Luis Mesina, vocero del Movimiento No+AFP afirmó que es “legítimo que las y los trabajadores puedan usar” ese porcentaje de sus fondos. Analizó la discusión en curso.

Equipo ES. 14/07/2020. “Este no es un sistema de seguridad social, no es un sistema previsional, este es un sistema de ahorro forzoso”.

“Nos han dicho durante 40 años que somos propietarios de esos ahorros, y ahora los propietarios quieren usar estos recursos para atender las contingencias propias”.

“Lógico que si sacas el 10% vas a tener menos dinero para financiar tu pensión. Pero es tan baja esa pensión, que es transparente para las personas esa salida”.

El vocero del Movimiento No+AFP, Luis Mesina, conversó ampliamente sobre el proyecto que se discute en el Parlamento para posibilitar que la gente, voluntariamente, pueda retirar el 10% desde sus fondos previsionales que están en manos de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), también sobre la importancia de politizar este debate y de lo que será el plebiscito de octubre próximo.

El dirigente estuvo en el programa “Tribuna Semanal”, que se transmite cada domingo on line y Facebook Live a las 19:00 horas, coordinado por los medios Le Monde Diplomatique Chile, El Siglo y Revista DeFrente. Daniela King de Revista DeFrente conversó con Luis Mesina y estos son párrafos destacados de sus declaraciones:

La aprobación del retiro del 10% de los fondos previsionales, se produjo en un contexto donde particularmente los sectores populares y los sectores medios son desoídos de su clamor y están enfrentando esta situación crítica de sanidad en la más absoluta orfandad, con un gobierno que hace anuncios rimbombantes día tras días y cuando se revisa la letra chica, cuando se analiza, lo que hay detrás de eso se trata de recursos y medidas para que otras instituciones lucren y ganen, especialmente los grandes bancos. En ese contexto parece legítimo que las y los trabajadores puedan usar su 10% que es, en todo caso, parte de su ahorro previsional logrado durante muchos años.

Hay que decir, de paso, de que este no es un sistema de seguridad social, no es un sistema previsional, este es un sistema de ahorro forzoso, donde estamos obligados los asalariados a entregar, mes a mes, una facción importante de nuestro salario para configurar este ahorro previsional. Nos han dicho durante 40 años que somos propietarios de esos ahorros, y ahora los propietarios quieren usar estos recursos para atender las contingencias propias de la crisis.

Una señal de acabar con las AFP

¿Por qué fue importante esa votación en el Parlamento de poder retirar el 10% de los fondos (de las AFP)?. Porque fue una pequeña señal en la perspectiva de acabar con el decreto ley 3.500 de las AFP, que es la gran demanda. ¿Por qué fue importante la discusión del miércoles 8? Porque había conectadas miles de personas atentas a lo que discutía la Cámara (de Diputadas y Diputados), el Canal de la Cámara nunca había tenido tantos auditores, tanto rating, las redes sociales estaban colapsadas, las plataformas. Cuando se produjo la votación a favor del retiro del 10%, se produjo la misma reacción que cuando la selección chilena de fútbol mete un gol, toda la gente gritó de algarabía. Me tocó ese día salir al centro, y venía en el Metro y la gente estaba escuchando la discusión en la Cámara, ¿quién escuchaba antes el Canal de la Cámara?, nadie. Me preguntaban unas personas en un negocio, “vamos a ganar, vamos a perder”. La gente sintió un poco de alegría y felicidad. Algo sucede. Son los pequeños alicientes morales que necesitamos las chilenas y los chilenos, porque venimos de enfrentar derrotas con un gobierno que ha sido criminal para atender la demanda ciudadana. No nos olvidemos lo ocurrido en octubre del año pasado.

Creo que la discusión política de ese miércoles -y vengo siguiendo la discusión política hace 30 años-, fue la mejor discusión política de muchos años, los parlamentarios tuvieron que hacer esfuerzos para defender la seguridad social, pronunciarse respecto a los fundamentos filosóficos de la seguridad social, y eso le hace tan bien al país, que se politice el país, y podemos empezar a sincerar y ver quiénes son los corruptos que están en las instituciones del Estado y también salvaguardar a la gente honesta. Hemos sido capturados por una casta, por una clase política que ha puesto toda la institución al servicio de unas minorías. El Mercurio, los defensores de las AFP, muchos personeros de la ex Nueva Mayoría, han cerrado filas para mentir, inventar, diciendo que esto del 10% va a perjudicar las pensiones del futuro, cuando las pensiones ya colapsaron.

Datos demostrativos

Es bueno decir algunas cosas para quienes están escuchando, para que veamos de qué estamos hablando. El 27,4% de los actuales afiliados que son 10 millones 950 mil 692 personas, tiene menos de un millón de pesos en sus cuentas individuales. El 54.9% tiene menos de 5 millones. El 69,9%, es decir, cerca del 70%, tiene menos de 10 millones de pesos en sus cuentas. ¿A cuánto aspira esa gente? A una pensión autofinanciada de 45 mil pesos. El 83,7% tiene menos de 20 millones, esa agente aspira a una pensión cercana a los 85 mil pesos. ¿Cuánto es el ingreso mínimo hoy? 320 mil 550 pesos, es decir, la gente que tiene menos de 20 millones aspira a un cuarto del ingreso mínimo, aspira a quedar por debajo de la línea de la pobreza.

