cuestionable y habrá una fórmula mejor, pero se acordó algo que es muy sustantivo en relación a lo que hemos hecho en doscientos años, y más, de vida republicana”. También anotó que lo de “los independientes quedó más en el aire. Yo siento que los partidos le tienen un poquito de miedo al mundo independiente. Lo que tenemos que entender es que esta democracia que viene es una democracia donde tú tienes que invitar a los actores sociales, a construir las respuestas. Nadie espera que tú tengas todas las respuestas, como era antes”.

El congresista apuntó a la necesidad de romper con la lógica de los consensos entre partidos, a objeto de re-legitimar la acción política mediante el trabajo en terreno y la participación ciudadana.

Alejandro Guillier, en Radio Nuevo Mundo, comentó aspectos que surgieron en este período con mayor énfasis. Por ejemplo, “esto del futuro sistema previsional. Hay que construir un sistema previsional que de seguridad. La salud. El concepto de salud que vamos a tener que tener después de esta pandemia, que no es sólo la pandemia de corona-virus. Todas las enfermedades que no se están atendiendo, va a ser un impacto horroroso por años en el país. Y vamos a tener que tener una respuesta. Eso hay que construirlo con la gente”.

Expresó que “si a mí me queda una enseñanza de los movimientos sociales y de la pandemia, es que la política tiene que cambiar. No puede ser política de partidos, acuerdos de cúpula. Es necesario relegitimar la acción política con la ciudadanía, trabajando en terreno. Y elaborando propuestas que tengan espesor técnico”.

El senador Guillier emplazó a la oposición a entender la magnitud del cambio que se requiere para avanzar hacia reformas tan sentidas por la ciudadanía como un nuevo modelo previsional basado en la seguridad social.