Se convocó a actividades desde estas semanas hasta septiembre. Se reivindicó vigencia del programa de la UP en las actuales condiciones del país.

Equipo ES. 26/06/2020. “50 Años Unidad Popular-Allende Vive”, es una consigna que marca las actividades conmemorativas de los 50 años del gobierno popular encabezado por el Presidente Salvador Allende Gossens, y que fuerzas políticas, sociales y sindicales se plantean realizar de manera intensa durante los próximos meses.

Entre los eventos que se tiene programados, al corto, mediano y largo plazo, está la celebración el 11 de julio del Día de la Dignidad Nacional, fecha en que el gobierno de la Unidad Popular (UP) nacionalizó el cobre; actos en modalidades que se resuelvan de acuerdo a la situación sanitaria para celebrar el triunfo de Allende el 4 de septiembre y luego, el 3 de noviembre, la toma de posesión del médico socialista como Presidente de la República; está previsto un seminario internacional (que podría ser en modo on line) y foros en distintas ciudades del país; se están organizando comités de conmemoración de los 50 años en varias regiones y hay adelantos en Tarapacá, Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Talca, Región Metropolitana y Concepción; habrá sinnúmero de actividades culturales y encuentros de análisis de la cultura entre 1970 y 1973; se prevé ediciones especiales de libros y otros materiales; habrá encuentros y foros para intercambiar sobre el programa de 40 medidas del gobierno de la UP y logros durante ese período, junto a la reivindicación del papel y la figura de Allende;

En lo inmediato, este viernes se realizará a las 20.00 horas un conversatorio con la participación del diputado Hugo Gutiérrez, el presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) Manuel Ahumada, la diputada Carmen Hertz, Tiffani Cataldo, Pablo Sepúlveda, y el alcalde Daniel Jadué. Este sábado a las 12 horas se efectuará un conversatorio de colaboradores del gobierno de Salvador Allende, organizado por la Fundación Gladys Marín, en el que participarán José Cademartori, Juan Carlos Concha, Miguel Lawner, Jacques Chonchol, Mario Astorga, que será moderado por los periodistas Hugo Guzmán, Francisco Herreros y Margarita Pastene.

Este viernes hubo una conferencia de prensa donde se formalizó el llamamiento a conmemorar los 50 años de la Unidad Popular, en la que participaron el presidente de la CTC Manuel Ahumada, los legisladores del Partido Comunista, Carmen Hertz y Hugo Gutiérrez, el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, el nieto del Presidente Allende, Pablo Sepúlveda, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) Bárbara Figueroa, el ex ministro de Salud en el gobierno popular, Juan Carlos Concha, y la Consejera Regional del Biobío, Tania Concha.

Se mencionó que el recordatorio de aquellos años, el programa de 40 medidas que se instaló y los logros sociales y de derechos cobra importancia y vigencia en el marco de la rebelión popular y ciudadana iniciada el pasado mes de octubre y en el marco de demandas sociales ante la crisis sanitaria y social que se vive en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

Sobre todo, los participantes en la conferencia de prensa resaltaron que varias de las 40 medidas están plenamente vigentes. “Llamamos a revitalizar el proyecto de la Unidad Popular y buscar una salida antineoliberal” dijo el legislador Gutiérrez.

Se llamó a que se comiencen a programar actividades por los 50 años del gobierno de la UP en diversos espacios sociales y políticos y en todos los territorios a nivel nacional.

La diputada Carmen Hertz resaltó que “con Allende entró el pueblo a La Moneda” y dijo que hay que reivindicar logros como la nacionalización del cobre y profundización de la reforma agraria. Llamó a “celebrar el triunfo de la dignidad del pueblo”.

Pablo Sepúlveda enfatizó “la tremenda vigencia del proyecto de la Unidad Popular, más ahora en el cuadro del estallido social” producido el año pasado en Chile. Dijo que se deben resaltar los principales hitos de los mil días del gobierno y “destacar el liderazgo de Salvador Allende en ese proceso transformador”.

El ex ministro allendista, Juan Carlos Concha, hizo ver que “la Unidad Popular fue la culminación de un proceso social y político iniciado en las luchas del salitre y de los obreros” y relevó los enormes avances que hubo entre 1970 y 1973 en materia de salud, vivienda, derechos laborales, apoyo a la niñez, en educación y apoyo a las mujeres trabajadoras. Indicó la necesidad de “unir las experiencias del gobierno de la UP a las actuales condiciones” que requieren reivindicar y solucionar demandas sociales del pueblo.

Al participar en la conferencia de prensa, Daniel Jadue destacó que “las 40 medidas del gobierno popular es como si se hubieran escrito ayer, son contemporáneas y podrían ser una carta de navegación” en el presente. El alcalde de Recoleta llamó la atención en cuanto a que “los jóvenes, hoy, levantan la figura de Salvador Allende y se siente el legado del Presidente” en las luchas actuales.

Tania Concha resaltó que en las actuales circunstancias se conmemore un proyecto popular e histórico que tuvo gran relevancia para el pueblo chileno y destacó la vigencia de la demanda de derechos sociales que se hizo desde 1970 y que persisten en el cuadro de un sistema neoliberal.

El presidente de la CTC, Manuel Ahumada, opinió que “desde la revuelta social del 18 de octubre del año pasado se vio la simbología y reivindicaciones de la Unidad Popular” y llamó a recoger ese pasado con un sentido de presente. Indicó que habrá muchas actividades y celebraciones de aquí a septiembre, llamó a organizarlas, con el distanciamiento físico que se requiera, pero con entusiasmo.

En tanto, Bárbara Figueroa resaltó el proceso mancomunado de los partidos políticos con el movimiento social y sindical en esos años del triunfo popular y dijo que eso fue lo que permitió los grandes avances en ese período en distintos ámbitos. En esa línea, dijo que aquello “tiene un sello particular en los momentos que estamos viviendo”. La presidenta de la CUT enfatizó que el Presidente Allende colocó en el centro del proceso a los trabajadores, “los puso en un lugar relevante” y eso fue definitorio en el proceso que se vivió.