Entonces cuando conversas con periodistas de Italia, de España, te preguntan cuánto es el promedio de las pensiones, y que lo digas en dólares, no te pueden creer, no te creen, en Argentina y Uruguay no me creían, pero después se dan cuenta de que es así. Cuando explotó la movilización gigante, los argentinos, los uruguayos, y de otros países, comenzaron a dimensionarlo, no creían ese nivel de pensiones en Chile. Porque en todos los países lo que se garantiza como mínimo es el salario mínimo, es decir, tendríamos que tener pensiones de 320 mil pesos hacia arriba. Pero las pensiones autofinanciadas están en 144 mil pesos. La perspectiva es más trágica.

Hicimos un cálculo con aquellas personas que han cotizado 30 años, que son muy pocas, porque nadie tiene empleo durante 30 años. Vimos el caso de las mujeres que logran financiar una pensión promedio de 262 mil pesos con 30 años de contribución. En cuanto bajaría eso, a 235 mil, en el caso de sacar su 10%, perdería 26 mil pesos de su pensión. Y en el caso de los hombres, unos 33 mil pesos. Esos son datos elaboradas hace una semana por el ex Superintendente de Pensiones, Álvaro Gallegos. ¿De qué te sirve que te digan que vas a perder eso? Si estamos hablando de retirar 20 mil o 30 mil pesos, cuando hoy día son miles los que tienen el problema grave. Entonces cuando un gobierno, un Estado, no es capaz de garantizarnos una renta mínima, básica, a sectores medios que tienen que quedarse en sus casas para que evitemos que el contagio siga aumentando, hay que tener respuestas. Solo la gente con recursos se puede quedar tranquila. La gente sin recursos tiene que salir a buscarlos, si no tiene apoyo, porque es el sustento para alimentarse, para su familia. Eso nos expone a todos ante un gobierno incapaz para garantizar incluso la salud de las chilenas y los chilenos. Lógico que si sacas el 10% vas a tener menos dinero para financiar tu pensión, eso es obvio. Pero es tan marginal el ahorro, es tan baja esa pensión, y es tan bajo ese 10%, que es transparente para las personas esa salida. Pero además el dinero está puesto en el extranjero con el riesgo de un desplome y como ya ocurrió, esos ahorros pierdan valor producto de la caída de las Bolsas de Valores.

Restituir la seguridad social

El gobierno está haciendo esfuerzos porque el retiro del 10% es un primer paso en la estrategia de acabar con este sistema. Yo no entiendo cómo esta gente sale a defender a las AFP, y con argumentos falaces, y dicen cosas como que “quieren destruir las AFP”, pero si siempre lo hemos dicho, no entiendo por qué se vienen a sorprender si hace cinco años la gente viene diciendo en las calles “no más AFP”. Después del estallido social la consigna desde Arica hasta Magallanes era No+AFP. Vi un video que sacó Marcela Cubillos, la ex ministra de Educación, que con (Andrés) Allamand se convirtieron en los pilares del terror, señalando que queremos destruir las AFP. Pero por supuesto, si queremos restituir la seguridad social, eso no lo comprenden. Queremos restituir la seguridad social de forma tal que todos tengan garantizada una buena pensión.

Millones de personas van a perder sus empleos, la economía va a caer, algunos dicen que es la crisis más grande en la historia, y entonces seguir en la lógica de mantener este sistema de las AFP a como dé lugar, es irresponsable. Ahora, la pelea por seguir con este sistema no será tan fácil, porque la gente ya entendió, la gente quiere un cambio en esto.

El factor del plebiscito

Tenemos una fecha futura, el 25 de octubre hay un plebiscito, que quizá para muchos no era lo que se esperaba -un plebiscito que permitiera una Asamblea Constituyente no se logró-, recordemos que lo que habrá es una Convención Constitucional, pero todo apunta a que las fuerzas mayoritarias del país van a acabar con esta Constitución fraudulenta, que hace posible que 12 senadores valgan más que 24 senadores, como se vio en la votación del caso de la votación por el Código de Aguas. Esas son las aberraciones, de tener que contar con quórum exageradamente altos para modificar una norma que le genera mucho daño a las mayorías.

Es importante que en nuestro país podamos politizar más -en el buen sentido- estos temas, que la gente pueda tener más posición, mayor participación, que su voz sea escuchada, y eso requiere un cambio fundamental del régimen político en el país. No se puede seguir con un régimen presidencialista, no se puede seguir con congresistas que cometen un acto de corrupción y sigan sin ninguna sanción fuerte. Necesitamos diseñar una Constitución que garantice a las minorías los derechos, sus intereses, pero una Constitución considerada para respetar a las grandes mayorías, no como esta que está hecha para garantizar derechos a una minoría, en desmedro de las grandes mayorías.

Estamos trabajando en varias iniciativas, una es presionar fuertemente para que el proyecto de ley que cinco senadores tomaron y está en la Comisión de Constitución para derogar el decreto ley 3.500 siga su curso, para que avance. Sabemos que es muy difícil porque se necesitan 2/3, es muy difícil, pero al menos que lleguemos con un proyecto que ponga fin a las AFP cuando ganemos el plebiscito.

Estamos viendo con otras organizaciones si a través de las redes comenzamos un proceso de plebiscitación de distintas temáticas sociales para llegar con mucho más fuerza el 25 de octubre. Creo que aquellos que queremos una Asamblea Constituyente -que no está planteada- al menos debemos participar activamente en este proceso porque eso significa politizar los temas, comenzar a discutir los temas de derechos sociales. No hay que seguir subestimando a la población, a nuestros compañeros y compañeras, la gente sabe mucho de política, lo que pasa es que no tienen los espacios, y eso es lo que estamos promoviendo, desde el confinamiento aprovechar estos espacios, como este programa, estos foros, para pensar, debatir e informar.